¡No Te Quedes Ahí Parado!

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

No era solo un buen hombre que solía hacer milagros.

Jesús rompió con todo lo convencional, haciendo lo inesperado, pasando tiempo con los marginados oprimidos, ignorados y olvidados de la tierra. Alcanzando, levantando, Él no cumplió con el papel que los judíos le habían asignado. Ellos supusieron que un Mesías adecuado se comportaría de manera muy diferente, como venir con todo un ejército para conquistar Roma y librar a los judíos de su terrible opresión.

 

Una actitud diferente

Los discípulos se sentían cómodos en su presencia, aunque promovió una actitud marcadamente diferente hacia el pecado y los pecadores que la de los fariseos. Les ofreció la seguridad de que no había venido a juzgar, sino a salvar a los que estaban perdidos.

Las multitudes se amotinaban, asombrados al ver a Jesús sanar a los enfermos, abrir los ojos de los ciegos y resucitar a los muertos mientras predicaba un mensaje de arrepentimiento hacia Dios. Fue para ese propósito que había venido.

 

Maestro convincente

Había algo convincente en Jesús que atraía a las personas hacia Él. Cuando emitió esa inspiradora invitación «sígueme», lo hicieron voluntariamente.

Siguiendo la práctica común del día, Jesús, como Maestro, eligió a los futuros estudiantes para que aprendieran de Él mientras cruzaban el campo, predicando y sanando. Dejaron a sus familias, sus redes, la base de las costumbres, sus ocupaciones y lo abrazaron como el líder de este unido grupo de doce.

Durante tres años y medio, Jesús, y este selecto grupo viajaron de pueblo en pueblo ofreciendo esperanza a la humanidad sufriente.

 

Temor y aflicción

Pero ahora Jesús se había ido, crucificado por las acciones de algunos de los que había venido a salvar. Una deprimente nube de miedo cayó sobre los discípulos, ellos permanecieron juntos preguntándose qué sería de ellos.

Mientras tanto, algunas de las mujeres encontraron una salida para su dolor al preparar especias para ungir el cuerpo de su amado líder. Era lo menos que podían hacer. ¿Pero quién rodaría esa pesada piedra? Para su sorpresa, encontraron la tumba abierta.

 

Mensaje maravilloso

Un ángel en la tumba vacía les dijo a las mujeres que Jesús había resucitado y quería que sus discípulos lo encontraran en un lugar en la montaña en Galilea. Impulsadas por el miedo, las mujeres huyeron, temblando y asombradas, y compartieron el mensaje del ángel.

La reacción inicial de los discípulos fue de incredulidad. Se habían reunido para llorar y consolarse mutuamente por la pérdida de su Líder. Ahora estaban en camino para encontrarse con Él.

 

Gozo

¡Ellos se regocijaron al ver a Jesús vivo! Durante los siguientes cuarenta días, se reveló a ellos más completamente. Al principio, cambiando entre la alegría y la incredulidad, pero finalmente se convencieron de que Cristo había resucitado de la muerte.

Durante su ministerio, Jesús había dicho a sus seguidores que el Hijo del Hombre tenía que morir y resucitar. Temporalmente cegados a todo lo que implicaban sus palabras, ahora recordaban estas conversaciones sobre el futuro.

 

Se abren los ojos

Jesús abrió la comprensión de los discípulos sobre las Escrituras contenidas en la ley de Moisés, los Profetas y los Salmos acerca de sí mismo. Era necesario que Cristo muriera y resucitara, y que se predicara sobre el arrepentimiento y la remisión de pecados.

El impacto total del plan de salvación de Dios les abrió los ojos a la profundidad de la misión de Jesús en la tierra. Ahora sabían que bajo la ley mosaica, el cordero sacrificado, aunque perfecto y sin mancha, había sido un tipo de Cristo y no podía expiar el pecado en sí mismo (Hebreos 10: 4-8).

 

Señor y Salvador

Jesús había hablado de su muerte inminente de esta manera:

Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.  De cierto, de cierto les digo que a menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, queda solo, pero si muere lleva mucho fruto. (Juan 12:23-24).

Anteriormente, los discípulos habían conocido a Jesús como su líder, mentor, maestro, ¡Hijo de Dios! Dios había provisto ese sacrificio perfecto por el pecado en la persona de su Hijo. Ahora que Jesús había completado la obra de salvación, los discípulos lo reconocieron como su Señor y Salvador resucitado, y lo adoraron como correspondía.

Jesús murió para salvar; Se levantó para dar esperanza y la promesa de vida eterna. Él ascendió a los cielos como Mediador y Sumo Sacerdote; Él vendrá nuevamente como el dador de la vida, para juzgar y gobernar como Rey.

 

Llamado a la acción

Los discípulos, asombrados, vieron cómo su Señor ascendía a los cielos, pero los ángeles aparecieron y los llevaron a tomar acción: «¡No se queden ahí parados! Él se va, pero regresará. Mientras tanto, ¡no se queden ahí parados! »

Las palabras de Jesús volvieron a ellos. «¡Vayan! ¡Hagan! Hagan discípulos por todos los rincones del mundo».

Ahora era el momento de compartir ese mensaje con todas las naciones, comenzando en Jerusalén. Con sus instrucciones de predicar, bautizar y hacer discípulos resonando en los oídos de sus seguidores, una nueva dimensión de ministerio y propósito abrió las puertas de su entendimiento para transmitir el mensaje del evangelio a lo lejos. Y la noticia se extendió por la faz del mundo conocido en ese entonces.

¡A trabajar!

El mensaje continúa difundiéndose y es para todos los que seguirían a Cristo hoy: ¡No te quedes ahí parado! Haz algo para promover el reino venidero de Dios.

Sé parte de la accion.

¡Vigila! ¡Mira hacia arriba! Regocíjate en sus promesas y ponte a trabajar.

Dorothy Nimchuk

Dorothy Nimchuk has a life-long love of writing. She has written intermediate Sabbath school lessons (current curriculum), stories for her grandchildren, and articles. She has self-published six books, proofread BAP copy while her husband Nick attended Midwest Bible College, served as Central District secretary-treasurer and as NAWM committee representative for the Western Canadian District women. Dorothy edited WAND (Women’s Association News Digest), Ladies Link (Western Canadian District women), and currently co-edits Afterglow, a newsletter for seniors. She assisted her husband, Nick, in ministry for thirty-five years prior to his retirement in 2002. The Nimchuks live in Medicine Hat, Alberta.

Latest posts by Dorothy Nimchuk (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dorothy Nimchuk has a life-long love of writing. She has written intermediate Sabbath school lessons (current curriculum), stories for her grandchildren, and articles. She has self-published six books, proofread BAP copy while her husband Nick attended Midwest Bible College, served as Central District secretary-treasurer and as NAWM committee representative for the Western Canadian District women. Dorothy edited WAND (Women’s Association News Digest), Ladies Link (Western Canadian District women), and currently co-edits Afterglow, a newsletter for seniors. She assisted her husband, Nick, in ministry for thirty-five years prior to his retirement in 2002. The Nimchuks live in Medicine Hat, Alberta.