Incendios Controlados

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Otra temporada devastadora de incendios llegó y se fue de Australia, dejando a su paso miles de acres de paisaje quemado, casas convertidas en cenizas, 129 muertes, pérdida masiva de ganado e innumerables animales endémicos desaparecidos. La tenue brizna de humo en un día de 45 grados centígrados es suficiente para enviar llamadas de pánico a los servicios de emergencia.

Vastas extensiones de tierras de cultivo aún arden. La tierra de Bush está misteriosamente ennegrecida. Durante unas semanas, la autopista Eyre estuvo cerrada, aislando la parte oeste de Australia del transporte habitual de camiones cargados con suministros esenciales. Caravanas, camiones y automóviles quedaron varados en condiciones de calor cerca de la llanura de Nullarbor, lo cual les impidió conducir debido al incesante y espeso humo.

 

Tragedia y Recuperación

Los medios de comunicación internacionales transmitieron imágenes en todo el mundo de la tragedia que se desarrollaba. Estados Unidos envió generosamente equipos de bomberos expertos para ayudar. También prestó un avión grande que bombardeaba agua, solo para que tristemente se perdiera el avión bombero y sus dedicados pilotos en el espeso humo cerca de las Montañas Azules en Nueva Gales del Sur.

A medida que disminuyen los incendios, el proceso de recuperación ahora está en marcha. Los asesores de seguros trabajan arduamente para responder a los reclamos. Las cadenas de camiones de semirremolque transportan heno a granjas con urgente necesidad de forraje en todo el país. Los aturdidos residentes están lentamente tratando de recuperar sus vidas, buscando recuerdos entre las ruinas de carbón de lo que alguna vez fueron sus hogares.

Triunfo

Sin embargo, a través de todo esto, ha habido momentos increíbles.

El personal de los servicios de emergencia estatales, los servicios de bomberos, la policía y otros servicios de emergencia trabajaron incansablemente en condiciones agotadoras. Organizaciones benéficas recaudaron y distribuyeron fondos a los necesitados. Personas notables rescataron y cuidaron de los animalitos sufriendo traumas.

En algunos casos, los animales más pequeños sobrevivieron al calor escondiéndose en cuevas de wombats, (el wombat es un animal nativo de Australia y tiene la apariencia de un oso con músculos, es pequeño y de piernas muy cortas) excavadas profundamente en el suelo. Y en algunos casos reportados donde los granjeros oraban, las casas se salvaron milagrosamente cuando la tormenta de fuego pasó, dejando un paisaje ennegrecido y humeante.

En algunas partes de Australia, la neblina de humo aún persiste, un recordatorio de que este gran y seco continente del sur tiene una historia de auge y caída, incendios e inundaciones, vida y muerte.

 

Explicaciones

A lo largo de todo esto, los medios de comunicación, más equipados que nunca, compartieron una narrativa de que estos incendios fueron causados ​​esencialmente por una falta de acción asertiva para resolver el problema del cambio climático. La tragedia que se desarrolla de la pérdida y la muerte se politizó de alguna manera a medida que los partidos políticos de izquierda atribuyeron mucha culpa a las voces más conservadoras.

Notablemente, también, esas mismas fuentes de disensión no se refirieron a los registros que revelan que 186 personas durante el año pasado en toda Australia fueron acusadas formalmente de delitos relacionados con incendios provocados.

Sin embargo, históricamente, los incendios de este año fueron de alguna manera comparables a los que se han registrado desde los años 1800s. Los registros muestran que, en diversos grados, hubo una pérdida aún mayor de vidas, tierras y propiedades en temporadas previas.

A veces, estos eventos catastróficos se asemejan al «fin del mundo». Y para algunos, emocional y físicamente así es, como la muerte de un joven voluntario de la brigada de bomberos, cuya joven esposa y bebé se quedaron sufriendo el duelo. La pérdida de 5,000 ovejas fue demasiado para un granjero y su esposa. O toda una empresa que se convirtió en nada más que un montón de cenizas sin seguro.

 

Valores Cambiados

En una Australia anterior que tenía un espíritu cristiano distinto, los sufrientes y traumatizados podían ver de alguna manera su vulnerabilidad en el contexto de una realidad trascendente mayor. Dios proveería. Dios consolaría. Dios restauraría según sus riquezas. Dios permite que estas cosas sucedan. Dios está con nosotros, pase lo que pase.

Hoy hemos evolucionado hacia una generación diferente cuyos valores han cambiado. Nos hemos convertido en un país secularizado que posee un desdén público no expresado, casi un odio, por todo lo que refleje el nombre de Jesús. Dios ya no está en la mente de la nación. La política, la educación y los medios de comunicación ahora hablan al unísono con una voz matizada y «políticamente correcta».

 

Lidiando con el Desastre

Como resultado, nuestra forma de enfrentar el desastre también ha cambiado. El financiamiento de los servicios de salud mental ha aumentado, en muchos casos para satisfacer el aumento significativo del suicidio y el estrés postraumático.

Ya no oramos; de hecho, cuando nuestro primer ministro cristiano ofreció «sus pensamientos y oraciones» por los desposeídos por los incendios, los medios de comunicación de izquierda, inmediatamente lo ridiculizaron y se burlaron de él.

 

Valores Trascendentes

Ha pasado otra temporada de incendios. El año que viene seguramente habrá otra temporada de inundaciones, granizo, fuego o sequía. Habrá quienes estén orando y quiénes no. Habrá vidas perdidas y lecciones aprendidas. Podríamos preguntarnos, ¿habrá un discurso similar sobre la «urgencia por el cambio climático» el próximo año?

Como seguidores de Jesucristo, en medio del precedente de la narración bíblica, podemos preguntarnos, ¿qué se necesita para que el corazón de una nación se vuelva hacia Dios? La prosperidad y la abundancia material (bendición) ciertamente nos han alejado más de la fe. ¿Perder todo lo que damos por sentado hablaría de alguna manera más profundamente en nuestro dolor y nos haría buscar esos valores trascendentales que nuestros antepasados ​​tenían?

Es una pregunta interesante al pensar en aquellos que han sufrido y pasado por tanto.

Últimas entradas de John Klassek (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

John Klassek was born to immigrant parents and grew up in a Sabbatarian church. He is the author of Hope of the Resurrection, now ready for its fifth printing, and serves as secretary of the International Ministerial Congress. John and his wife, Rebecca, have six children and five grandchildren. Living in their hand-built mudbrick home in rural Western Australia, he works bi-vocationally in IT support and ministry, pastoring a CoG7 congregation near the capital city of Perth. Over the past 20 years John has pioneered the development of MessageWeek Media Ministries (http://www.message7.org), streaming hundreds of in-house produced gospel videos. He is a keen motorcyclist, enjoys coin collecting and public speaking, and has an interest in biblical archaeology._