Vínculo entre Extraños

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Intenté con premura recalibrar mi cerebro lejos de la llamada evangélica que estaba escuchando de mi Maestro. Fracasé. Mi plétora de excusas me parecía válida. La jubilación apareció en la esquina cuando la vejez golpeó la puerta de mi cuerpo. Sin embargo, las palabras del sermón del Dr. Hawkins se arraigaron permanentemente en mi corazón: “Sal de tu zona de confort. Comparte el evangelio con aquellos que no han escuchado.”

Acurrucarme en mi zona de confort parecía satisfactorio para una mujer que ahora tiene el pelo blanco. Me encantaba enseñar la Biblia a los niños en la iglesia, pero la mayoría de mis alumnos venían de hogares donde se les había enseñado el Evangelio. Ahora adolescentes y niños que nunca habían escuchado el evangelio tiraban de las cuerdas de mi corazón.

Cuando pasé por los apartamentos destartalados cerca de mi casa en Dallas, me pregunté cuántos de los jóvenes que residían allí no tenían ni idea de la verdad acerca de nuestro Salvador. Después de luchar con almohada y conciencia varias noches, me rendí, catapultándome a los aspectos desconocidos del ministerio en los apartamentos.

En mi primer intento, solo habíamos cinco niños y yo debajo de un árbol — con el Espíritu Santo del Dios vivo. Antes de darme cuenta, veinte jóvenes vinieron a nuestro club bíblico. Un día decidí repartir invitaciones para el siguiente sábado a un club bíblico, con hot dogs y todos los adornos. Cuestioné mi cordura mientras repartía los volantes durante el calor del verano. Junio nos había presentado una temperatura a grados superiores a cien. Con el sudor que goteaba de mi frente y algunas invitaciones que me quedaban, decidí subir las escaleras donde creía que podrían vivir más estudiantes.

Cuando mis pies cansados llegaron a la cima, una mujer salió a mi encuentro. Estaba vestida con una larga prenda amarilla acentuada por un diseño geométrico negro. La encantadora dama comenzó a hablarme en un idioma que no entendía. A su vez, hablé con ella con mi acento tejano, que le era extraño. Abrió la puerta de su apartamento y me indicó que entrara. El aire fresco me dio la bienvenida. Esta mujer me regaló un vaso lleno de agua helada. Me lo tomé de un trago.

A continuación, esta señora me tomó de la mano y me llevó a la pared de su sala de estar. Noté un calendario colgado allí que mostraba una gran imagen de Jesús en la cruz. Mientras me honraba con su sonrisa entrañable, señaló a Jesús y luego a su corazón. Ella repitió la acción. Luego señalé a Jesús en el calendario y a mi corazón dos veces.

Nos abrazamos Aquí estábamos, dos extrañas que no entendían las palabras que cada una hablaba y, sin embargo, compartimos un vínculo en nuestro amor por Jesús. Dejé su apartamento satisfecha con el agua fría que me dio y el mudo testimonio de su creencia en nuestro Salvador.

Hasta el día de hoy, los recuerdos de mi encuentro con esta creyente aún bendicen mi corazón. Luego me enteraría que ella y su familia habían escapado de un país donde los cristianos eran perseguidos. Sus hijos, que son creyentes fuertes, se convirtieron en estudiantes fieles en nuestro club de la Biblia y ayudantes en el trabajo. Como resultado, el Señor conquistó a cien niños y adolescentes en el complejo de apartamentos hacia Su reino cuando nacieron de nuevo.

Agradezco a Jesús por mi cita divina con una mujer que era una extraña para mí. Aprendí que los extraños se unen cuando tienen el Espíritu Santo en sus corazones.

Sandy K. Keeton

Sandy K. Keeton has published in Christian Standard magazine and Alive magazine, and her book, Miracles in His Vineyard, is available on Amazon. Sandy lives in Dallas, TX.

Latest posts by Sandy K. Keeton (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sandy K. Keeton has published in Christian Standard magazine and Alive magazine, and her book, Miracles in His Vineyard, is available on Amazon. Sandy lives in Dallas, TX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *