Intranquila

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

Miro hacia atrás y veo un año de obstáculos, pasos en falso, fracasos y frustraciones.
Miro hacia adelante y veo un futuro envuelto en miedo e incertidumbre.
Y todo lo que quiero hacer es sentarme en medio y llorar.

Sin embargo, un nebuloso sentimiento de culpa me impide tomar el descanso que anhelo. El estado del mundo es tan abrumador: una pandemia global, una guerra política, una lucha por la igualdad racial, un punto de inflexión ambiental. ¿Cómo me atrevo a pedir un descanso? Seguramente todos estos problemas me exigen hacer más, ser más, actuar más, luchar más. Además, no puedo parar cuando conozco a diez personas que merecen un descanso más que yo.

Entonces, en lugar de pedir ayuda, sigo arrastrando mis cargas conmigo. ¡No hay necesidad de molestar a Jesús por mis pequeños y molestos problemas! Me digo a mi misma.

En medio de esta farsa, abro mi Biblia y leo

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana” (Mateo 11:28-30, NVI).

Estas sabias y reconfortantes palabras me golpearon como una bofetada en la cara. Oro a Jesús todos los días, pero todavía estoy cansada y agobiada. Debo estar haciendo algo mal. Si Jesús me ofrece descanso, ¿por qué me siento tan inquieta?

He luchado con esta pregunta durante meses, hasta que un día Dios me da el entendimiento: Elegir descansar es un acto de confianza. De hecho, algo en la forma en que la palabra descanso casi puede anidarse en la palabra confianza me hace pensar que una es parte de la otra. Entrar en el reposo de Dios implica dejar ir mi control imaginado sobre los detalles de mi vida (¡y el estado del mundo!), y confiar en que Él dirigirá y proveerá.

Mis brazos pueden descansar a mis costados solo si mis manos sueltan las riendas a otra persona. Mi mente puede detener sus ansiosos cálculos, preocupaciones y planes solamente si realmente creo que Dios tiene el control. Mi cuerpo puede liberar sus cargas sólo si me dejo guiar.

Cuando Dios guió a los israelitas por el desierto, insistió en que se detuvieran y descansaran cada siete días. Ellos estaban desesperados por alcanzar la tierra que Dios les había prometido, pero Dios deliberadamente retrasó su progreso. Finalmente llegaron a su destino después de 40 años de vagar. ¿Cree usted que se sintieron tentados a mirar hacia atrás a los 2,080 días de descanso sabático que tomaron y que imaginaron lo bueno que hubiera sido haber alcanzado su meta cinco años y medio antes?

Sé que yo habría estado haciendo esa matemática mental, porque hago cálculos similares una vez que me comprometo a tomar un descanso sabático cada semana. Le duele a mi corazón consumista y adicto al trabajo dejar de lado mis importantes tareas durante veinticuatro horas. Cuando mi mente se desvía hacia mi lista de “cosas por hacer” en el día de reposo, me recuerdo a mí mismo que el resultado está en las manos de Dios. Su voluntad se hará sin importar cómo ocupe mi tiempo.

Soy como un bebé que acaba de aprender a caminar en esta forma de confianza. Lucho contra el yugo fácil y la carga ligera. Algunos días confío más en el terror que leo en las noticias que en la verdad de la Palabra de Dios. Sin embargo, Dios no se rinde conmigo. Como un padre paciente y amoroso, sigue dirigiéndome y guiándome.

Con San Agustín, estoy aprendiendo a profundizar en la verdad de que “Tú nos has hecho para ti, oh Señor, y nuestro corazón estará inquieto hasta que encuentre su descanso en ti”.

 

Alyson Rockhold escribe desde Houston, TX.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail