When and Where is the Kingdom?

¿Cuándo y Dónde es el Reino?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Todo lector aplicado del Nuevo Testamento debe hacer una pausa al leer estas palabras de Jesús:

Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y ENTONCES PAGARÁ A CADA HOMBRE CONFORME A SUS OBRAS. «De cierto os digo, que hay algunos de los que están aquí que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre viniendo en Su reino» (Mateo 16:27-28).

Han pasado casi 2000 años desde que Jesús pronunció estas palabras, y estamos bastante seguros de que todos los que las escucharon probaron la muerte, pero todavía estamos esperando que Jesús regrese con sus ángeles. ¿Cómo puede ser esto? ¿Es esta una profecía fallida, es una mala traducción o, como muchas de las enseñanzas de Jesús, estas palabras necesitan un análisis cuidadoso para ser comprendidas correctamente?

Un Reino No de Este Mundo

Jesús le explicó a Poncio Pilato que Su reino no sería un rival físico del Imperio Romano, sino que era un reino espiritual. «Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo;  si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí» (Juan 18:36). Cuando Jesús enseñó a sus discípulos a orar, incluyó esta petición: «Venga Tu reino» Luego describió lo que constituía este reino: «Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.» (Mateo 6:10)

Al responder a la acusación de que Él echaba fuera demonios por el poder de Satanás, Jesús desafió a los fariseos a considerar qué significaba si estaban equivocados: «Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios » (Mateo 12:28). El reino de Dios, entonces, está asociado específicamente con el mismo Jesús, por lo que Jesús dijo: «porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.» (Lucas 17:21).

El Apóstol Pedro vio la transfiguración de Cristo, así como Su ascensión a las nubes, y fue lleno del poder del Espíritu Santo en Pentecostés. « Por estas razones se llamó a sí mismo tanto testigo como participante también de la gloria que ha de ser revelada… » Como alguien que escuchó a Jesús decir que «algunos de los que están aquí… no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre viniendo en Su reino», Pedro pudo decir que vio a Jesús revelado en gloria, ascender a los cielos y que había participado en la inauguración del reino de Jesús.

Reino Aún Por Revelar

Sin embargo, Pedro también dijo que hay una parte del reino de Jesús que aún está por revelarse.  «Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas» (2 Pedro 3:10). Pedro incluso explica por qué esta expectativa no se cumplió inmediatamente después de la resurrección de Jesús: «El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 Pedro 3:9).

Vivimos en una época de juicio diferido, como si fuera una pausa, entre la inauguración del reinado del Rey y la consolidación de Su reino. Es un acto de misericordia y gracia que se difiera la plena consolidación para que también se demore el juicio final. Se permite que el reino de Dios crezca voluntariamente, un corazón rendido a la vez.

Se permite que el reino de Dios crezca voluntariamente, un corazón rendido a la vez. – Loren Gjesdal Click Para Twittear

Reino Espiritual

Muy a menudo, como evangelistas, predicadores y maestros en la iglesia, señalamos la cruz y enfatizamos a Jesús como Salvador, el que perdona los pecados, pero luego olvidamos afirmar claramente que la entrada en el reino de Dios significa que Jesús toma Su lugar en el trono de cada corazón como Señor. Recibir el Espíritu Santo, como se prometió a todos los que hacen de Jesús Señor y Salvador, es recibir el poder de Dios para vivir una vida de propósito y comisión bajo y dentro de la autoridad del reino.

La caída de imperios y emperadores, junto con el surgimiento de la democracia y la supremacía del individuo, ha silenciado el poder de la frase «Jesús es el Señor.» Muchos pagaron con sus vidas por negarse a colocar a César por encima de Jesús. Con cada confesión de que «Jesús es el Señor», el imperio de Roma se encogía un poco y el reino de Jesús se expandía. Con cada confesión de fe, la voluntad de Dios aumentaba «en la tierra como en el cielo.» A través de la morada del Espíritu Santo, el reino encontró un hogar en el corazón de ese individuo, en su «entre vosotros.»

Existe hoy en la tierra un reino espiritual, inaugurado en Pentecostés, que ha ido creciendo desde entonces. Es un reino espiritual, pero no menos que un reino de Dios y del cielo. Queda por venir, sin embargo, un reino físico, un reino eterno y un reinado perfecto de justicia. Hay un reino que es y que aún está por venir. Somos salvos e incluidos en ese reino solo por la gracia de la diación: «Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación » (2 Pedro 3:15). ¡Que podamos vivir y liderar como miembros del reino de Jesús hoy!


  • Para aprender más sobre cómo se entrelazan el Reino de Dios, el plan de redención, la vida de Jesús y las enseñanzas de los apóstoles, visite Artios Christian College aquí.
  • ¡Las Inscripciones están abiertas! Para inscribirse en BIS 104 — Historia y Literatura del Nuevo Testamento, haga clic aquí.
  • Becas disponibles en algunos distritos. Envíe un correo electrónico a Makayla Ross a makayla.ross@artioscollege.org para obtener más información.
Loren Gjesdal
Últimas entradas de Loren Gjesdal (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Loren is husband to Nickki for more than 30 years and father to 2 adult children and 1 teen. He lives in Oregon where he is co-pastor of the Marion Church of God (Seventh Day), part time property manager, and Artios Christian College Co-Director.