En una publicación reciente del AB y trimestral, he visto descrito el sábado como un regalo. ¿Significa esto que la observancia del sábado es opcional?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

En una publicación reciente del AB y trimestral, he visto descrito el sábado como un regalo. ¿Significa esto que la observancia del sábado es opcional?

 

Empecemos con la primera parte de la pregunta. ¿Se justifica llamar al sábado un regalo?

Los cristianos del nuevo pacto consideran no solo el mandamiento de Dios, sino también Su intención para el sábado. Del mismo modo, respondemos no solo por obligación sino también por deleite del corazón. La Iglesia de Dios (Séptimo Día) es una iglesia que celebra el sábado porque encontramos en las Escrituras en todas partes que el sábado nos llega, fundamentalmente, como un regalo. Veamos.

Toda la creación es un regalo de Dios. Él no estaba obligado a crear, pero lo hizo por Su placer. El sábado es una parte santificada y bendita de Su buena creación. Al igual que el trabajo y el matrimonio, el sábado se creó para nuestro placer y beneficio (origen del regalo: Génesis 1:31—2:3).

Los Diez Mandamientos, lejos de ser simplemente reglas arbitrarias y graves, fueron dados para nuestro bien (Deuteronomio 10:12, 13). El cuarto mandamiento, específicamente, tiene la intención de ser como un día de recuerdo, reflexión y refrigerio (intención del regalo: Éxodo 20:8; 23:12).

El Salmo 92 es un canto festivo para el sábado, en el cual se nos enseña a dar gracias al Señor por Sus grandes obras (vv. 1-5). Del mismo modo, más que una orden a seguir, Isaías declara que el sábado y su Señor causan deleite (respuesta al regalo: 58:13, 14).

Llegando al punto de partida, Jesús nos enseñó que el sábado fue hecho para nosotros, y no al revés (Marcos 2:27, 28). Debido a que Jesús era el Señor del sábado, Su ministerio demostró el regalo del sábado como un tiempo de adoración, enseñanza y restauración (viviendo el regalo: Lucas 4).

Estos pasajes enfatizan el sábado como un regalo de Dios para nosotros. En ello imitamos a nuestro Padre en Su obra, y descansamos y anticipamos la eternidad con Él. ¿Pero esto significa que el mandamiento es opcional? ¿Anula nuestra celebración del sábado nuestra observancia del sábado? No. Puede apuntar a una observancia más verdadera de una nueva naturaleza, pero los regalos de Dios siempre requieren responsabilidad personal.

Toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de lo alto (Santiago 1:17). Ya sea que estos dones sean materiales o espirituales, le debemos al Padre nuestra gratitud y obediencia en respuesta. El trabajo y el descanso son regalos de Dios: “todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor” (Eclesiastés 3:13). Si bien nos regocijamos con los dones de Dios de la productividad y el refrigerio, tampoco debemos ser negligentes (2 Tesalonicenses 3:10-12).

¿Cuánto más es esto cierto con respecto a nuestros dones espirituales: “Porque la paga del pecado es la muerte, pero el don de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor”; “¡Gracias a Dios por Su indescriptible regalo!” (Romanos 6:23; 2 Corintios 9:15). La gracia de Dios en Cristo y el Espíritu Santo son los regalos más grandes de todos. Mientras celebramos Su salvación gratuita, no nos atrevemos a descuidar el don o la fe con la que se recibe (Hebreos 2:1-4).

El sábado es similar. No podemos entrar en el descanso de Dios, semanalmente o eternamente, si Sus buenas nuevas no se mezclan con la fe (4:1-10). La observancia del sábado, entonces, no es una elección que Dios nos deja para que decidamos; Su voluntad se ha dado a conocer desde la creación hasta Cristo. Todo lo que nos queda hacer es confiar y obedecer, celebrando desde el corazón — no como una buena obra hacia la salvación, sino como una alegre respuesta del discipulado en Cristo.

Para las personas que celebran el sábado, el regalo del sábado sigue siendo un privilegio de la gracia y un requisito de la verdad.

— Editor Jason Overman

 

Jason Overman

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.