Venga Tu Reino

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

La película del 2000 Pay It Forward (Cadena de Favores) cuenta la historia de un estudiante de séptimo grado llamado Trevor, cuyo nuevo maestro de estudios sociales le asigna una tarea de pensar en algo que podría cambiar el mundo, y luego ponerla en acción. A Trevor se le ocurre la idea de hacer grandes favores a tres personas que no tienen que pagar, sino devolver el favor, es decir, el receptor tiene el desafío de hacer “un gran favor” para tres personas nuevas, y así sucesivamente. Los esfuerzos de Trevor comienzan a cambiar vidas (incluida la suya), convirtiéndose en un círculo de bondad en expansión que supera los sueños de Trevor y finalmente ese proyecto lo sobrevive.

La película inspiró a millones de personas y de ahi surgió la Fundación benéfica Pay It Forward. Pero esa idea no era exactamente nueva. De alguna manera, reflejaba las enseñanzas de Jesús sobre el reino de Dios.

 

Comprendiendo el reino

Durante su ministerio terrenal, Jesús pasó gran parte de su tiempo y esfuerzo definiendo y explicando el reino de Dios. Dijo que es como un tesoro invaluable. Dijo que puede ocultarse, pero puede crecer en belleza e influencia como no lo imagina. Mostró que es algo misterioso, maravilloso, curativo y vivificante que vive y crece dentro de cada seguidor de Jesús (Mateo 13:44-46; 31-33; Lucas 21).

En su libro Wishful Thinking: Un ABC teológico, Frederick Buechner escribe:

No es un lugar, por supuesto, sino una condición. Reinado podría ser una mejor palabra. . . . Como poeta, Jesús es quizás el mejor en describir la sensación que se siente al vislumbrar la Cosa misma: el reinado del rey finalmente oficial y todo el mundo su coronación. Es como encontrar un millón de dólares en un campo, dice, o una joya que vale el rescate de un rey. Es como encontrar algo que odiaba perder y pensar que nunca la encontraría: un viejo recuerdo, una oveja perdida, un niño desaparecido. Cuando el Reino realmente llega, es como si lo que perdiste y pensaste que nunca volverías a encontrar eras tú mismo.

Cuando Jesús enseñó a sus seguidores a orar: “Venga tu reino” (Lucas 11:2), no prescribió un mero sentimiento esperanzador. La frase tiene la intención de encender y alimentar algo como la combustión interna en la vida de una persona. Decir: “Venga tu reino” es decir: “Me alisto en Tu causa. Adopto Tu agenda. ‘¡Aquí estoy! Envíame a mí” (Isaías 6:8). Como señala Philip Keller en A Layman Looks at the Lord’s Prayer, (Un Laico Considera El Padre Nuestro):

Cuando oro: “Venga tu reino”, estoy dispuesto a renunciar al gobierno de mi propia vida, a renunciar a gobernar mis propios asuntos, a abstenerme de tomar mis propias decisiones para permitir que Dios, a través de su Espíritu en mí decida lo que debo hacer. . . .

Cuando Cristo pronunció la simple pero profunda petición, “Venga tu reino”, imaginó su propio reino futuro en la tierra y también el mismo Espíritu del Dios viviente viniendo a un corazón humano en la regeneración para convertirlo en su morada santa. Se imaginó al Rey de reyes tan penetrante e invadiendo una vida que Su autoridad establecería en la mente y la voluntad de esa persona. Él vio a un ser humano como un templo, una morada, una residencia del Altísimo. Pero sabía que solo cuando un corazón tan ocupado es sostenido y controlado por el Espíritu que mora en él, podría decirse realmente que aquí hay una parte del Reino espiritual de Dios donde se hizo su voluntad en la tierra.

 

Detalles de la oración

Ese reino en expansión no solo ocupa y crece dentro de todos los seguidores comprometidos de Jesús, sino que también debería extenderse hacia afuera de ellos, como un furioso incendio forestal.

Por lo tanto, cuando oro: “Venga tu reino”, es un ejercicio visual para mí. Al pronunciar esas palabras todos los días (y a menudo varias veces al día), examino mentalmente el panorama de hacia dónde quiero que se extienda el reino de Dios. La imagen comienza en mí, con mi corazón y mi vida, y se extiende hacia afuera. “Veo” el reino de Dios transformando a mi familia, mis hijos y sus lugares de trabajo, mis nietos y sus escuelas, mi vecindario y mi iglesia. Me imagino el reino de Dios cambiando “el lado este” de mi comunidad, donde las personas viven en la pobreza y el miedo, esclavizados por las drogas y el alcohol.

Visualizo el reino de Dios invadiendo la prisión cercana hasta que se convierta en un lugar de recuperación y renovación. Veo la capital de mi nación, revolucionada por la sabiduría, el trabajo en equipo y la unidad. Me imagino el Medio Oriente (es sorprendente lo lejos y rápido que uno puede viajar en oración), y veo Jerusalén, una ciudad que he llegado a amar, donde residentes y vecinos disfrutan de paz y prosperidad.

Cuando digo: “Venga tu reino”, oro por misericordia, gracia y paz, en mí y en los que me rodean. Cuando digo: “Venga tu reino”, oro para que Su reino invada esas almas anhelantes y corazones hambrientos. Oro para que el amor conquiste todo. Oro para que las guerras terminen. Oro para que la iglesia sea sana, unida y efectiva. Oro por justicia. Oro para que las enfermedades sean erradicadas. Oro por la reconciliación racial, un gobierno sensato, un ambiente saludable y una economía vigorosa.

 

Atendiendo al llamado

Cada seguidor de Jesucristo puede participar en ese reino en expansión, a través de la oración y la acción. El reino de Dios no es una realidad estática. Es un llamado al que usted responde, una causa en la que se alista y una tarea diaria que emprende, como un soldado que se presenta al servicio.

En el libro, The Servant’s Heart (El Corazón del Siervo), Samuel Logan Brengle, el “profeta de la santidad” del Ejército de Salvación, escribió:

Nadie puede decir cuánto podría depender de ti la expansión futura del reino de Dios”. ¡Cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!” (Santiago 3:5). Mantenga el fuego del amor, la fe y la dulce esperanza ardiendo en su corazón, y podría comenzar un incendio que algún día arrasará el país o el mundo.

Encienda el cerillo. Avive las llamas. Ore y trabaje hasta que el reino de Dios se extienda por toda su familia, comunidad, país y mundo.

 

Bob Hostetler

Bob Hostetler is an award-winning author, literary agent, and speaker from southwestern Ohio. His fifty books, which include the award-winning Don’t Check Your Brains at the Door (co-authored with Josh McDowell) and The Bard and the Bible: A Shakespeare Devotional, have sold millions of copies. Bob is also the director of the Christian Writers Institute (christianwritersinstitute.com). He and his wife, Robin, have two children and five grandchildren. He lives in Las Vegas, NV.

Latest posts by Bob Hostetler (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Bob Hostetler is an award-winning author, literary agent, and speaker from southwestern Ohio. His fifty books, which include the award-winning Don’t Check Your Brains at the Door (co-authored with Josh McDowell) and The Bard and the Bible: A Shakespeare Devotional, have sold millions of copies. Bob is also the director of the Christian Writers Institute (christianwritersinstitute.com). He and his wife, Robin, have two children and five grandchildren. He lives in Las Vegas, NV.