¡Con Ustedes!

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Mientras me preparaba para nuestro servicio anual de la Cena del Señor el pasado mes de abril, me di cuenta de que este año sería mi Cena número cuarenta desde mi bautismo.

Reflexioné sobre el significado de ese gran número. Al igual que el viaje de cuarenta años de Israel a través del desierto hacia la Tierra Prometida, mi propio viaje de fe ha tenido sus giros y vueltas, pero el Señor ha sido fiel en todo momento. Lo que no sabía en ese momento era que la celebración de 2022 sería diferente a las demás.

Las palabras de Jesús

Durante todos estos años, la Cena del Señor ha sido como un Año Nuevo espiritual y congregacional: mirando hacia atrás y hacia adelante juntos como cuerpo de Cristo. A medida que aumentaba mi expectación por celebrar este  sagrado momento de conmemoración con mis hermanos y hermanas, me acordé de lo que Jesús dijo a Sus discípulos:

“He tenido muchísimos deseos de comer esta Pascua con ustedes antes de padecer” (Lucas 22:15).

Como pastor de nuestra congregación local, mi tradición personal es pasar el día de la Cena del Señor en la iglesia, meditando sobre mi mensaje y preparando el santuario y el salón de comunión para nuestro servicio especial de la tarde. Dos palabras de Jesús, de Lucas 22:15, se habían quedado grabadas en mi mente. Mientras limpiaba, decoraba y preparaba la iglesia, la frase «con ustedes» sobresalía. Decidí que ese sería el tema de mi mensaje esa noche.

Deseo ansioso

La declaración de Jesús a Sus discípulos es apasionada. Él hace un fuerte énfasis en las palabras: «He tenido muchísimos deseos». Jesús no podía esperar a compartir esa comida sagrada e íntima con Sus discípulos. La Pascua del nuevo pacto que Jesús estaba a punto de inaugurar con ellos terminaría a la mañana siguiente para ellos.

Ese acontecimiento es el punto central de nuestro memorial y nuestra esperanza. Sobre el pan y la copa, Jesús declaró: «Este pan es mi cuerpo . . entregado por ustedes . . . Mi sangre, que es derramada por ustedes» (vv. 19, 20, énfasis añadido).

Haciendo y cumpliendo el pacto

Al decir «Mi», Jesús pone la magnitud de este acontecimiento en Él mismo. Sólo Él es el hacedor del nuevo pacto.

Pero al decir «ustedes» (pronombre plural), nos encomienda a nosotros, su pueblo del nuevo pacto, el guardar este trascendental acontecimiento. Lo recordamos y lo recreamos como la iglesia, por quien Él desea entregarse y con quien Él desea estar.

En cada Cena del Señor, lo recordamos. Pero también recordamos que Su acto de sacrificio nos ha convertido en un pueblo del pacto para Él y para los demás.

Bendiciones de hermanos

Al reflexionar sobre las palabras «con ustedes», me emocioné más por el servicio y por estar con la iglesia -mis amigos- mientras nos reuníamos en torno a Jesús. Recordando mis treinta y nueve Cenas anteriores, pude apreciar lo significativas que fueron, sólo en la medida en que fueron compartidas con mis hermanos y hermanas en Cristo.

Tal vez mi atracción y atención al tema «Con Ustedes» estuvo influenciada por dos años de COVID, donde el reunirse como Iglesia de Dios para los servicios sabáticos e incluso para la Cena del Señor era una amenaza para muchos alrededor del mundo. Gracias a Dios que mi iglesia local en Jasper pudo reunirse, con precauciones, durante la mayor parte de los últimos dos años, incluyendo las Cenas del Señor de 2020 y 2021.

No podía imaginar una Cena del Señor sin ellos. Pero estaba a punto de hacerlo.

Atrapado por el COVID

Irónicamente, este año, después de que las restricciones del COVID se habían levantado y se habían disipado casi todas las preocupaciones serias, el mismo día de la Cena del Señor salí positivo en la prueba del virus. Tuve un resfriado la semana anterior y se me pasó en pocos días. Pero la noche anterior a la Cena me enteré de que un amigo con el que había estado una semana antes había dado positivo.

Así que a la mañana siguiente, el día de la Cena del Señor, me hice la prueba para estar seguro. Efectivamente, después de dos años de haber esquivado con éxito el COVID, por fin me había alcanzado.

Solitario y hermoso

Por primera vez en cuarenta años, la Cena del Señor se celebró sin mí. Stephanie y yo tuvimos un servicio muy bonito en casa, solamente los dos. Pero nos sentíamos un poco solos, sabiendo que muy cerca, nuestros hijos y amigos se reunían sin nosotros.

Después me enteré de que ellos también tuvieron un servicio precioso, pero el dolor de la separación, tanto para ellos como para nosotros, me abrió los ojos. Esa noche no pude compartir mi sermón «Con Ustedes», pero el mensaje no falló en cumplir su objetivo. Todo ese tiempo había sido para mí.

Deseo ferviente

Ahora veo que mi deseo de estar «con ustedes», hermanos, es un eco del ferviente deseo del Señor.

Debe ser el deseo sobrenatural que hace que la iglesia sea la iglesia. Sentir ese deseo de estar juntos en los días previos a la Cena del Señor; de estar juntos en compañía, recordando lo que Jesús ha hecho para convertirnos en Su pueblo del nuevo pacto; de sentirme atraído para compartir este mensaje especial con ustedes, y luego no poder haberlo hecho, sólo hizo que la verdad esencial y existencial del mismo resonara más profundamente en mí.

Caminando juntos

Espero que su deseo de estar con los santos sea tan fuerte y urgente como el mío de estar con ustedes, pero los acontecimientos actuales no van por ahí. Escucho en las noticias que muchos se están apartando de la fe. La Palabra nos dice que así será. Muchos no están regresando a la iglesia en el mundo post-COVID.

Espero que esto no sea cierto para nosotros en la Iglesia de Dios (Séptimo Día). No es así para mí. Si algo me han enseñado treinta y nueve Cenas del Señor con la Iglesia, y una separada de ella, es que el viaje de la fe está destinado a ser caminado juntos. No podemos hacerlo solos.

Por eso, que las palabras de Jesús sean todas nuestras: He tenido muchísimos deseos de estar con ustedes.

No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca (Hebreos 10:25).

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.