hand holding a stone

Día del Juicio Final

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Los pasos antiguos en los que me encontraba estaban agrietados con venas de edad, cada línea dividida era un reflejo de los tiempos y acontecimientos en la historia que oré para que nunca se olvidaran. Este lugar sagrado daba a las colinas que rodeaban la histórica ciudad de David y más allá de Jerusalén. La vista presentaba una mezcla oximoral de antiguas estructuras de alabastro, construidas siglos antes de Cristo, y edificios modernos que se erguían rectos a lo largo del horizonte. Pensé que era un testimonio de la armonía entre lo antiguo y lo nuevo y de lo mucho que había cambiado el mundo; sin embargo, en muchos aspectos, seguía siendo el mismo.

El viento barrió el gran templo, levantando polvo de color tiza. Me puse la chaqueta al cuello para defenderme de la mordedura del viento y cerré los ojos, retrocediendo en el tiempo. Después de unos momentos, los sonidos modernos a mi alrededor se convirtieron en voces apagadas que finalmente se desvanecieron en silencio. Imaginé cómo podría haber sido hace más de dos mil años, en estos mismos pasos en el Monte de los Olivos donde Jesús enseñaba.

Las imágenes comenzaron a formarse y sonreí al ver a las personas reunidas a Su alrededor. Podía ver sus miradas de alegría y asombro en el mensaje que Él daba y en los milagros que había realizado. Y entonces sentí estar allí entre ellos.

Estaba vestido con una túnica de color ceniza con una simple banda dorada atada a Su cintura, y un chal marrón tejido colgaba sobre Sus hombros anchos y robustos. Su cabello largo hasta los hombros era del color de la canela. Cuando giró Su rostro para hablar con las personas que lo rodeaban, la luz del sol se desvaneció en Su larga melena como brillantes hebras de oro.

Había hombres, una docena o más de diferentes edades que estaban a Su alrededor en un círculo. Otros se sentaron en los escalones cerca de Sus pies, observando, asintiendo en silencio y mirándolo con asombro. Un suave calor en Sus ojos de caoba pareció hablarme, y lo observé, hipnotizado por Su presencia.

Pero entonces, el sonido de voces frenéticas estalló cerca de la entrada al éste. Bajé la vista a la bulliciosa multitud de una docena o más que subían los escalones. Tropezando delante de ellos estaba una mujer alta con pelo negro, ataviada con una túnica de marfil que estaba rota y hecha jirones. Dos hombres la empujaron a través de la entrada del templo, y muchos otros detrás de ellos gritaban y gritaban, lanzando sus puños en el aire. Pude ver una delgada línea de sangre en su mejilla cuando ella tropezó hacia delante. Dos hombres, altos y musculosos, agarraron sus frágiles brazos, levantándola cuando se cayó.

Los observé mientras arrastraban a la mujer, cojeando y sangrando, subiendo los escalones desiguales. Cuando llegaron a la cima, la dejaron caer cerca de Sus pies. Se inclinó y le acarició la cabeza con suavidad, como cuando una madre tranquiliza a un niño asustado. “¿Por qué se han aprovechado de esta pobre mujer?” Preguntó, de pie ante la multitud enfurecida.

Cuando Sus palabras parecieron permanecer inmóviles en el aire fresco, un viento barrió los escalones del templo, arrojando polvo que flotaba como una densa niebla alrededor de los pies de los furiosos hombres. Luego el trueno retumbó de forma inquietante cuando las nubes de color pizarra se movían por el horizonte, bloqueando la luz del sol que se desvanecía.

La multitud fue arrojada en una manta de oscuridad como si el día hubiera cambiado repentinamente a noche. Se escucharon jadeos y susurros asustados entre ellos. Pero el Hombre estaba solo, bañado en una cuña de luz que asomaba por una abertura en el cielo. Un tono radiante se cernía alrededor de Él, haciendo que sus ojos brillaran como brasas ardiendo en un fuego.

Muchos de los hombres se retiraron por miedo. Pero un anciano, vestido de espléndidos colores y con una barba tan blanca como los escalones de arenisca sobre los que se encontraba, dio un paso adelante para enfrentarlo. “¡Maestro!” dijo con voz autoritaria. “Esta mujer ha sido sorprendida en adulterio. ¡La ley de Moisés dice que ella debe ser castigada!” El anciano se arrodilló y tomó una piedra gris redonda, del tamaño de un limón, y la levantó en el aire. “¡Las leyes de nuestros padres dicen que debe ser apedreada hasta la muerte!”

Cuando terminó de hablar estas palabras, los hombres detrás de él comenzaron a gritar y agitar sus puños con ira.

“¡Maten a la adúltera!” Gritaba uno.

“¡Apedréenle!” Gritó otro.

Vi como los gritos de enojo se hacían más y más fuertes. Entonces el Maestro se arrodilló tranquilamente en el suelo y comenzó a hacer señales en el polvo con Su dedo. Las voces se calmaron para murmurar, los hombres intrigados por Sus acciones.

“¿Qué está haciendo?” Gritó uno.

“¿Qué está escribiendo?” Preguntó otro.

Luego se puso de pie y se dirigió hacia la multitud, señalando a la mujer que yacía acurrucada a sus pies. “Cualquiera de vosotros que esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella.”

Al principio hubo silencio, luego una melodía de voces confusas. Pero los gritos cesaron cuando volvió a arrodillarse y escribió en el polvo una vez más. Varios de los hombres mayores en la multitud avanzaron para ver qué tipo de palabras escribió este Hombre.

El anciano que había hablado de apedrear a la mujer fue el primero en ver la escritura. Mientras leía las palabras escritas en la tierra, su rostro se volvió color ceniza. La roca gris en su puño cayó al suelo y bajó los escalones del templo. Se volvió lentamente y se alejó. A continuación el sonido de otras piedras cayendo al suelo, una tras otra, rompió el silencio. Y uno por uno, los otros hombres siguieron al anciano.

Cuando la multitud se dispersó, el Maestro levantó a la mujer hasta quedar de píe. Él apartó los mechones de cabello de su rostro y usó su pulgar para limpiar suavemente la sangre de un corte debajo de su ojo. Una intensidad brillaba en Sus ojos. Su sonrisa trasmitía una calidez humana como la de un padre amoroso. Entonces, Él y la mujer hablaron uno al otro. Y después de un momento, ella cayó de rodillas llorando y besó Sus pies con sandalias.

Las personas reunidas alrededor lo observaron moverse hacia la entrada debajo de ellos. Minutos más tarde, aunque ya no se podía ver, el poder de Sus simples palabras aún flotaba entre ellos. Y todos los que habían estado allí para atestiguar sabían que nunca más serían iguales.

Abrí los ojos para ver la bruma ámbar del sol cuando comenzó a fundirse en las colinas circundantes. Los sonidos y voces de los tiempos modernos llenaron el aire nuevamente. Sin embargo, parte de mí aún se aferraba a la visión de esa escena de hace dos mil años. No quería dejar ese increíble momento en el tiempo. Nos sirvió como un recordatorio de que, aunque todos somos desesperadamente imperfectos y necesitamos perdón, Él siempre estará allí para levantarnos, limpiar la sangre de nuestros rostros y otorgarnos Su misericordia.

Y Jesús dijo, “Vete ahora y no peques más.”

Latest posts by bibleadvocate (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail