Lynn Briscoe

Luciérnagas

Antes de Su crucifixión y muerte, Jesús oraba a Su Padre por Su pueblo: “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros” (Juan 17:11). El año […]