Una Visión Para la Educación Cristiana en la Iglesia Local

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 9 minutes

¿Ha visto a ese niño de tres años que no puede quedarse quieto durante el sermón? ¿Aquel cuyo padre tuvo que sacarlo de la reunión de adoración tres veces la semana pasada porque estaba interrumpiendo? Sí… ese niño.

Bueno, en 15 años él tendrá 18, se estará graduando de la escuela preparatoria y del grupo de jóvenes. ¿Y si le dijera que a la edad de 18 años, él puede encontrar cualquier versículo en la Biblia en no más de 8 segundos, decir el autor y el tema de cada libro de la Biblia, recitar varios pasajes largos de las escrituras, y debatir los distintos atributos de Dios ampliamente? Y que él está planeando enseñar en la clase de escuela sabática a los de 11 a 14 años. Que regularmente lidera la oración comunitaria, y conoce a cada miembro de la congregación por su nombre y saluda a la mayoría de ellos cada semana.

¿La niña de 4 años que se sienta dos filas delante de él? Ella conocerá toda la Escritura ampliamente, también. A sus 19 años, ya es conocida como una guerrera de oración. También ayudó coordinando varios eventos de alcance que han traído muchos nuevos miembros a la comunidad de la iglesia. Ella tiene una agenda muy ocupada pero es conocida por ser increíblemente fiable y diligente.

¿Y el muchacho de 6 años al otro lado del pasillo? A los 21, él está coordinando el ministerio de la congregación mientras se entrena para ser pastor. Es reservado pero tiene una destreza para hacer que todos a su alrededor se sientan confortables, lo cual es importante porque muchos de sus amigos le hacen preguntas sobre lo que Dios dice acerca de diversos temas de la vida.

Lo realmente genial, es que no se trata sólo de ellos. Todo su grupo de compañeros conoce la Biblia al derecho y al revés. A algunos de ellos les lleva un tiempo encontrar el nicho de su ministerio, pero cuando lo hacen, no hay duda de que la mano de Dios está con ellos.

Esta Visión Comienza Ahora

Lo sorprendente es que esto no tiene por qué ser un simple sueño. Esta visión puede convertirse en realidad, pero SOLO si su congregación define la visión y se vuelve intencional ayudando a darle forma.

Piense en ello. Realmente piense en ello. Cuando los niños de su congregación se gradúan de la escuela secundaria, ¿cuáles son las esperanzas de las familias de la iglesia sobre ellos? ¿Qué desea usted que ellos puedan hacer? ¿Qué digan no a las drogas y al sexo prematrimonial? ¿Qué sigan asistiendo a las reuniones de adoración de su congregación cada semana? ¿O ha establecido expectativas más altas que esto?

Mi esperanza y oración por los niños de mi congregación es, que al momento de llegar a los 18, todos puedan…

  • Ser conocidos como jóvenes adultos que aman a Dios y reflejan Su carácter en sus relaciones
  • Ser capaces de explicar cómo los pasajes individuales de la Escritura encajan dentro del contexto más amplio de la misma… y cómo aplicar estos pasajes a sus vidas
  • Deleitarse en su comunión con Dios e involucrarse en prácticas que les permitan escuchar y conocer Su voz y caminar en Su poder
  • Ya sea tratando de entender Su llamado en su vida tanto en lo que se refiere a la vocación y al ministerio o estar ya empezando a caminar en dicho llamado
  • Ser capaz de articular una cosmovisión bíblica y ser capaces de tomar decisiones personales y juicios que estén alineados con dicha cosmovisión
  • Ser capaz de comunicarse efectivamente e invitar a otros a celebrar las buenas nuevas de Jesús y Su Reino

Sí, estas son cosas con las que nosotros como adultos a menudo luchamos, pero ¿no deberíamos querer formar a nuestros niños para que puedan luchar con ellas significativamente menos que lo que nosotros lo hacemos?

Entonces necesitamos un plan.

Revisémoslo a Detalle

Cuando los cazadores identifican un objetivo, revisan el alcance de su arma para asegurarse de que su objetivo será lo más preciso posible.

Del mismo modo, cuando hablamos de la enseñanza a largo plazo de los estudiantes, hablamos sobre el alcance, el objetivo o el propósito, el resultado final de esta instrucción. Alcance también se refiere a la magnitud o el rango de la visión.  Tenemos una meta específica en mente, pero ese propósito puede abarcar una gran cantidad de puntos destino. Al definir el alcance de la instrucción, podemos identificar todos los puntos destino dentro de nuestra visión.

Esto significa convertir esas metas generales que vienen a su mente en un montón de objetivos medibles. Tomemos la primer meta que menciono:

M1: Ser conocidos por amar a Dios y reflejar Su carácter

Esta meta tiene una gran cantidad de componentes. Aquí están algunos posibles objetivos:

Después de graduarse en el programa educativo para niños (pre-escolar), los estudiantes serán capaces de…

  • Enlistar y describir los atributos del carácter de Dios
  • Dar ejemplos de cómo debe verse cuando los seres humanos encarnan esas virtudes
  • Definir estos rasgos de carácter en términos humanos
  • Ser capaz de dar ejemplos de casos en los que se hayan encarnado estas virtudes y casos en que han fracasado a la hora de encarnarlas
  • Completar una autoevaluación sobre su propio carácter
  • Identificar áreas de fortaleza y de debilidad de carácter personal
  • Trabajar con un mentor para identificar un plan para crecer en las áreas de debilidad de carácter personal
  • Enlistar figuras bíblicas que amaron a Dios, cómo demostraron este amor y por qué Dios aprobó su amor
  • Citar y describir las enseñanzas bíblicas relacionadas con la demostración de amor

Echemos un vistazo al alcance de otra meta:

M3: Deleitarse en su comunión con Dios e involucrarse en prácticas que les permitan escuchar y conocer Su voz y caminar en Su poder

Aquí están algunos posibles objetivos:

Después de graduarse en el programa educativo para niños (pre-escolar), los estudiantes serán capaces de…

  • Estar en silencio ante el Señor durante 30 minutos sin distraerse ni dormirse.
  • Estar en oración/conversación con el Señor durante 30 minutos sin distraerse ni dormirse
  • Orar Escrituras memorizadas (en voz alta) sobre personas que buscan la oración
  • Meditar en Escrituras memorizadas durante 15 minutos sin distraerse ni dormirse
  • Enlistar y explicar desde las Escrituras cómo el Espíritu Santo nos habilita para comunicarnos con Dios
  • Enlistar y citar ejemplos de cómo Dios se comunica con las personas en la Escritura
  • Describir ejemplos de ayuno en las Escrituras y cómo puede utilizarse el ayuno hoy para acercarse más a Dios
  • Describir la necesidad y la importancia de la confesión al presentarse ante Dios
  • Dar una definición bíblica de adoración y citar 5 formas en las que ellos se involucran en la adoración diariamente
  • Identificar 20 nombres de Dios, dar ejemplos de cómo Él se dio a conocer de estas maneras en las Escrituras, y cómo Él se ha dado a conocer en la vida del estudiante
  • Identificar 5 causas cercanas al corazón de Dios e involucrarse en la oración grupal por dichas causas
  • Ser capaces de « orar » la Armadura de Dios

Recuerde, estos son sólo algunos de los objetivos que podrían utilizarse para ayudar a desarrollar algunas de estas metas. Lo importante es que exista una correlación directa entre el objetivo y la meta general… y que el objetivo sea observable.

Creando una Secuencia

Los objetivos mencionados reflejan lo que podríamos desear que nuestros miembros de la iglesia de 18 años sean capaces de demostrar. No nuestros miembros de 17 años, pero si los de 18. ¿Significa eso que los jóvenes de 16 años no están contemplados y que vamos a soltar todas estas cosas sobre ellos cuando cumplan 17? No… significa que deben irse acercando. ¿Qué pasa con los de 13 años? ¿Están siendo introducidos a estos conceptos, también? No, ¡ellos también se están acercando! ¿Y qué acerca de los 6 años de edad…?

Aquí es donde realmente la planificación se vuelve divertida… al menos en mi opinión. Tomamos el alcance , y dividimos los objetivos en una progresión lógica de pasos, también conocida como secuencia. En educación, usted verá a menudo la frase « alcance y secuencia ». Esta frase se refiere simplemente a un plan a largo plazo para cubrir todo en un alcance del currículo.

Tomemos la Meta 3, Objetivo 1: Estar en silencio ante el Señor por 30 minutos sin distraerse ni dormirse.

Si este objetivo se desarrolla en jóvenes promedio de 18 años, quienes no han tenido práctica sentados ante el Señor, se van a distraer en 30 segundos y posiblemente se dormirán en 5 minutos. Confesión: Lo sé por experiencia propia.

En lugar de esto, debemos dividir este objetivo en etapas. Digamos que su congregación agrupa niños y jóvenes en cinco rangos de edad: niños pequeños/preescolar, 7 a 8 años, 8 a 11 años, 11 a 14 años, 14 a 18 años.

Los objetivos escritos en la cuadrícula en cada columna reflejan lo que los estudiantes deben ser capaces de hacer al graduarse de un grupo de edad para ir al siguiente.

 

Alcance Meta/objetivo Niño pequeño/Preescolar 7 a 8 años 8 a 11 años 11 a 14 años 14 a 18 años
M3: Obj 1 Estar en silencio ante el Señor durante 30 segundos sin distraerse ni dormirse. Estar en silencio ante el Señor por 2 minutos sin distraerse ni dormirse. Estar en silencio ante el Señor por 5 minutos sin distraerse ni dormirse. Estar en silencio ante el Señor por 10 minutos sin distraerse ni dormirse. Estar en silencio ante el Señor por 30 minutos sin distraerse ni dormirse.

Sí… leyó correctamente. Si queremos que nuestros niños de 3 años tengan éxito cuando tengan 18, podemos empezar por darle a cada uno de estos pequeños una Biblia y ajustar el cronómetro para sentarse en silencio ante el Señor durante 30 segundos sin distraerse ni dormirse. Y créeme, en esta edad dormirse no será el problema. También es importante señalar que no vamos a empezar colocando el cronómetro en 30 segundos. Empezaremos colocando en 5 segundos e incrementaremos el tiempo semanalmente. Este mismo principio se aplica a cada grupo de edad. Los estudiantes de secundaria comenzarían el entrenamiento en 10 minutos e incrementarían   gradualmente hasta 30 minutos.

Así es como se vería la Meta 3, Objetivo 3:

 

Alcance Meta/objetivo Niño pequeño/Preescolar 7 a 8 años 8 a 11 años 11 a 14 años 14 a 18 años
M3: Obj 3 Poner las manos sobre los compañeros de clase (como grupo) y repetir oraciones dirigidas por el maestro basadas en el Fruto del Espíritu y la Armadura de Dios. Ser capaz de recitar Gálatas 5:22-25 y Efesios 6:10-17 de memoria. Poner las manos sobre los compañeros, y como grupo, orar el Fruto del Espíritu y la Armadura de Dios uno sobre el otro. Ser capaz de recitar Gálatas 5:22-25 y Efesios 6:10-17 y otros 3 pasajes seleccionados de memoria. Poner las manos sobre los compañeros, y turnarse para orar estas escrituras uno sobre el otro Ser capaz de recitar 15 pasajes seleccionados de memoria. Poner las manos sobre los compañeros en grupos pequeños y grandes, turnarse orando escrituras seleccionadas uno sobre el otro a medida que esas escrituras se ajusten a la situación. Ser capaz de recitar 25 pasajes seleccionados de memoria. Compartir las peticiones de oración con los demás, poner las manos y orar el uno por el otro, individualmente y en grupos, utilizando la escritura a medida que el Espíritu los guíe.

¡Una de las bendiciones ocultas aquí es que es un arma muy poderosa ver niños de 3 años orar el uno por el otro! Les encanta turnarse para entrar en el centro del círculo de oración, y aman poner sus manos sobre los hombros de la persona en el centro del círculo y orar por ellos. Es una vista y sonido verdaderamente hermosos.

En el caso de cada objetivo final, hay un « paso pequeño », una « semilla », que puede ser incorporada en la instrucción, incluso para los niños más pequeños.

Más allá del Edificio de la Iglesia

Las metas y objetivos expresados anteriormente no están destinados a ser llevados a cabo como responsabilidad exclusiva del programa de escuela sabática de una congregación, o incluso para que todos sean enseñados dentro del contexto de la Escuela Sabática. Si toda una generación va a ser entrenada para convertirse en cristianos adultos maduros, necesitarán el apoyo y la oración de toda su congregación.

Los padres creyentes y las figuras paternas en particular, necesitarán unirse para abrazar esta visión y ser equipados para llamar amorosamente y entrenar a sus hijos para esta visión de manera que refleje el carácter de Cristo. Después de todo, si hablamos y enseñamos las verdades de Dios en lenguaje humano o angelical, pero no tenemos amor, nada somos, venimos a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Además de esto, si se han de hacer realidad estas metas, los padres deben estar equipadas para orar y hacer guerra espiritual en nombre de sus hijos.

Es la esperanza y oración que a medida que los niños demuestren madurez, sus amigos y otros niños pasarán a formar parte de la familia de la iglesia. Si bien estos niños inicialmente estarán « atrasados », entrarán en una cultura de aprendizaje de apoyo. Es decir, es más fácil acercarse a un puñado de niños para ayudarlos a ponerse al día que acelerar a un grupo completo de estudiantes. La cultura de la congregación debe ser una en la que los estudiantes se unan y los padres se acerquen a los amigos de sus hijos para fomentar un ambiente de discipulado genuino.

Regreso al Futuro

¿Su congregación actualmente tiene dificultades para encontrar suficientes personas que puedan implementar efectivamente todo lo que usted considera que Dios quiere para su congregación?

¿Qué cree Dios que es posible para la visión de su congregación? ¡Pregúntele! Luego pregúntele a su pastor y al equipo de liderazgo de la congregación. Pregunte a los padres de la congregación cuáles son sus metas de discipulado. Sobre todo, pídale a Dios que le muestre toda Su visión, plan y estrategia para levantar a los niños de su congregación y estar alineados con Sus propósitos para su congregación.

Es mi convicción que las congregaciones están a no más de 15 años de distancia de ser congregaciones vibrantes y prósperas que son efectivas para hacer realidad el Reino de Dios en sus comunidades. Nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para comenzar. ¿Dónde están sus niños de 10 años ahora? ¿Qué de los jóvenes de 15? ¿Qué de los adultos de 45? Defina las metas y objetivos de su congregación y, a continuación, ubique donde se encuentra cada grupo de edad. Continúen caminando uno al lado del otro dando pequeños pasos hasta que un discipulado vibrante sea parte de la cultura de su congregación.


¿Desea que su congregación local abrace esta visión para su futuro? Para estar mejor equipado y hacer realidad esta visión, aquí hay algunos excelentes recursos de Artios para usted:

Amber Mann Riggs

Amber Mann Riggs is co-director and dean of administration for Artios Christian College and holds a B.A. in Youth Ministry and a M.A. in Curriculum and Instruction, both from Colorado Christian University. She also directs the worship ministry for her local congregation. Amber is a home-school mom to four young daughters and a smitten wife to her husband, Bryan.

Latest posts by Amber Mann Riggs (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Amber Mann Riggs is co-director and dean of administration for Artios Christian College and holds a B.A. in Youth Ministry and a M.A. in Curriculum and Instruction, both from Colorado Christian University. She also directs the worship ministry for her local congregation. Amber is a home-school mom to four young daughters and a smitten wife to her husband, Bryan.