Adoración por Diseño

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Adaptado del libro Getting a Handle On Worship, escrito por Whaid Guscott Rose e Israel Steinmetz. ¿Quiere profundizar su estudio sobre la adoración y su planificación? Adquiera este libro en amazon.com.


La adoración colectiva debería ser dinámica y transformadora de la vida, no mediocre y aburrida. Tal adoración no sucede simplemente, sino que es el resultado de una planificación deliberada y con propósito.

Si la adoración colectiva es en realidad una reunión entre Dios y Su pueblo, la forma en que el servicio de adoración se diseña es crítico para determinar si ese encuentro realmente sucede o no. Beneficiosa como es, sin embargo, la planificación semanal de adoración, no digamos su evaluación, no tiene lugar en muchas congregaciones.

¿Es la planificación y la evaluación un pensamiento intimidante para usted? De ser así, aquí hay ocho claves para empezar.

Diseño dinámico

Vea la planificación de adoración como la actividad más importante de la semana. La adoración no es una actividad más en el calendario eclesiástico de la iglesia; es la actividad más importante de la iglesia en la semana. El ministerio y la testificación diaria deberán anticipar la celebración culminante de la comunidad reunida al final de semana. Permita que esto influya en la calidad de tiempo y atención consagrada a la planificación y preparación de la adoración.

Reúnase regularmente para planificar la adoración y orar. Muchos equipos de adoración se reúnen semanalmente para repasar la música para el servicio venidero. Sin embargo, los practicantes de la adoración recomiendan reuniones adicionales, tales como retiros anuales, reuniones mensuales y trimestrales, y otras reuniones improvisadas durante las cuales se les puede dar atención a asuntos que usualmente no se atienden durante los ensayos semanales. Recuerde incluir círculos de personas que están fuera del equipo de adoración: tripulación técnica y de sonido, personal pastoral, etc.

Aspire a ofrecer una adoración aceptable. Una de las preguntas más importantes que los cristianos pueden hacer es, “¿Cómo deberíamos adorar?” La Escritura provee una respuesta directa a esta pregunta. Considere Romanos 12:1; Hebreos 12:28, 29; y 1 Pedro 2:4, 5. La hebra común en estos versos es la palabra aceptable, la cual destaca la demanda divina de adorarle en Sus propios términos, no los nuestros. La adoración que Dios acepta es ofrecida humildemente en fe, que procede de un corazón y una actitud correctamente alineada con Él.

Vea todos los elementos del servicio como adoración. La adoración es mejorada enormemente cuando todos los elementos del servicio son vistos como adoración. Por ejemplo, la tendencia a pensar que la ofrenda es algo que debe hacerse rápidamente para pasar a los elementos más importantes de la adoración crea dicotomías en la mente de las personas y es innecesaria, y en algunos casos, no bíblicas. Sin embargo, el propósito de dar es para inspirarnos a ofrecer nuestras propias vidas. De igual manera, si la adoración es una conversación entre Dios y Su pueblo, entonces la lectura de la Biblia (la Palabra de Dios para nosotros) y la oración (nuestra comunión con Dios), también son adoración.

Vea la adoración como realzando la gloria de Dios. Se ha dicho que la meta de la adoración es hacer a Dios hermoso. Siendo que la gloria de Dios habla del fulgor y esplendor que emana de Su propio ser, el frecuente mandamiento escritural de glorificar a Dios involucra el dar a conocer Su belleza. Así que, hacemos a Dios hermoso al exhibir Su gloria. Debemos continuamente elevar el estándar y calidad de nuestra adoración para igualar la gloria de la adoración en el cielo.

Maneje la música con cuidado y sabiduría. La música está ubicada casi en la cúspide de los elementos de la adoración colectiva. Poniéndolo sucintamente, si la música no se hace apropiadamente, entonces el servicio fracasa al igual que un pastel sin harina. Algunos himnos no van juntos; algunos no pertenecen en etapas particulares del servicio. Recuerde que simplemente porque alguien le gusta cantar no quiere decir que califica para ser miembro del equipo de adoración.

Prepare el corazón. Esto es instructivo para el equipo de adoración, así como para la congregación. Es posible no alcanzar la adoración al tratar de guiar a otros en el empeño, y también es posible para los congregantes llegar a la iglesia tan desconcertados, que no alcancen el “encuentro con Dios.” Esta es la razón por la que la preparación es equivalente. Ésta no privará totalmente de la distracción e interrupción, pero puede ayudarnos a manejarlas mejor.

Evalúe su adoración con regularidad. Se sugiere que el equipo de adoración se reúna por unos minutos inmediatamente después de cada servicio entre tanto la experiencia está fresca en la mente de cada uno. Buen parte de la evaluación se lleva a cabo espontáneamente después del servicio semanal de adoración: en el estacionamiento de la iglesia, en el regreso a casa, o durante la cena. En vista de que la evaluación sucederá de todos modos, influenciemos entonces la forma de realizarla. Hagámoslo deliberado, constructivo, y hecho en forma tal que haga la mayor diferencia y rinda los mejores resultados.

Haciendo que funcione

He aquí algunas sugerencias para ayudar a los equipos de adoración en la aplicación de estos principios. Para mejores resultados, planifique una reunión en la cual discutan lo siguiente como equipo:

  • Ajuste su calendario de la iglesia para priorizar la planificación de adoración.
  • Identifique cinco preguntas que serían herramientas significativas de evaluación continua para el equipo de adoración.
  • Escuche cada elemento de su servicio actual de adoración. ¿Cómo está usted enmarcando cada uno de estos elementos como un acto de adoración? ¿Cómo pueden hacerse estos actos de adoración más intencionales?
  • Reúna el conjunto de cantos de los servicios de adoración de las últimas cuatro semanas. ¿Están los himnos de apertura enfocados en darle merito a Dios? ¿Qué tan bien están conectados los títulos de cada himno entre sí?
  • Vea cada una de las ocho claves para diseñar servicios de adoración dinámicos. Enliste cinco puntos de acción para discutir con su equipo de adoración.

Recordatorio importante

Así como el marco de una casa, los servicios de adoración necesitan paredes, ventanas, puertas y aquellas cosas que la hacen habitable. A usted se le ha dado un marco sobre el cual construir una casa de alabanza y adoración. Ahora es tarea de cada equipo de adoración completarlo, encargarse de los detalles, y de planear un servicio de adoración dinámico.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail