¡Veríamos a Jesús!

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

La reciente resurrección de Lázaro había causado un gran revuelo entre las multitudes reunidas para la Pascua en Jerusalén. Varios griegos, probablemente prosélitos judíos, también habían venido a Jerusalén para adorar y escucharon del milagro. Se acercaron a Felipe y le dijeron: “Señor, queremos ver a Jesús” (Juan 12:21, NVI).

Los seguidores de Jesús no lo sabían en ese momento, pero el deseo de estos griegos pudo haber sido el Espíritu Santo motivándolos a acercarse al Salvador. Eso fue planeado y profetizado hace mucho tiempo. Pero no fue sino hasta después de Su muerte y resurrección que el evangelio verdaderamente se extendió a todo el mundo.

Asuntos urgentes

La petición de los griegos puede haberse originado por simple curiosidad: ¿Por qué los judíos mostraron tal animosidad contra Jesús? Felipe, junto con Andrés, comunicaron su petición a Jesús, pero, al parecer, quedó sin respuesta. En cambio, preocupado por la cercanía de Su “hora”, Jesús compartió con Sus discípulos que Su tiempo había llegado para ser glorificado:

“Ciertamente les aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero, si muere, produce mucho fruto. . . . Ahora todo mi ser está angustiado, ¿y acaso voy a decir: “Padre, sálvame de esta hora difícil”? ¡Si precisamente para afrontarla he venido!” (vv. 23, 24, 27, 28).

Jesús tenía todo el derecho de estar preocupado. Los fariseos estaban redoblando sus esfuerzos para deshacerse de Él y de Lázaro, para que los romanos no les quitaran su lugar y su nación. En respuesta a sus temores, Caifás respondió que era mejor que muriera un hombre en lugar de la nación entera. Esto significa que la muerte de Jesús no fue por los judíos sino por todos (11:49-52).

Juicio y crucifixión

Las cosas progresaron rápida y dramáticamente después de que se propagó la noticia del arresto de Jesús. Los esfuerzos de los fariseos para condenar a Jesús surgieron por el miedo y los celos. Pilato dejó que los judíos decidieran a quién debía soltar en la Pascua: a Jesús o a Barrabás. Los fariseos exigieron la libertad de Barrabás, un hombre culpable de asesinato y sedición. “¿Pero qué hago con Jesús?” Pilato preguntó (Mateo 27:15-22).

“¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!” El clamor surgió de los principales sacerdotes y oficiales. Renuente a hacerlo, Pilato fue advertido por la gente que liberar a Jesús significaba que no era amigo de César. La multitud seguía repitiendo y gritando que lo crucificaran y gritaban: “¡No tenemos más rey que César!” (Juan 19:12, 15).

El Cordero de Dios murió el día de la preparación de la Pascua. Tres días después, resucitó tal como había dicho. Sin embargo, pagados por los fariseos, los guardias de la tumba informaron que los discípulos de Jesús habían robado Su cuerpo.

Los griegos que se acercaron por primera vez a Felipe pudieron haber sentido una extraña sensación de pérdida mientras regresaban a casa. Podemos imaginar lo que pasaba por sus mentes: ¿Quién es este Jesús, y por qué Su vida y Su mensaje se desperdiciaron a raíz de Su muerte? Había predicado un reino, pero ahora todo está perdido.

Evangelio universal

Unas pocas semanas después, estos mismos griegos se reunirían en Jerusalén para Pentecostés. Al mezclarse con judíos de todo el mundo, escucharon emoción, no, asombro, ya que cada persona escuchó y entendió en su propio idioma la resurrección de Jesús, predicada por Pedro y otros discípulos. El dolor se convirtió en convicción y conversión, y los judíos fueron bautizados por miles. ¿Podría ser esta salvación también para nosotros? los griegos podrían haber pensado. Tal vez regresaron a casa desanimados porque los judíos insistieron en que debían circuncidarse, el único rito que no habían cumplido.

En los meses que siguieron, los griegos descubrieron que la salvación es para toda la humanidad, no sólo para los judíos. Es posible que hubieran escuchado el mensaje de Pablo de que era la fe la que justificaba, así como la del “padre de muchas naciones” que salvaba y que, bajo los términos del nuevo pacto, ni la circuncisión ni la incircuncisión valían nada. Una vez más, podrían haberse desconcertado: ¿Qué se necesita exactamente para eliminar la culpa y el castigo por el pecado del hombre, para quitar las manchas?

El Diccionario Bíblico Ilustrado de Nelson define bien el pecado y su remedio:

En la Biblia, el pecado se ve de varias maneras: como una ofensa contra Dios, la cual requiere un perdón; como contaminación, la cual requiere limpieza; como esclavitud, la cual clama por la emancipación; como una deuda, la cual debe ser cancelada; como derrota, la cual debe ser revertida por la victoria; y como distanciamiento, lo cual debe corregirse mediante la reconciliación. Como sea que se vea el pecado, es a través de la obra de Cristo que se proporciona el remedio. Él ha procurado el perdón, la purificación, la emancipación, la anulación, la victoria y la reconciliación.

Isaías reveló el alcance de esta buena noticia cuando escribió que Jesús sería “Yo te pongo ahora como luz para las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra” (49:6)

Pudo haber sido la curiosidad lo que primero llevó a los griegos a buscar a Jesús. Aunque no recibieron una respuesta directa de Él en ese momento, terminaron siendo testigos del gran poder de Dios en acción y entendieron claramente que la salvación se extendía a ellos.

Todo el mundo necesita ver a Jesús, independientemente de su raza, nacionalidad o antecedentes. ¡De nosotros depende compartirlo con ellos!

Últimas entradas de Dorothy Nimchuk (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dorothy Nimchuk has a life-long love of writing. She has written intermediate Sabbath school lessons (current curriculum), stories for her grandchildren, and articles. She has self-published six books, proofread BAP copy while her husband Nick attended Midwest Bible College, served as Central District secretary-treasurer and as NAWM committee representative for the Western Canadian District women. Dorothy edited WAND (Women’s Association News Digest), Ladies Link (Western Canadian District women), and Afterglow, a newsletter for seniors. She assisted her husband, Nick, in ministry for thirty-four years prior to his retirement in 2002. The Nimchuks live in Medicine Hat, Alberta.