Repensando las Expectativas del Reino

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

“El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).

Con estas palabras, el Evangelio de Marcos inaugura el ministerio de Jesús. Tuvieron un tremendo impacto en Su día, y deberían tenerlo también en el nuestro.

Jesús habló en un momento de gran expectativa. Juan el Bautista había hecho pedazos cuatrocientos años de silencio profético con la mirada y el sonido de Elías. Entró en escena cuando la expectativa Mesiánica estaba muy alta, cuando los hombres que decían ser el Mesías habían reunido seguidores, habían sido asesinados y se habían convertido en nada (Hechos 5:36, 37).

Las palabras de Jesús hablaban de esperanza, de buenas noticias, confirmando la validez de la espera. Pero también habló de cambio; habló de arrepentimiento.

¿Qué piensa cuando lee o escucha la palabra arrepentirse? ¿Piensa en el ministerio de Juan el Bautista, de personas que confiesan sus pecados y expresan remordimiento? La palabra en sí significa “pensar diferente. . . reconsiderar” (Diccionario Griego de Strong, G3340). ¡Entrar en el reino de Dios iba a requerir mucho de volver a pensar! El reino de Dios iba a ser diferente de lo esperado, y entrar en él requeriría un tipo diferente de creencia.

Cambiando la forma de pensar del pasado

El Mesías no sería un rey vencedor sobre un caballo blanco sino un siervo sufriente sobre un asno; no un desalojador romano sino una víctima de la ejecución romana; no un fariseo piadoso, sino el amigo de recaudadores de impuestos y prostitutas. El reino de Dios también sería diferente de lo que se esperaba. No un trono davídico en Jerusalén centrado alrededor de los sacrificios del templo, sino una gloria shekinah habitando en millones de corazones gentiles. Un reino no de una nación étnica purificada sino para todas las personas en todas las tribus y naciones.

Para muchos, el cambio drástico de pensamiento fue demasiado. Para algunos no fue una buena noticia en absoluto. Pablo pudo volver a contar la obra de Dios a través de la historia de Israel y ser recibida con paciencia, hasta que dijo que fue enviado para llevar las buenas nuevas a los gentiles. Y le oyeron hasta esta palabra; entonces alzaron la voz, diciendo: Quita de la tierra a tal hombre, porque no conviene que viva (Hechos 22:22).

A pesar de la extrema diferencia entre la expectativa y la realidad, la verdad seguía siendo una buena noticia: el reino de Dios estaba cerca, al alcance de la mano, presente en ese momento en la persona de Jesús. Todo lo que se requería para entrar era recibirlo como Salvador y Señor. Sin embargo, qué pocos entraron. Qué pocos se arrepintieron.

Cuán diferente era este Mesías de todos los pretendientes que prometieron vencer a Roma y restaurar el trono de David. Murieron y se hicieron nada. Éste no hizo tales promesas. En cambio, prometió perdonar los pecados, resucitar a los muertos, ser el camino, la verdad, la vida y el único camino a Dios (Juan 14:6). ¡Cuánto más ostentosas fueron Sus promesas! Sin embargo, Él también murió, solo para validar Sus afirmaciones al resucitar de entre los muertos.

Corrigiendo el pensamiento presente

Aquí es donde debemos tomar nota, hacer una pausa y asegurarnos de no repetir los errores de la historia. Dice un himno que a los que conocen la vieja historia les encanta escucharla mejor. Nos encanta escuchar cuánto nos ama Jesús, que murió para perdonar nuestros pecados, pero olvidamos que vino a establecer un reino. Un reino es un lugar bajo el gobierno soberano de un rey.

¿Cuál es nuestra expectativa con respecto al reino de Dios? ¿Dónde está, cuándo es? ¿Cómo entramos? ¿Qué debemos hacer para ser salvos? Estas son las preguntas con las que pasamos el tiempo luchando, cuando las verdaderas preguntas son “¿Quién es?” y “¿Lo conoce?” Y tal vez aún más importante, “¿Él le conoce?” ¿Está usted bajo el gobierno soberano del Rey de Reyes? ¿Se ha unido a Él en Su misión?

El tiempo está cumplido; el reino de Dios está cerca. Jesús ha venido. Murió y resucitó. Está sentado a la diestra del Padre con toda autoridad en el cielo y en la tierra, y ha enviado Su Espíritu para que habite en nosotros. Su reino es una realidad presente en cada corazón rendido a Su voluntad. Y Su voluntad no es una noción vaga. Es una comisión específica: hacer discípulos, ser Sus embajadores, continuar lo que Él comenzó hasta que Él venga de nuevo.

¿Hemos comenzado a ver esto como nuestro propósito personal? ¿Es esa nuestra expectativa de lo que significa vivir en el reino de Dios?

Manténgase enfocado

Nosotros también podemos pasar por alto la verdadera misión del Mesías. Él no estaba forjando un estado-nación. No tenía la intención de crear un enclave para los puros y santos. No vino a condenar sino a salvar. Estaba dispuesto a dejar las noventa y nueve para encontrar a la perdida. Su reino no sería como ninguno en este mundo. El más grande sería el siervo de todos, y la victoria sobre los enemigos vendría al amarlos. ¿Estamos buscando los mismos objetivos por los mismos medios como Jesús lo hizo?

Las preguntas con las que la iglesia aún debe luchar son: “¿Nos hemos apartado de nuestras viejas costumbres [es decir, nos hemos arrepentido]? ¿Estamos cayendo en la trampa de buscar cosas menores, reinos terrenales y propósitos familiares, cómodos y egoístas? ¿Hemos sacrificado nuestros pensamientos y expectativas a Dios para dar paso a que la identidad y la misión de Jesús reine en nosotros?”.

Anhelamos que el rey conquistador cabalgue sobre el caballo blanco y corrija todas las injusticias, humille a los orgullosos, purifique la tierra (y lo hará). Pero dejó la gloria (y las noventa y nueve) para encontrar a la oveja descarriada. Fue a los enfermos a quienes acudió el Gran Médico. Y hasta que Él regrese, debemos hacer lo mismo: ser Sus manos, pies y voz; compartir la invitación a entrar en Su reino con aquellos que están perdidos y muriendo en este mundo oscuro.

Jesús les dijo a todos los que lo seguirían que tomaran su cruz diariamente, negando sus propios deseos y expectativas, para hacer la voluntad del Rey que murió para rescatar a Sus siervos. Este es el camino angosto de entrada al reino de Dios. ¡Enfoquémonos en Jesús y sigamos Su plan como ciudadanos del reino de Dios!

Loren Gjesdal
Últimas entradas de Loren Gjesdal (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Loren is husband to Nickki for more than 30 years and father to 2 adult children and 1 teen. He lives in Oregon where he is co-pastor of the Marion Church of God (Seventh Day), part time property manager, and Artios Christian College Co-Director.