¿Hay profetas hoy en día?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

Muchos cristianos dirían rotundamente que no. La cesación es la opinión de que los roles espirituales, y
los dones de profeta y la profecía, entre otros, eran únicos y reservados para la era del Nuevo Testamento.
Con la iglesia cristiana establecida y el canon de las Escrituras completado en el primer siglo, estas
operaciones del Espíritu Santo ya no eran necesarias y desaparecieron.
El reformador del siglo XVI en Suecia, Juan Calvino, es un buen ejemplo de este punto de vista. De los
cinco ministerios originales del apóstol Pablo a la iglesia (Efesios 4:11), el de apóstoles, profetas e incluso
evangelistas los relegó a la era primitiva. Solo los roles de pastor y maestro permanecieron en una iglesia
menos dinámica y más institucionalizada.
Este es un enfoque seguro. Pero, ¿nos prepara la Biblia para esta cesación? Ciertamente, las Escrituras
no necesitan un suplemento, como algunas denominaciones han errado en crearlas. Esa revelación especial
del Espíritu a través de los profetas ha sido fijada y terminada. Sin embargo, el Espíritu siempre está
obrando, y encontramos en toda la Palabra de Dios que el profeta es un elemento fijo del pueblo de Dios
desde que leímos que Abraham era un profeta (Génesis 20:7).
Desde Miriam hasta Huldá, a Anna, y a las cuatro hijas vírgenes de Felipe, los profetas han nutrido y
corregido a la familia de Dios, por la Palabra de Dios, desde el principio (Éxodo 15:20; 2 Reyes 22:14; Lucas
2:36; Hechos 21:9). Tan central en la vida de Israel en Dios, Moisés deseaba que “todo el pueblo del Señor
fuera profeta” (Números 11:29). Joel predijo esta democratización del oficio profético en su profecía:
“Derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán” (2:28;
Hechos 2:17, 18). Parece que no hay fecha de vencimiento en esta realidad del nuevo pacto.
Quizás nuestra experiencia cotidiana lo desmiente, pero desde una perspectiva bíblica, es difícil imaginar
a un pueblo formado por el Espíritu que no exhiba el don y el oficio proféticos tan fundamentales para la
iglesia en Corinto, donde la profecía no era solo un don espiritual sino el más grande de ellos (1 Corintios
12:10; 14:1).
¿Debería cesar “el que profetiza a los demás para edificarlos, animarlos y consolarlos” (14:3)? ¡No! Más
bien, la exhortación de Pablo de “No apagar el Espíritu. No despreciar las profecías” todavía sigue vigente
hoy en día (1 Tesalonicenses 5:19, 20).
El siguiente verso (“Probar todas las cosas; retener lo que es bueno”) habla al reverso de esta realidad
profética. Donde hay verdaderos profetas, también habrá falsos. La advertencia repetida de los falsos
profetas supone la existencia de la verdad (Deuteronomio 13:1-5; Ezequiel 22:28; Mateo 24:11; 1 Juan 4:1-
3). No negamos la palabra profética, pero debemos probar lo que dice el estándar de Cristo y Su Palabra.
Si bien el oficio formal de profeta puede no existir entre nosotros, ese ministerio todavía se mueve donde
el Espíritu Santo opera en la iglesia. ¿Cómo lo definimos e identificamos correctamente? El profeta Hageo
dio una respuesta simple: “El mensajero del Señor, habló el mensaje del Señor al pueblo . . . ” (1:13). El
profeta entrega el mensaje “Así dice el Señor” que salvaguarda a la comunidad de fe. El profeta predice el
juicio, la liberación, sí, pero primero nos llama a la fidelidad y al arrepentimiento, reprendiendo la apatía, la
injusticia y las falsas alianzas.
¿Se necesita este ministerio hoy en día? ¡Sí! ¿Hay profetas que están a la altura de la tarea? Espero. Más
importante, ¿reconocemos el mensaje del Señor cuando lo escuchamos, incluso cuando nos incomoda?
Porque ese es el papel del profeta: desafiar a los cómodos y consolar a los desafiados.
— Anciano Jason Overman

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.