¿Quién es tu Maestro?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

“Solo necesito revisar mi Instagram una vez más antes de acostarme”.

“Si no me preocupo por eso, nadie lo hará”.

“No puedo creer que acabo de hacer eso. La gente va a pensar que soy una perdedora”.

Al comienzo de mi clase de encuesta sobre el Nuevo Testamento, hice un estudio sobre Mateo 6. Siempre había visto el Sermón del Monte como una colección de pensamientos: directivas al azar del estilo de vida que Cristo había dado. Sin embargo, cuando estudié Mateo 6, descubrí que es más que una simple colección de enseñanzas.

Jesús dice en Mateo 6:24, “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Este verso es el eje del capítulo y, creo, de todo el Sermón del Monte.

La pregunta principal detrás de Mateo 6 es “¿Quién es tu maestro?” Los primeros dieciocho versos del capítulo tratan de que no deberíamos practicar la justicia para ser notados por la gente, sino de practicar la justicia solo ante los ojos de Dios, y también por Su recompensa. Tres veces en el capítulo Jesús dice que nuestro “Padre que ve en lo secreto te recompensará en público” (vv. 4, 6, 18). Los versos 25-34 tratan sobre la ansiedad y la elección de tener fe en nuestro Padre, y no preocupación.

Entonces, ¿quién es tu maestro? ¿Es el hombre? ¿El dinero? ¿La preocupación? ¿O es Dios?

Nuestra cultura actual está esclavizada por muchos amos. Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión, los trastornos de ansiedad afectan a 40 millones de adultos estadounidenses mayores de dieciocho años.

Un estudio de James A. Roberts descubrió que las estudiantes universitarias pasan alrededor de 600 minutos y los hombres 459 minutos al día en sus teléfonos inteligentes. Stephen Willard afirma que “la persona promedio revisa su teléfono 150 veces”. Aún más inquietante es lo que informa John Brandon, editor colaborador de Inc.com: “Tocamos, deslizamos y hacemos clic en nuestros teléfonos 2.617 veces al día”.

¿A cuántas personas les domina el miedo de lo que otros piensan, los videojuegos, los programas de televisión, la necesidad de tener más y más posesiones, el ajetreo, el deseo de éxito o popularidad, o de dedicar más “tiempo para mí”? Estamos controlados por muchas cosas, a menudo sin darnos cuenta. Yo lucho con preocuparme por mis calificaciones, lo que otros piensan de mí, mi salud . . . y la lista continúa.

¿Cuál es la respuesta a estos maestros fuera de lugar? La respuesta se encuentra en Mateo 6:33: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

A lo largo del Sermón del Monte, Jesús pinta una hermosa imagen de nuestro Padre celestial, quien recompensa a Sus hijos por hacer el bien y satisface sus necesidades. Cuando el dinero, la preocupación o la reputación nos dominan, nos llenamos de oscuridad, ansiedad e insatisfacción. Cuando Dios es nuestro Maestro, practicamos la justicia en Su honor. En lugar de enfocarnos en las cosas de este mundo, nos enfocamos en el reino celestial de Dios, buscando Su voluntad y acumulando tesoros eternos. Cuando buscamos el reino y la justicia de Dios, permitiéndole que Él sea el Maestro en lugar de todo lo que este mundo intenta poner a nuestro paso, nos llenamos de luz porque Dios, que es luz, brilla a través de nosotros. Cuando Dios es nuestro Maestro, no necesitamos vivir preocupados. Dios es nuestro Padre y se preocupa con amor por Sus hijos. Podemos confiar en Él.

¿Qué maestro te está impidiendo buscar el reino de Dios y Su justicia? ¿Estás dispuesto a entregarte a Él, a sentarse a Sus pies y buscarlo de todo corazón? Verdaderamente, si nos rendimos a nuestro Padre y le permitimos que sea Maestro sobre nosotros, tendremos lo que necesitamos.

Últimas entradas de Kelsey Gjesdal (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Kelsey Gjesdal lives in Albany, OR, with her parents and three siblings and attends the Marion Church of God (Seventh Day). She attends Corban University where she is majoring in psychology and minoring in Biblical studies and writing. Kelsey writes YA Christian fiction, has authored Third Identity, and has a blog for young women. She loves Bible study and memorization, writing, music, and coffee.