¿Por qué la Iglesia? Parte 2

Enfocándonos en la misión de la iglesia.

Retomando el lugar donde nos quedamos en la edición impresa, debemos responder a tres preguntas principales si queremos encontrar colectividad en la iglesia, permanecer en ella y prosperar en nuestro llamado dado por Dios dentro del cuerpo de Cristo:

  1. ¿Puedo estar de acuerdo con las doctrinas básicas?
  2. ¿Puedo adorar allí?
  3. ¿Puedo servir allí?

Como resultado, quizás también podemos preguntar: “¿Estoy formando amistades profundas dentro de esta comunidad eclesial?” Si cualquiera de estas áreas es significativamente deficiente, nuestro caminar en Cristo dentro del contexto de la iglesia no solo nos decepcionará sino que también estará plagado de frustración y desilusión

La Parte 2 de este artículo se enfoca en asuntos fuera de la iglesia: su misión y cómo lograrla.

 

Misión de la iglesia

Jesús es la cabeza de la iglesia. Él es el Señor de nuestras vidas. Nos dice: “Sígueme, y yo os haré”. . . “(Mateo 4:19). Al equiparnos, Jesús nos recuerda: “Separados de mí, nada podéis hacer” (Juan 15:5). Él también nos dice: “Venid en pos de mi” y nos invita “aprender de mí”. Por lo tanto, el mandato de la iglesia colectiva es una enseñanza bíblica sólida a través de la cual nos equiparemos mejor, nos fortalezcamos y nos parezcamos más a Cristo mismo.

Nuestro destino está en Cristo y dentro de Su iglesia, y está conformado por Su voluntad para la gloria del Padre. Por lo tanto, la iglesia ya no es completamente un “hospital para enfermos”, pero tampoco es un “santuario para santos” en el cual aislarnos. Como lo hizo con esos discípulos hace algunos dos mil años, Jesús nos envía diciendo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio…”

Él nos ordena que bauticemos e indica: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20). Cada uno de nosotros dentro del cuerpo de Cristo se convierte en manos, ojos, oídos, corazón y boca de Jesús. Al igual que Sus discípulos, expresamos Sus palabras. El trabajo de Jesús es continuo. Hoy seguimos haciendo lo que Cristo comenzó con esos jóvenes discípulos. Y, fundamental para este discipulado, cultivado dentro de la vida de la comunidad de la iglesia, está la enseñanza.

 

Enseñando

El propósito de la enseñanza es que un nuevo creyente comience a reflexionar y viva la misma imagen y carácter de Jesucristo. Esa es la naturaleza del discipulado. A su vez, al estar equipados de manera competente, comienza el proceso de nuevo, enseñando a los discípulos aún más nuevos. El trabajo de enseñar debe ser un hecho cotidiano en todos los niveles de la familia y la fraternidad de fe. Es una parte esencial de la vida en Cristo de todo creyente. Intentar esto fuera de la dinámica de la comunidad eclesial sería nada menos que una misión mal equipada.

Juan escribió sobre la naturaleza esencial de la enseñanza dentro de la comunidad de la iglesia:

 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: !!Bienvenido! (2 Juan 1:9, 10 énfasis del autor).

Por lo tanto, en el contexto del cuerpo de Cristo, enseñar Su Palabra es un deber supremo y sagrado de la iglesia. Minimizar esta enseñanza es eliminar Su Palabra y, por lo tanto, marginar efectivamente a Cristo.

 

Servicio

¿Qué más debe hacer la iglesia además de enseñar? Debemos tomar en serio las muchas oportunidades de servicio de la comunidad de Cristo. Busque nuevas oportunidades o desarrolle ministerios para que pueda servir en la manera que Dios le ha regalado. Después de todo, todos somos maestros con nuestro ejemplo, seguido de lo que decimos. Y, como somos llamados a compartir una palabra entre otros creyentes, ya sea en un servicio religioso, un estudio bíblico o una reunión de oración, recuerde una cosa: Mantenga su corazón anclado en la Palabra de Dios. Ore por las cosas por las que Él quiere que usted ore(nuestras oraciones a menudo serán por las necesidades de los demás). Pida la dirección del Espíritu Santo. Permita que Sus palabras se conviertan en las palabras de usted, compartidas en comunidad.

 

Necesidad de iglesia

Que nuestras iglesias sean Cristo-céntricas y basadas en la Biblia en nuestras enseñanzas. Que nuestras palabras y nuestras acciones sean formadas por el Espíritu – como de Cristo mismo. La iglesia, entonces, vivida como una experiencia de “uno a otro”, reflejará el aliento del apóstol Pablo:

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él (Colosenses 3:16,17).

Como resultado, la opción de iglesia solitaria que “obra por su cuenta” se vuelve menos que relevante en comparación con la experiencia del salmista de reunirse en adoración: “Lleguemos ante Su presencia con alabanza; aclamémosle con cánticos.”(Salmos 95: 2).

Esta es la iglesia donde Dios ha colocado, discípulo y nos deleita. La comunidad de Cristo es donde pertenecemos alegremente y donde nuestro trabajo en conjunto comienza.

John Klassek y su esposa, Rebecca, tienen seis hijos y cinco nietos. Vive en la zona rural de Australia Occidental. Trabaja bi-vocacionalmente en respaldo y ministerio de IT y pastorea en una congregación de la CoG7 cerca de la ciudad capital de Perth. Las citas de las Escrituras son de la VRV1960 (en español).

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail