¿Cómo conciliar la enseñanza bíblica de un Dios de amor y un Dios de ira?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

¿Cómo conciliar la enseñanza bíblica de un Dios de amor y un Dios de ira?

No hay ninguna reconciliación que hacer en la naturaleza de Dios. El amor de Dios y la ira de Dios existen en el contexto del uno con el otro. Así como el pico de una montaña no puede existir sin la profundidad del valle, el amor de Dios no puede existir sin Su ira. La altura del amor de Dios, expresada en lo que es bueno y compatible con Su diseño, destaca la ira de Dios expresada en el juicio de todo lo que no es bueno o desafía Su diseño. El amor de Dios y la ira de Dios no son más que visiones del mismo atributo de Dios desde perspectivas diferentes: Su santidad.

El Dios soberano es la supremacía de la santidad (Isaías 6:3). Así como Dios es santo, los que están en la luz son hechos santos por Él (Levítico 19:2). Pero los que están fuera de la santidad de Dios reciben Su ira: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad” (Romanos 1:18).

Lo más importante es que lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. Él provee Su santidad para nosotros si creemos y volvemos a recibir Su diseño divino en Cristo Jesús (Mateo 19:26; Juan 1:12). Porque Dios es santo, envió a Su santo Hijo a morir en nuestro lugar y a tomar el castigo, el juicio y la ira como nuestro sustituto, para santificar (hacer santo) a Su pueblo.

Sólo por la ira de Dios expresada por el sacrificio de Su Hijo unigénito experimentamos el amor de Dios. El pago de Cristo satisface el juicio de Dios por los pecados de aquellos que expresan su fe en Dios para redimirlos de un final sin esperanza.

Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros (Isaías 53:5, 6).

   Como Dios es santo, así los hijos de Dios han sido hechos santos mediante el sacrificio del cuerpo de Jesucristo una vez por todas (Hebreos 10:10).

Sorprendentemente, los que están en Cristo son santos en Él – con Su santidad. Los que no están en Cristo no son santos. “En Cristo” significa recibir el amor de Dios. Aquellos que no están en Cristo reciben la ira de Dios. No es la reconciliación de la naturaleza de Dios, sino la reconciliación de nosotros con el diseño de Dios para la creación. Si Dios no ejerciera Su ira, violaría Su amor para hacer todas las cosas santas, como Él es santo.

Aunque la ira de Dios debe existir para la expresión de Su amor, la Biblia enseña que es condicional y limitada en relación con Su atributo eterno y esencial del amor: “Porque un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida” (Salmo 30:5). “Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor” (Isaías 54: 8; cf. Éxodo 20: 5, 6).

El amor de Dios exige que el Creador no sea indiferente al mal y al sufrimiento. Todo lo contrario. El amor de Dios justifica o demanda la ira de Dios. Sencillamente, la ira divina es la “otra cara” del amor divino y debe existir para que se realice la santidad de Dios. Que Dios no exprese Su ira ante el impacto corrosivo y terrible del pecado humano significaría que no es un Dios de amor.

— Anciano Chip Hinds

Chip Hinds
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chip Hinds is the Southwest District Superintendent of the General Conference of the Church of God (Seventh Day).