Patrones del Día de Adoración en el Libro de los Hechos

Patrones del Día de Adoración en el Libro de los Hechos

por Kim Papaioannou

 

¿Establecieron los primeros Cristianos un día fijo de adoración y reposo? Si es así, ¿era el sábado bíblico, el séptimo día de la semana? ¿O era domingo?

Una lectura casual de Hechos muestra que el Sábado es prominente. Hay diez menciones de la palabra sabbaton, “Shabbath”, en comparación con una mención del primer día de la semana. ¿Pero podría ser que las reuniones sabáticas fueran oportunistas? ¿Que los apóstoles se reunían el sábado solamente porque este era el tiempo en que los judíos y los gentiles temerosos de Dios se reunirían, y como tales, ofrecían una excelente oportunidad para el ministerio?

Este breve estudio tratará de responder a tales preguntas a través de examinar los textos relevantes.

 

Textos sabáticos

El sábado se menciona diez veces en el libro de los Hechos, de los cuales ocho se relacionan con la adoración. El sustantivo Sabbath proviene del verbo hebreo sabbat, “cesar, descansar”, 1 designando un día sagrado de descanso y adoración, un memorial de los actos de Dios en la creación (Éxodo 20: 8-11), así como Su obra redentora en nombre de Su pueblo (Deuteronomio 5: 12-15).

 

Adoración en el “día que es el Sábado”

Las primeras tres referencias del sábado aparecen en el ministerio de Pablo en Antioquía de Pisidia: ” Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y el sábado entraron en la sinagoga y se sentaron.” (Hechos 13:14). La traducción “Sábado” omite la fuerza del original griego. Lucas (autor de Hechos) usa la frase tē ēmēra tōn Sabbatōn, literalmente, “el día que es Sábado” 2 (véase Hechos 16:13).

Hechos 13:14 es la primera mención de las prácticas de adoración de Pablo y establece el tono para las reuniones posteriores del sábado de Pablo. Pablo no se está reuniendo simplemente en un día en que encontrará personas reunidas para poder ministrarles. Él no se reunirá el día que los judíos lo consideren sábado. Más bien, se reúne en “el día que es el sábado”. Como tal, esta frase proporciona la razón de la práctica del culto sabático de Pablo: El séptimo día sigue siendo el sábado bíblico.

Antes de partir de Antioquía de Pisidia, los apóstoles son invitados a hablar nuevamente el siguiente sábado (v. 42). Pablo acepta. Si el domingo se hubiese convertido en el nuevo día de adoración para los Cristianos, podría haberlos invitado a reunirse con él al día siguiente. Pero en cambio él espera una semana entera. ” El siguiente sábado[a] se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios” (v. 44).

 

La adoración del sábado como una costumbre (Hechos 16: 13-40; 17: 1-9; 14: 1)

Nuestro siguiente texto es Hechos 16:13: ” Y un sábado salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido”.

Desde Filipos, Pablo viaja a Tesalónica y allí se menciona nuevamente la adoración del sábado: “Cuando pasaron por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga judía. Como su costumbre era [kata to eiōthos], Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con ellos, basándose en las Escrituras, “(17: 1, 2,). Este texto es particularmente interesante porque habla de la costumbre de Pablo, eiōthos, de ir a la sinagoga. ¿Por qué Pablo solía asistir a la sinagoga? ¿Fue porque guardaba el sábado? ¿O solo porque le daba la oportunidad de trabajar en la misión, como a veces se supone?

En Lucas 4:16, Lucas usa una expresión idéntica en relación con Jesús: Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado ] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, [kata to eiōthos]. Y se levantó a leer.

Las declaraciones a) “entró en la sinagoga, conforme a su costumbre”, y b) “se levantó a leer” en griego están separadas por la conjunción de coordinación kai, que funciona para conectar dos declaraciones independientes.3 Esto está bien comunicado en la NVI (en inglés) por la inserción de un punto entre las dos declaraciones. Como tal, la costumbre de Jesús de visitar la sinagoga cada sábado era independiente de cualquier predicación o enseñanza que dirigiera allí. Jesús iba a la sinagoga porque esto es lo que Él deseaba hacer y era su costumbre de hacer.

La misma conclusión es válida para Pablo. Al igual que en Lucas 4:16, la primera cláusula de Hechos 17: 2, “Como era su costumbre, Pablo entró en la sinagoga”, está separada de la siguiente cláusula por la misma conjunción de coordinación kai, indicando nuevamente dos afirmaciones independientes.

En Hechos 14: 1, Lucas hace la misma inferencia, pero de una manera más sutil: “En Iconio, Pablo y Bernabé se fueron como de costumbre [kata a auto] a la sinagoga judía. Allí hablaron tan eficazmente que un gran número de judíos y gentiles creyeron. “Kata a auto, literalmente “de la misma manera”, señala a Antioquía de Pisidia y la costumbre de los apóstoles de asistir a la sinagoga.4 De nuevo, la asistencia a la sinagoga está separada del ministerio de la sinagoga por la conjunción de coordinación kai en griego y un punto en la NVI, que indica dos declaraciones independientes.

 

Adoración continua del sábado (Hechos 18: 1-17, 18-26; 19: 8, 9)

La estadía de Pablo en Tesalónica fue corta, y se trasladó a Berea, Atenas y luego a Corinto, donde permaneció dieciocho meses (Hechos 18:11). Mientras estuvo allí, “cada sábado razonaba en la sinagoga, tratando de convencer a judíos y griegos” (v. 4), un potencial de 78 sabados.5 Si Pablo habitualmente hubiera hecho caso omiso del sábado, no es probable que hubiera podido continuar la asistencia a la sinagoga. Cuando vino la rotura con los judíos, no fue por el comportamiento del sábado de Pablo, sino porque los judíos se opusieron a la proclamación de Jesús como el Cristo (18: 5, 6).

Al dejar la sinagoga, Pablo estableció reuniones en la casa de Justo (v. 7), ubicada “al lado” de la sinagoga. ¿Por qué allí? Ellison observa perspicazmente que para los creyentes, sería más fácil si estuvieran “en o cerca del distrito judío de la ciudad. . . para evitar ver figuras de ídolos. . . y para poder evitar el insulto continuo, cuando observaban el sábado”.6

Después de Corinto, Pablo fue a Éfeso (vv. 18, 19), ministró brevemente, dejó a Aquila y Priscila a cargo de los nuevos creyentes, y regresó durante su tercer viaje misionero, un año o más después.7

Durante su ausencia, los creyentes continuaron reuniéndose en sábado en la sinagoga. A su regreso, se unió a ellos asistiendo a la sinagoga durante tres meses (19: 8) hasta que su audaz prédica suscitó oposición y Pablo se mudó a una escuela cercana (v. 9), como había sucedido anteriormente en Corinto. Una vez más, su partida no fue una elección personal o teológica, sino que fue forzada por la oposición de los judíos a su predicación de Jesús como el Cristo.

 

Referencias Relacionadas

Dos últimos textos son relevantes. Hechos 15:21 dice: “Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada sábado”. El contexto es la decisión del Concilio de Jerusalén sobre la inclusión de los gentiles en la iglesia. El hecho de que los servicios de adoración de la sinagoga “todos los sábados” se mencionan indica que los Cristianos asistían a estos servicios, de lo contrario la declaración no tendría relevancia.

Finalmente, Hechos 1:12 da la distancia entre Jerusalén y el Monte de los Olivos como “camino de un sábado”, es decir, unos 900 metros. Tanto Lucas, el autor de Hechos, como Teófilo, el destinatario de Hechos, eran muy probablemente de origen gentil. Obviamente, ambos observaban el sábado. ¿Por qué referirse a una “camino de un sábado” si tal concepto era irrelevante?

 

El primer día de la semana en Hechos.

En contraste con las múltiples referencias al culto sabático, hay solo una referencia a la reunión de el primer día, Hechos 20: 7, en Troas. . No es de sorprenderse que este texto se haya convertido en el foco de intensa atención para los defensores del domingo. Witherington escribe que “en el v. 7 tenemos quizás la primera referencia al hecho de que fue el primer día de la semana (es decir, el domingo) cuando los Cristianos se encontraron para tener comunión y escuchar la predicación”.8 ¿Están justificadas tales afirmaciones?

Hechos 20: 7 dice: “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo que tenía que salir al día siguiente, les enseñaba, y alargó el discurso hasta la medianoche.” Las discusiones se enfocan en dos puntos: a) ¿La frase “partir el pan” se refiere a la Cena del Señor o a una comida común? b) ¿Tuvo lugar esta reunión nocturna el sábado o el domingo por la noche?

 

  1. Cena del Señor o cena de hermandad

Las palabras “partir el pan” (klasai arton) aparecen juntas 13 veces más en el Nuevo Testamento. Ocho veces se refieren a las comidas comunes9 y cinco para la Cena del Señor.10 Así que léxica e inter-bíblicamente, cualquier opción es posible.

El factor decisivo es el contexto. Aquí, dos cosas argumentan a favor de una comida común. Primero, aunque los creyentes y Pablo se reunieron para “partir el pan”, solo Pablo parece haber comido: “Entonces [Pablo] subió de nuevo, partió el pan y comió” (Hechos 20:11).

En segundo lugar, tenemos el siguiente secuencia: Pablo habla hasta la medianoche (v. 7); Eutico muere y resucita (versos 9, 10); Pablo parte el pan, come y luego habla hasta el alba(v. 11). Si esta comida era la Cena del Señor, se celebraba después de la medianoche, claramente improbable. La evidencia indica una comida común de compañerismo para decir adiós a Pablo.

 

  1. ¿Sábado o domingo por la noche?

El siguiente tema se relaciona con la hora exacta en que tuvo lugar la reunión. Esta fue claramente una reunión nocturna (v. 8). Hay dos posibilidades 1) Si el calendario bíblico está a la vista, el día comienza al atardecer, 12 por lo que la parte oscura del “primer día de la semana” es el sábado por la noche. 2) Si un calendario romano está a la vista, entonces el día comienza a la medianoche, en cuyo caso la reunión de la tarde en Troas tuvo lugar el domingo por la noche.

¿Qué calendario usó Lucas? La evidencia es abrumadora a favor del calendario bíblico. Bacchiocchi en su obra seminal Desde el sábado hasta el domingo ha proporcionado amplia evidencia en apoyo de esto. Él enumera el relato de Lucas de la Crucifixión (Lucas 23:54); referencias al año y las costumbres judías (Hechos 12: 3, 4; 16: 1-3; 18:18; 20:16; 21:24, 26); y repetidas menciones del Sábado, claramente un concepto bíblico (Hechos 13:14, 42, 44; 15:21; 16:13; 17: 2; 18: 4) .13 Yo agregaría Lucas 23:44 y Hechos 2:15, que dan las horas del día según la forma en que los judíos las contaban. A la luz de esto, la reunión en Troas descrita en Hechos 20 fue una reunión de sábado por la noche con Pablo partiendo temprano el domingo por la mañana.

 

La estadía de Pablo en Troas

Una reconstrucción de la estadía de Pablo en Troas ahora es útil. Pablo permaneció en Troas durante siete días (20:6). Desde que salió de Troas el domingo por la mañana, debe haber llegado el lunes anterior.

Lo que Pablo hizo de lunes a sábado no lo sabemos, pero probablemente pasó su tiempo alentando a los creyentes (por ejemplo, Hechos 20:31) y planificando su viaje (Hechos 20:5). El sábado, según su costumbre (Hechos 14:1; 17:2), habría visitado una sinagoga o habría tenido una reunión alternativa con los creyentes. La comunión sabática habitualmente se extendía a la tarde o incluso a la noche.14 En algún momento después de la puesta del sol del sábado por la noche, los creyentes y Pablo se encontraron de nuevo para tener comunión de palabra y comida y despedir a Pablo. Pablo predicó hasta la medianoche (Hechos 20:7), resucitó a Eutico (vv. 8-10), comió (v. 11), predicó hasta el amanecer y se fue a Asón (v. 13). La partida el domingo por la mañana habría sido impensable si el domingo se hubiera convertido en un día sagrado. Por el contrario, cualquier pastor sabatario que haya estado involucrado en el ministerio itinerante puede identificarse fácilmente con la reconstrucción anterior: intenso ministerio del sábado y partida el domingo.

 

Conclusión

Hemos analizado una gran cantidad de textos – múltiples referencias a la adoración del sábado que es intencional, habitual y continua e independiente de cualquier consideración misiono lógica; una referencia a la reunión del primer día de la semana, que en realidad tiene lugar el sábado por la noche, porque Pablo debe partir temprano en la mañana.

Todo lo anterior es congruente con la creencia de que los primeros Cristianos eran sabatarios del séptimo día y continuaron viendo el sábado como un día de descanso y adoración. Pero son incongruentes con la sugerencia de que el domingo había reemplazado al sábado, o que el sábado había sido abolido del todo.

Kim Papaioannou enseña el Nuevo Testamento y preside el programa Doctorado en el Seminario Teológico Adventista de Asia en Filipinas. Las citas de las Escrituras son de la Reina-Valera (RVR 1995).

 

Notas finales.

  1. William L. Holladay, Un conciso hebreo y léxico arameo del Antiguo Testamento (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1996), s.v.
  2. Kim Papaioannou, “Nombrando los días de la semana: evidencia desaprovechada en la práctica de Sabatismo Cristiano temprano”, Ministry, enero de 2015, 25-28.
  3. Daniel B. Wallace, Gramática griega más allá de lo básico (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1996), 293-302.
  4. F. F. Bruce, Los Hechos de los Apóstoles (Grand Rapids MI: Eerdmans, 1951), 324.
  5. En algún momento, tuvo que abandonar la sinagoga, pero ¿qué tan pronto sucedió esto? El texto no indica. Claramente, se quedó en la sinagoga por una cantidad considerable de tiempo, como lo indica el griego sata Kata Sabbaton. C.f. Eckhard J. Schnabel, Pablo el Misionero (Downers Grove IL: IVP Academic, 2008), 104-7.
  6. H. L. Ellison, “Pablo y la Ley – ‘Todas las cosas para todos los hombres'”, en Apostolic History and the Gospel, ed. W. Ward Gasque y Ralph P. Martin (Grand Rapids MI: Eerdmans, 1970), 197.
  7. Schnabel 104, 107, ubica la primera llegada de Pablo a Éfeso a finales del verano del año 51 dC y la segunda visita en el verano del año 52 dC. Joseph Fitzmyer, Los Hechos de los Apóstoles, The Anchor Bible, vol. 31 (Nueva York: Doubleday, 1998), 633, sitúa la conclusión del segundo viaje misionero en algún momento del año 52 dC y el comienzo del tercer viaje misionero en el año 54 dC, haciendo que la brecha entre las dos visitas de Pablo a Efeso sea de dos años.
  8. Ben Witherington III, El Acto de los Apóstoles: Un comentario socio-retórico (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1998), 606. Véase también Paul K. Jewett, El día del Señor (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1971), 61.
  9. 9Mateo 14:19; 15:36; Marcos 8: 6; 8:19; Lucas 24:30; Hechos 2:46; 20:11; 27: 35.
  10. De las cinco veces, cuatro se refieren a la institución de la Cena del Señor en el aposento alto (Mateo 26:26, Marcos 14:22, Lucas 22:19, 1 Corintios 11:24). Allí, el acto de partir el pan no tenía significado cultual, sino más bien una parte normal de la comida de la Pascua. Como tal, solo hay una referencia, 1 Corintios 10:16, donde la frase “partir el pan” claramente se refiere a la Cena del Señor como una celebración Cristiana distinta.
  11. La afirmación de los Hechos de los Apóstoles de Thomas Walker (Grand Rapids MI: Kregel, 1984), 469, que la frase “partió el pan y comió” (Hechos 20:11) implica una Cena del Señor (“partió el pan”) y no una comida común (“y comí”) aumenta la credulidad innecesariamente. Ambos verbos están en el tercer singular sin ningún indicio de que Pablo a) compartió el pan o b) que otros compartieron comida.
  12. Ver Robert Leo Odom, El día del Señor en un mundo redondo (Nashville, TN: Southern Pub. Assn., 1970), 20-26.1
  13. Samuelle Bacchiocchi, de sábado a domingo (Perspectivas bíblicas, 1987), 105-6.
  14. Mateo 12: 1-8; Marcos 1: 29-32; 2: 23-28; Lucas 4: 38-40; 14: 1; Hechos 13:43; 16:14, 15.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail