Inspiración Bíblica

Inspiración Bíblica

[Apología]

 

La tercera parte de la serie de Autoridad Bíblica brinda respuestas y plantea preguntas. por Gordon Feil

 

En esta serie, estamos viendo los problemas involucrados en la autoridad de las Escrituras. Primero examinamos la revelación, abordando el desafío de cómo sabemos que la Biblia es de Dios y revela a Dios. Ahora nos dirigimos a la inspiración, que es el problema de la comunicación. ¿Cómo introdujo Dios el mensaje en texto?

 

¿Buscando algo?

“Muchos Cristianos no creen que Dios literalmente hizo que las palabras de la Biblia se escribieran como están. Algunos sostienen la teoría de la intuición de la inspiración: los escritores eran personas dotadas con una visión más que usual de la misma manera que Buda y Sócrates. En resumen, estos escritores tenían talento para la teología y expresaban sus ideas. Otros se aferran a la teoría de la iluminación. Este punto de vista dice que la inspiración se logró cuando Dios expandió las habilidades naturales de los escritores. Una tercera opinión, sostenida por algunos eruditos Cristianos conservadores, es que Dios puso los pensamientos en las mentes de los escritores y que los escritores expresaron estos pensamientos a su manera. Esta es conocida como la teoría dinámica de la inspiración.

Estos puntos de vista son atractivos para muchos, permitiéndoles lidiar con las escrituras difíciles de una manera más fácil porque son productos más humanos que los de Dios.

Considere los problemas que surgen de puntos de vista como estos. ¿Qué tan bueno y cuán confiable sería la intuición intensificada, la iluminación general o incluso los pensamientos de Dios, si a los escritores humanos les dejaran expresarse a su manera? Para empezar, ¿cómo podrían los escritores discernir los pensamientos de Dios de los propios? Además, incluso si pudieran delinear una diferencia, ¿qué tan seguros estarían en explicar con precisión la intención de Dios? Nuestra visión de inspiración sostiene que no fueron tanto los escritores quienes se inspiraron de una manera general, sino que el resultado – los escritos mismos- fueron inspirados por Dios (2 Timoteo 3:16).

 

Escrituras inspiradas

Comencemos con 2 Pedro 1:20, 21. Algunos piensan que este pasaje habla solo de escritores inspirados, pero veámoslo más de cerca:

Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

El versículo 20 nos asegura que la escritura inspirada que llamamos Escritura no surgió de interpretación privada. No es algo que alguien pensó que Dios quería que ellos dijeran. La palabra Escritura misma se refiere a algo escrito, y Pedro parece decir que la Escritura no es de autor privado. Esto significa que los escritores no estaban escribiendo desde sus propios significados. Dios no permitió que recurrieran a sus propias opiniones.

¿Significa eso que Dios simplemente les dictó la Biblia? Sí, algunas veces vemos dictado divino. Piense en las muchas veces que la Biblia dice: “Así dice el SEÑOR” o “La palabra de Jehová vino a mí y me dijo”. . . . “Gran parte de los mensajes de los profetas llegaron de esta manera, pero hay más que eso.”

Vea el versículo 21 de nuevo. La Palabra de Dios no vino por la “voluntad del hombre”, sino que “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (énfasis mío). La palabra griega traducida “inspirados” se usa docenas de veces en el Nuevo Testamento para dirigir algo por la fuerza. La palabra se basaba en la idea de un barco en el mar movido por el viento. Este movimiento no se refiere a alguien inspirado en el sentido general y débil, sino a nacer o propulsarse en una dirección específica. Esta gran visión de la inspiración encuentra a los santos hombres de Dios en completa sumisión a la dirección y superintendencia avasalladora del Espíritu Santo.

Tiene sentido que Dios hubiera movido a los escritores de esta manera. No tenemos que preocuparnos de que los escritores recurran a sus propios puntos de vista, o se confundan, ya que el Espíritu Santo no fue solo inspirar a los escritores, sino las escrituras mismas. Las imperfecciones de los escritores no tenían nada que ver con el resultado final. Si un escritor estaba somnoliento o enfermo el día que lo escribió no tuvo ningún efecto en el resultado. Lo que fue escrito es lo que Dios deseaba. Se aseguró de que cada escritor escribiera exactamente lo que se suponía que debía escribir. No es de extrañar que el Salmo 119: 89 nos diga que “para siempre, oh JEHOVÁ, permanece Tu palabra en los cielos”.

Parece que no solo las palabras fueron inspiradas. Aun las mismas marcas en las palabras lo fueron. Jesús dice que ni una jota fallará (Mateo 5:18). En hebreo, jot es yoth, la letra más pequeña del alfabeto hebreo, como nuestro apóstrofo. Ni siquiera la parte más pequeña de una palabra pasará, dice, hasta que esté completa.

Segunda Timoteo 3:16 es la declaración más clara y fuerte de la Biblia sobre la inspiración: “Toda la Escritura es inspirada por Dios”. ¡Toda! Y las palabras mismas, no solo los medios. Hay solo tres palabras en esa cláusula en el griego original: todas, escrituras y una palabra compuesta que literalmente significa “inspirada por Dios”. La Nueva Versión Internacional capta la fuerza de su sentido literal: “Toda Escritura es inspirada por Dios”. . . ”

Por supuesto, cuando 2 Pedro y 2 Timoteo fueron escritos, las Escrituras se referían principalmente al Antiguo Testamento. Pero hay una buena razón para creer que incluso en este punto temprano, las escrituras del Nuevo Testamento se consideraban Escrituras. Notamos que “las otras Escrituras” en 2 Pedro 3:16 sugieren que las epístolas de Pablo ya se estaban leyendo como Escritura. Y 1 Timoteo 5:18 cita Lucas 10: 7, llamándolo Escritura.

 

Palabras confiables

Ya que toda la Biblia es inspirada por Dios, “toda palabra de Dios es limpia” (Proverbios 30: 5), aun cuando Dios usó todo tipo de agentes y métodos para comunicarnos estas palabras. Cada palabra es preciosa y cada una es confiable.

En el artículo anterior de esta serie, discutimos que la Biblia es la revelación de Dios. Vemos ahora cómo Dios usó palabras específicas a través de escritores elegidos para hacer esa revelación. La próxima vez veremos cómo los libros de la Biblia fueron reconocidos como Escritura.

 

Gordon Feil escribe desde Victoria, Columbia Británica, donde reside con su esposa, Linza

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail