© BERKO85 | istockphoto.com

El Temor del Señor

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia (Proverbios 9:10).

Desde Adán hasta Noé, Dios se relacionó con la humanidad como una sola comunidad unificada por una lengua común. No se regían externamente por la ley de Dios, sino por su conciencia. Pablo habla de este gobierno interno en Romanos 2:14, 15. Incluso sin una ley escrita, el pueblo distinguía el bien del mal. Adán y Eva sabían que estaba mal desobedecer a Dios. Caín sabía que estaba mal asesinar a su hermano.

Con el paso de los años, esta comunidad perdió el temor a Dios, tal vez por caracterizar erróneamente la paciencia de Dios como ambivalencia moral. En lugar de vivir una vida obediente en agradecimiento a la gracia de Dios, sucumbieron a todo tipo de deseos malvados. Al llegar a la época de Noé, leemos esto:

Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón (Génesis 6:5, 6).

¡Qué triste! Dios creó a los seres humanos a Su imagen y semejanza como la cúspide de Su creación terrenal. Les dio el privilegio único de devolverle Su amor al elegir obedecerle libremente. En cambio, los seres humanos usaron esa libertad para rechazar el amor de Dios al perder su temor a Él y desobedecerlo. Se corrompieron unos a otros hasta que todos los miembros de la comunidad, excepto uno, decayeron en un rechazo universal del amor y la bondad de Dios.

Dios se afligió por su elección, conociendo el destino que habían elegido para sí mismos. Mientras Noé trabajaba durante décadas en la construcción del arca, su trabajo se convirtió en la advertencia diaria de Dios para que se apartaran del pecado antes de que fuera demasiado tarde. En cambio, el pueblo se burló de Noé, desafiando la advertencia de Dios hasta el día en que llegó Su santo juicio con el diluvio. En ese momento, el aliento de vida que Dios les había dado les fue arrebatado al hundirse en las profundidades.

Dios es santo

La pregunta que preocupa es: “¿Cómo pudo el mundo entero volverse tan depravado?”. Las Escrituras no lo dicen, pero es razonable deducir que la humanidad había adoptado una “moral de rebaño”, una mentalidad que cree que “mientras siga a la multitud, estaré bien”. Todos tenemos una sensación de seguridad en los números al estar en un grupo. Si todo el mundo lo hace, ¿cómo puedo ser responsable individualmente?

El diluvio es nuestra advertencia de que la “seguridad en los números” no provee un escape del juicio de Dios. Aunque Dios es paciente y amoroso, también es santo. Él no tolerará el pecado para siempre.

Supongamos que está paseando por un parque de la ciudad con una suave brisa que sopla entre los árboles y las ardillas jugando en la espesa hierba. Mientras se dirige al estanque para dar de comer a los patos, tiene la tentación de tomar un atajo por el césped en lugar de seguir el serpenteante camino pavimentado. Está a punto de pisar el césped cuando ve una señal que dice: “Por favor, camine sobre el pavimento. Orden municipal nº 1215”.

Este es el escenario. Ahora hágase tres preguntas:

Si soy el único en el parque, ¿ignoraría la señal y caminaría por el césped?

Si estoy en un parque lleno de gente y nadie más camina por el césped, ¿lo haría entonces?

Si estoy en un parque lleno de gente y todo el mundo camina por el césped, ¿lo haría?

Quizás resistiría la tentación de cruzar el césped en las dos primeras situaciones, pero ¿qué pasa con la tercera? Este es el poder de la influencia. Lo que hacen los demás influye en lo que yo hago, incluso cuando lo sé. Del mismo modo, lo que yo hago influye en lo que hacen los demás, para bien o para mal. La mayoría de nosotros tendemos a seguir a la multitud, sin darnos cuenta de que la multitud también nos sigue a nosotros. Mis decisiones afectan a los que me rodean.

Supongamos que todos los demás están caminando por el césped y que un policía del parque llega justo cuando usted pisa el césped. Le pregunta si vio la señal y le da una multa. ¿Siente que es injusto el hecho de que lo hayan multado cuando todos los demás también lo hacían?

Esta sensación de que “sólo hago lo que hacen los demás” es la moral de rebaño. Es la sensación de que no se me puede responsabilizar individualmente de mis actos si sólo soy uno más del rebaño.

¿Pero tiene razón de sentir que lo trataron injustamente? El hecho de que los demás también hayan actuado mal no hace más que aumentar su sentimiento de culpa porque su ejemplo los animó a actuar mal. Es cierto que son tan culpables como usted, pero no todos los que hacen cosas malas son atrapados de inmediato.

La gente de la época de Noé probablemente se sentía de la misma manera. Estaban seguros de desobedecer a Dios porque todos los demás lo hacían también. Ya no se sentían personalmente responsables ante su Creador.

Dios es personal

Nuestra naturaleza humana es intrigante. No queremos que nos responsabilicen individualmente por seguir a la multitud y, sin embargo, queremos que nos traten como individuos. No podemos tener ambas cosas. O Dios nos ve como individuos, o no lo hace.

¿Recuerda cuando Abraham negoció con Dios? Dios estaba a punto de destruir Sodoma y Gomorra porque no había esperanza de que la gente se volviera a Dios. La continuidad de su existencia sólo corrompería a otros que todavía tenían esperanza.

Abraham estaba preocupado por su sobrino, Lot, y negoció con Dios: “¿Y si hubiera cincuenta justos allí? ¿Destruirías a los justos con los malvados? ¿Y cuarenta? ¿Y treinta? ¿Veinte? ¿Diez?” Parece que Abraham le estaba preguntando a Dios: “¿Ves sólo masas de gente, o ves individuos?”.

Dios contestó que si diez justos permanecían en la ciudad, Él perdonaría no sólo a los justos sino también a la ciudad entera por su causa. La respuesta de Dios indica que Él ve a cada individuo – y más. También ve su influencia potencial. Mientras exista una influencia justa, todavía hay esperanza. Pero al silenciar toda esa influencia, los ciudadanos de Sodoma y Gomorra habían extinguido toda esperanza de su redención.

Dios es un Dios que se preocupa por las personas, que crea una ley moral para proteger los derechos de los individuos. Lo que usted hace importa. Cuando solo usted se mantiene fiel mientras todos los que le rodean hacen el mal, Dios lo ve.

Cada uno de nosotros toma sus propias decisiones. Su elección tiene sentido, especialmente cuando la multitud va en dirección contraria. Hay ocho mil millones de personas en la tierra, pero Dios conoce cada cabello de su cabeza (Mateo 10:29-31). El hecho de que la mayoría estén tomando la decisión equivocada no cambia nada. Porque Él quiere lo mejor para usted, se preocupa por las decisiones que toma. Así es Dios.

Dios juzgará

Si odiamos la injusticia, el robo, la mentira, el engaño, la violación, el asesinato, el tráfico sexual, el abuso de menores, la corrupción política y la inmoralidad, ¿cuánto más odia el mal Dios, que ve el corazón de todos? El Salmo 7:11 nos dice que “Dios está airado contra el impío todos los días”.

Alabado sea Dios porque no tolerará el mal para siempre. Él ha señalado un día en el que juzgará al mundo (Hechos 17:31), en el día de la ira del Señor (Sofonías 1:14-18). Jesús se revelará y, en fuego ardiente, se vengará de los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio (2 Tesalonicenses 1:7-9). Dios es santo, y Dios juzgará.

En 2 Pedro 3:3-14, Pedro describe el mundo en los últimos días. Dice que vendrán los burlones, que caminarán según sus propios deseos, dudando abiertamente del juicio pasado de Dios en el Diluvio y del juicio futuro de Dios en la segunda venida de Cristo. Es una repetición del mundo que se burló de Noé antes del Diluvio.

Pedro continúa diciendo que aunque pasen mil años o más antes de la venida de Jesús, no hay que interpretar esa tardanza como una ambivalencia moral. Dios traerá el juicio que ha prometido. Su demora es Su paciencia porque quiere que todos se arrepientan y se vuelvan a Él. Pero para aquellos que persisten en el mal, el día del Señor vendrá como un ladrón en la noche. Conociendo la promesa de Dios de que destruirá el mundo con un fuego consumidor de juicio santo, ¿qué clase de personas debemos ser en toda conversación santa y piadosa?

Las Escrituras clasifican a las personas en aquellas que temen a Dios (Sus hijos) y aquellas que no lo hacen (el mundo). El temor del Señor es odiar el mal (Proverbios 8:13) porque el pecado trae el santo juicio de Dios. Es correcto que temamos el juicio venidero de Dios sobre aquellos que abrazan el pecado y que seamos movidos por la compasión para advertirles.

Últimas entradas de Jody McCoy  (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jody McCoy grew up in the Church of God (Seventh Day) in Conroe, TX, attended Spring Vale Academy for three years, and graduated from Texas A&M in 1986 with a master’s degree in electrical engineering. He worked for Advanced Micro Devices for 25 years and left AMD in 2011 to do full-time research in religion, science, and philosophy. In 2015 Jody accepted the position as executive director of the Church of God (Seventh Day). He lives in Austin, TX.