¿Qué quiere decir Pedro cuando escribe sobre los “elegidos según la presciencia de Dios Padre”?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

¿Qué quiere decir Pedro cuando escribe sobre los “elegidos según la presciencia de Dios Padre”?

Esta pregunta puede abordar la omnisciencia de Dios al saber quién responderá al evangelio, o puede abordar la predestinación, la elección de Dios de personas específicas desde la creación. O tal vez la pregunta se refiera a la triple obra de Dios en la salvación de las personas, de la que trata el resto de este pasaje: la presciencia de Dios Padre, la santificación del Espíritu y la aspersión de la sangre de Jesucristo (1 Pedro 1:2).

Cada una de estas explicaciones es relevante a la declaración de Pedro sobre los “elegidos según la presciencia de Dios Padre”. Pero escribir una respuesta fundamentada a cualquiera de ellas, y mucho menos a las tres, requiere más espacio del que disponemos aquí. Así que examinemos las palabras clave de la frase en cuestión: elegidos, presciencia y Dios.

El apóstol Pedro escribió esta declaración a un grupo de creyentes dispersos por Asia Menor (la actual Turquía). Las palabras aparecen en el saludo de la epístola y reconocen la fe expresada por aquellos a quienes Pedro escribía (vv. 3-9). Además, afirma una verdad comúnmente conocida y aceptada por el apóstol y los demás. En otras palabras, Pedro no estaba expresando un tema en el saludo para causar controversia.

Dios no puede mentir (Tito 1:2; 2 Timoteo 2:13). Por lo tanto, Él no es el autor del pecado. Dios tampoco creó caprichosamente al hombre incapaz de no pecar. Sin embargo, Él sabía antes de crear a la humanidad que el pecado entraría en la creación.

En el Antiguo Testamento, los elegidos no se refiere a personas como tales, sino a Israel como el pueblo elegido de Dios (Deuteronomio 7:6). Ellos eran altamente favorecidos, reunidos de entre otras naciones. Recibieron los mismos oráculos de Dios a través de la ley y los profetas y por medios que otros no tenían (Romanos 3:1-31). Pedro utiliza este mismo lenguaje del Antiguo Testamento sobre la elección divina y lo aplica a la iglesia del Nuevo Testamento. De estos creyentes se dice, haciendo eco de Deuteronomio 7:6 y Éxodo 19:5, 6: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios” (1 Pedro 2:9). Al igual que el antiguo Israel, la Iglesia es la elegida de Dios por la fe (1:5-9; Génesis 15:6).

La presciencia, en términos humanos, requiere tiempo para una referencia. Aquí se aplica al Dios eterno, que creó el tiempo pero no está sujeto a el. Con los humanos, pensamos en conocer lo que fue, es o será. Con Dios, esas referencias no se aplican, ya que el tiempo es específicamente un componente de Su creación, no de Él mismo.

Sobre la presciencia y el pasaje en cuestión de 1 Pedro 1, John Wesley ofrece útiles comentarios:

Estrictamente hablando, con Dios, no hay presciencia, o sea conocimiento antes o después: más bien, Él conoce todas las cosas como presentes desde la eternidad hasta la eternidad. Por lo tanto, esto no es más que un ejemplo de la condescendencia divina a nuestras bajas capacidades. Elegido — Por el amor libre y el poder omnipotente de Dios, sacado, separado del mundo. La elección, en el sentido de las escrituras, es que Dios haga cualquier cosa en la que nuestro mérito o poder no tengan parte. La verdadera predestinación o designación previa de Dios es: 1. El que creyere será salvo de la culpa y el poder del pecado. 2. El que persevere hasta el fin, será salvo eternamente. 3. Quienes reciben el don precioso de la fe, se convierten así en hijos de Dios; y, siendo hijos, recibirán el Espíritu de santidad para andar también como Cristo anduvo.

— Anciano Chip Hinds

Chip Hinds
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Chip Hinds is the Southwest District Superintendent of the General Conference of the Church of God (Seventh Day).