La Música del Ministerio

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Agitar sus brazos no es suficiente. El movimiento debe ser claro, cronometrado e igual que en las sesiones de práctica. Este es el papel de mi prima Rachel, directora de música clásica en una iglesia local. Con una pequeña batuta en la mano, guía metódicamente a sus músicos a tocar de maneras distintas, y todos armonizan.

Después de practicar, lleva a sus músicos frente al público y los dirige a través de la música. ¿Los músicos necesitan al director para tocar la música? Realmente no. Tienen la partitura musical en frente de ellos. Pero el director mantiene a los músicos tocando juntos en armonía y los ayuda a interpretar correctamente su partitura musical.

De la misma manera, Cristo es nuestro director musical, y requiere nuestro trabajo: “Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18) La “y” es una conjunción y nos dice qué debemos hacer en función a lo que Él ha hecho. El ministerio del que habla Pablo en este pasaje es un servicio o tarea que se realiza para otras personas. Es una traducción de la palabra griega diakonia. La versión bíblica Nueva Traducción Viviente y Good News (inglés) la traduce como “tarea”. Pablo usa la misma palabra griega para describir cómo Dios estaba “poniéndome [a Pablo] en el ministerio” (1 Timoteo 1:12). Y en su primera carta a los Corintios: “Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo” (1 Corintios 12:5). Finalmente cuando habla con los pastores, Pablo dice que su responsabilidad es “perfeccionar a los santos para la obra del ministerio . . .” (Efesios 4:12).

Dios nos da la tarea de reconciliar a las personas con Dios porque las personas están separadas de Dios (Colosenses 1:21, 22). Todas las personas están distantes de Dios hasta que lo encuentran y lo siguen.

Una de las actividades favoritas de mi hijo pequeño es jugar en el parque. A veces, mientras está allí, se aleja de los juegos hacia un campo abierto. Cuando ya está a unos cien pies de distancia, le digo: “Luke, vuelve, por favor”. Se lo pido. Pero no necesito pedirle que regrese a menos que esté muy lejos. Del mismo modo, todos están lejos de Dios hasta que adopten una fe salvadora en Jesucristo.

¿Cuál es el ministerio para todos los cristianos que Pablo describe en 2 Corintios 5:18? Jesús lo expresó: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). ¿Cómo predicamos el evangelio? Al usar lo que Pablo llama la “palabra de la reconciliación”. Esta es la buena noticia, el mensaje que predicamos, para todos: “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación” (2 Corintios 5:19). Cristo murió y tomó el castigo que la gente merecía por sus pecados. Ahora las personas tienen vida eterna al creer en Él.

Dios es el director musical; Nosotros somos los músicos. En una pieza sinfónica, el director selecciona la música y la interpreta para los músicos. Pero los músicos producen la música. Lo que el público escucha viene de los instrumentos, no del director. Dios ha seleccionado la música para nosotros, así que vamos a tocarla.

Últimas entradas de Christopher L. Scott (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Christopher L. Scott serves as an associate pastor at a church in Exeter, CA. He contributes to the "Prays Together" column in the Sun-Gazette newspaper. He has also self-published How Time-crunched Leaders Develop Potential Leaders, a booklet for busy nonprofit and church leaders. You can read ChristopherÕs weekly articles at ChristopherScottBlog.com.