¿Ha reemplazado la iglesia a Israel en las promesas de Dios?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

¿Ha reemplazado la iglesia a Israel en las promesas de Dios?

Esta importante pregunta requiere más espacio del que solemos dedicar a una sesión de preguntas y respuestas, por lo que tomaremos dos páginas para abordarla.

La pregunta prueba una diferencia obvia entre los testamentos de la Biblia: el Antiguo trata principalmente sobre el pueblo de Dios, los hijos de Israel, mientras que Jesucristo y Su iglesia son el enfoque principal del Nuevo. Dicho de otra manera, las palabras y promesas de Dios en el Antiguo Testamento fueron escritas y dirigidas principalmente, pero no exclusivamente, a la nación hebrea: los hijos de Abraham, Isaac y Jacob. Las palabras y promesas del Nuevo Testamento de Jesucristo y Sus apóstoles, por otro lado, están dirigidas no solo a la nación de Israel, sino también a todo aquel que crea y las reciba entre todas las naciones del mundo, es decir, la iglesia.

Esta pregunta tiene una referencia específica a las promesas de Dios del Antiguo Testamento que se hicieron a la nación de Israel. Muchas de esas promesas se cumplieron en tiempos bíblicos. Pero, ¿qué pasa con las promesas en el Pentateuco y los Profetas que nunca se cumplieron en la historia hebrea? ¿Buscamos su cumplimiento en un estado de Israel presente o futuro o, en lugar de eso, en la iglesia de Dios, de la cual Jesucristo es la cabeza? 

Las Escrituras no proporcionan una respuesta única y clara de sí y no que se ajuste a todas las muchas y variadas promesas que se encuentran desde Génesis hasta Malaquías. Así que tendremos que trabajar en una respuesta generalizada que puede no ser la misma para cada una de las promesas hebreas en cuestión.

Varios textos del Nuevo Testamento implican o hablan claramente del Mesías y Su pueblo como el nuevo “Israel de Dios”, es decir, el Israel espiritual. Estas escrituras nos dicen que la relación de Yahweh con los descendientes físicos de Abraham, Isaac y Jacob en la era mesiánica no es exactamente la misma que en la era precristiana. Después de todo, las promesas de Dios a Abraham no eran solo para la gran nación que haría de la simiente de Abraham, sino también para todas las “familias de la tierra” (Génesis 12:1-3). El libro de Hebreos, especialmente los capítulos 7-12, afirma que en el plan de salvación de Dios, el nuevo pacto en Cristo ha reemplazado al antiguo pacto hecho por medio de Moisés en el Sinaí. Por lo tanto, los seguidores de Jesús, tanto judíos como gentiles, son ahora el pueblo del nuevo pacto de Dios, cumpliendo las promesas de Dios a Abraham. Esta verdad se repite en Romanos 2:28, 29; 9:6-8; Gálatas 3:29; 4:28; 6:16; Filipenses 3:3; y Colosenses 2:11.

De ello se desprende, entonces, que la idea de que Cristo y la iglesia “reemplazan” a Israel en las promesas de Dios tenga un fuerte apoyo en el Nuevo Testamento. Segunda de Corintios 1:20 condensa esta convicción en un solo verso: “Pues tantas como sean las promesas de Dios, en Él [Jesucristo] todas son ​​sí. Por eso también por medio de Él, es nuestro Amén, para gloria de Dios por medio de nosotros” (NBLA). 

Por otro lado, otros textos bíblicos sugieren que algunas promesas al Israel nacional no se transfieren completamente a la iglesia del Nuevo Testamento. Estas incluyen profecías del Antiguo Testamento sobre el regreso de Israel a su Tierra Prometida que aparentemente se han cumplido en los últimos años (Isaías 11:11, 12; Jeremías 30:8-10; 31:7-12; 32:37-44; 33:14; 33:14-16; Ezequiel 37:21-28; 38:8-16; 39:25-29; Amós 9:11-15; Zacarías 12-14). También incluyen las palabras del Nuevo Testamento de Cristo a Sus discípulos con respecto al futuro de la nación de Israel: “Para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel” (Lucas 22:30; cf. 21:24ss; Hechos 1:6, 7). 

Quizás Pablo explica mejor esta dinámica de “sí y no” entre Israel y la iglesia. Romanos 9-11 muestra su discusión extendida sobre “mis hermanos, mis compatriotas según la carne, que son israelitas, a quienes pertenecen . . . las promesas” (9:3, 4). En esta sección, Pablo defiende fervientemente la fidelidad de Dios a Sus promesas hechas a Israel, mientras se entristece por sus compatriotas incrédulos, que siguen siendo “amados por causa de los padres” (11:28). Pablo explora la tensión con la pregunta retórica “¿Ha desechado Dios a Su pueblo?” Él responde: “¡Por ​​supuesto que no! Porque también yo soy israelita” (v. 1ss). 

La respuesta de Pablo revela una verdad que se encuentra en el mismo Antiguo Testamento. “Porque no todos los que son de Israel son Israel” (9:6). La historia de Israel siempre ha sido más que biología o nacionalidad. Las promesas de Dios siempre han estado ligadas a Su elección y a una respuesta de fe. Pablo insiste en que las promesas de Dios a Abraham e Israel encuentran su cumplimiento en Cristo, y que un remanente de Israel ha creído y obtenido esas promesas. Pablo es una prueba viviente (15:8; 9:27; 11:1-7).

En Cristo, las promesas a Israel (y la promesa de Israel) se expanden y abarcan a todas las naciones, adoptando incluso a los gentiles en la familia de Abraham a través de la fe (Gálatas 3:26-29). Pablo continúa ilustrando que, como un olivo, los miembros en Israel, con ramas injertadas, siempre han estado basados en la fe (Romanos 11:11-24).

En Cristo, la historia del pacto del olivo y el Israel de Dios continúa en la iglesia, la cual incluye a judíos y gentiles elegidos y creyentes. Y aunque Pablo cree que el Israel incrédulo está injertado actualmente, no puede descartarlo. Así como Jesús, mira hacia la plenitud y el futuro de sus hermanos amados, aunque incrédulos, de acuerdo con la inescrutable misericordia y el juicio de Dios: “La ceguera en parte le ha sucedido a Israel hasta que haya entrado la totalidad de los gentiles. De esta manera todo Israel será salvo”. Sin duda, los “dones y el llamamiento de Dios son irrevocables” (vv. 25-36). 

 ¡Entonces sí! El pacto y las promesas abrahámicas de Dios continúan en la iglesia a través de Cristo, para los judíos y gentiles creyentes, el “Israel de Dios” (Gálatas 6:16). ¿Ha “desechado Dios a Su pueblo”, Israel? ¡No! (Véase Romanos 11:1.) Vemos el inescrutable plan de Dios desarrollarse con interés profético incluso para el Israel incrédulo de hoy.

— Ancianos Calvin Burrell y Jason Overman

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Calvin Burrell is former editor of the Bible Advocate and former director of G. C. Missions. He retired in 2015 and lives with his wife, Barb, in Stayton, OR. They attend church in Marion, OR.