© motortion | Dreamstime.com

Viendo como Jesús Ve

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Mi lista de cosas por hacer era demasiado larga: ir a la oficina de correos y al supermercado, limpiar la casa y hacer preparativos para la fiesta de cumpleaños. ¿Podría completar todo antes de que llegaran los invitados al mediodía para celebrar el primer cumpleaños de nuestra nieta?

Me apresuré a la oficina de correos, solo para descubrir que aún no estaba abierta. Decidida a terminar todas mis tareas, proseguí con mi siguiente mandado, fui rápidamente al supermercado y luego volví a pasar por la oficina de correos. ¡Vaya mañana! Sintiéndome agotada y desaliñada, noté a una señora atractiva y bien arreglada que dejaba su correspondencia.

Cuando salí de la oficina de correos, la mujer me pasó. Dudando, luego sonriendo, le dije: “Se ve hermosa. Cuando la vi por primera vez, le pedí a Dios que me ayudara a lucir más arreglada”.

Sonriendo, me dio las gracias y nos subimos a nuestros autos. Luego miró en mi dirección, salió de su auto y caminó hacia el mío. “Su cumplido me ha bendecido”, dijo. Después su voz se quebró. “A mi hijo le acaban de diagnosticar leucemia aguda y me dirijo al hospital”.

Mi corazón se dolía por esta persona ajena. “Lo siento mucho. ¿Puedo orar con usted?”

Ella hizo una pausa. “Si usted quiere”. Me estiré a través de la ventana abierta, tomé su mano y oré una oración sincera por su hijo, los médicos y el equipo médico, y por ella.

Cuando terminé, se secó las lágrimas y dijo: “Eso fue hermoso. Ojalá yo pudiera hacer eso”.

“Usted puede”, le aseguré. “Solo se necesita práctica”. Habló más sobre la grave situación de su hijo de treinta y siete años y sus oraciones por su crecimiento espiritual. Después de escuchar, compartí cómo Dios me había consolado en mi propia batalla contra el cáncer incurable. Nos despedimos y ella se fue. Ni siquiera obtuve su nombre.

Conduciendo a casa, me alegré de que Dios me hubiera usado para animar a la señora. Pero también me preguntaba con qué frecuencia pierdo oportunidades como esta por andar apresuradamente en mis días.

Me vinieron a la mente versos de los Evangelios que me recordaron que Jesús veía a las personas que Él pasaba. Por ejemplo, Mateo 9:36 dice: “Cuando vio a las multitudes, les tuvo compasión, porque estaban confundidas y desamparadas, como ovejas sin pastor” (NTV, énfasis del autor).

Jesús no estaba concentrado en Su lista de cosas por hacer, mirando ciegamente hacia adelante e ignorando a quienes lo rodeaban. No se apresuró a Su próxima cita, tratando de evitar interrupciones. En cambio, vio a los necesitados y tomó tiempo para cada uno.

Con demasiada frecuencia dejo que mi apretada agenda me haga inflexible, pasando apresuradamente a los que Dios pone en mi camino. ¿A cuántas personas paso todos los días sin realmente verlas? ¿Con qué frecuencia me pierdo de la bendición de compartir a Jesús con los demás?

Estoy agradecida de que Dios me ayudó a notar a la señora en la oficina de correos y me impulsó a hacer lo que Jesús hubiera hecho: acercarme a ella.

Una vez en casa, Dios me ayudó a prepararme a tiempo para la fiesta de cumpleaños. Y ese encuentro divino hizo que ver a mi nieta disfrutar del glaseado de su pastel de cumpleaños fuera aún más especial.

Así que ahora oro: “Querido Padre, abre mis ojos y mi corazón a los que me rodean. Por favor, ayúdame a ver a los demás como Tú los ves y a mostrar Tu amor a los que pones en mi camino”.

Últimas entradas de Lydia E. Harris (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Lydia E. Harris has accumulated over 1,000 writing credits since 1998. Her articles have appeared in such publications as Clubhouse, Clubhouse Jr., LIVE, Mature Years, and Purpose. She has also contributed to 29 books, including Blessed Among Women, For Better, For Worse, The Power of Prayer, and Treasures of a Woman’s Heart. For the past 20 years Lydia has written “A Cup of Tea With Lydia,” a column published in 20 Country Register newspapers in the US and Canada, with about a half-million readers. She and her husband live in Lake Forest Park, WA.