¿Es Importante la Libertad de Expresión?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

L as leyes de libertad de expresión en las naciones occidentales han ayudado a los cristianos a difundir el evangelio por todo el mundo. La libertad de expresión es un regalo especial que todos nosotros subestimamos. Pero históricamente, durante la mayor parte de los dos mil años, la iglesia ha tenido que sobrevivir sin libertad de expresión. La oposición a la libertad de expresión comenzó temprano en la historia de la iglesia. Poco después del nacimiento de la iglesia, predicar en el nombre de Jesús se consideraba un discurso prohibido; fue el discurso de odio lo que conllevó la pena de prisión y, a veces, incluso la muerte.

Tómese el tiempo para releer Hechos 4. Pedro y Juan realizaron un milagro en el nombre de Jesús. Pero las autoridades no estaban contentas. Por esto los dos fueron arrestados. Cuando se le pidió que se defendieran, Pedro proclamó con valentía que el milagro se había realizado en el nombre de “Jesucristo de Nazaret, a quien crucificaste . . . porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres por el cual podamos ser salvos” (vv. 10, 12).

No hay corrección política aquí. “Por tu acuerdo, dejas que Jesús sea crucificado, y si no crees en Él, ¡no tienes salvación!”

Cuando Pedro y Juan fueron amenazados y advertidos de que no hablaran más en el nombre de Jesús, ellos respondieron: “Si es justo a los ojos de Dios escucharlos a ustedes en lugar de a Dios, ustedes deben juzgar, porque no podemos dejar de hablar lo que hemos visto y oído”. (vv. 19, 20). Tómenlo o déjenlo: ¡sus amenazas no nos impedirán que prediquemos el evangelio!

Por supuesto, nuestro discurso debe ser con gracia, sazonado con sal. La libertad de expresión no significa que hablemos con juicio a nuestra nación como si estuviéramos libres de nuestras propias debilidades y pecados. Demos razón de la esperanza que hay en nosotros con respeto, mansedumbre y temor (1 Pedro 3:15).

Uno de mis héroes es el reformador del siglo XVI Hugh Latimer. Cuando se le pidió que predicara frente al rey Enrique VIII, luchó con saber qué decir exactamente. Recordarás que Henry tenía la reputación de cortarles la cabeza a sus enemigos, incluidas a dos de sus esposas.

Al final resultó que, Latimer declaró audazmente la Palabra de Dios, y aunque Henry le perdonó la vida, la hija de Henry, la Reina Maria (Queen Mary) (María la Sanguinaria — Bloody Mary), lo hizo quemar en la hoguera en Oxford. Mientras moría en medio de las llamas, llamó al obispo Ridley, quien también fue enviado a las llamas con él, y se le cita diciendo: “Maestro Ridley, juegue al hombre; este día encenderemos esa vela en Inglaterra, que por la gracia de Dios, confío nunca se apagará”.

¿El secreto de su valor? Su temor a Dios más que a las llamas. Tenga más temor a Dios que a su reputación. Terminemos con un liderazgo acobardado y tímido. Llegó nuestro día de “jugar al hombre” con una verdad y amor valiente y sin temores, arriesgándolo todo por Dios.

Podemos esperar opiniones que difieran de aquellas que piensan que la policía será boicoteada, avergonzada y denunciada. Pero no seremos silenciados. Aguantaremos la vergüenza, el ridículo y los castigos.

Seremos escuchados y oramos para que la iglesia hable con una sola voz.

Extraído con permiso de We Will Not Be Silenced (No Nos Callarán) por Erwin W. Lutzer, publicado por Harvest House Publishers (Casa de Publicaciones Harvest), Eugene, OR 97408. Derechos de autor 2020, Erwin W. Lutzer. www.harvesthousepublishers.com

Dr. Erwin W. Lutzer es pastor emérito de la iglesia Moody Church, donde se desempeñó como pastor principal durante 36 años. Es un autor galardonado y el orador destacado en tres programas de radio que se escuchan en más de 750 medios nacionales e internacionales. Las citas bíblicas son de la versión en inglés (ESV).

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail