Una Meta Conformada por Dios

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

A los veinticinco años, Phil Vischer tenía un objetivo simple. Quería mezclar el amor de su fe con su amor por el cine. Con cada ganancia de los videos de VeggieTales significaba que podía darse el lujo de deleitar a los niños con una nueva historia inspirada en la Biblia.

Entonces su meta se hizo más grande. Cautivado por el concepto de adoptar una meta tan grande, él no podría lograrlo sin la ayuda de Dios, Vischer se propuso convertir su compañía en una de las cuatro principales marcas de familia en los medios en veinte años. Queriendo verter su vida en algo que lo sobreviviera, soñó con desarrollar una versión cristiana de Disney.

A medida que VeggieTales continuó creciendo en popularidad, la mano de bendición de Dios parecía evidente. Sin embargo, en su autobiografía, Me, Myself y Bob (Yo, Yo Mismo y Bob), Vischer describe cómo la empresa se salió de control y cómo el exceso de trabajo lo llevó al hospital. Solo diez años después de que el primer video de VeggieTales llegara a las casas, la empresa de Vischer se declaró en quiebra.

Vischer descubrió de primera mano que una meta del tamaño de Dios y una meta conformada por Dios son dos cosas diferentes.

Dios tiene una meta

Para comprender el objetivo general de Dios, tenemos que reconocer que la Biblia es en primer lugar, una perfecta gran historia en la cual Dios es el personaje principal. Todo lo que leemos en sus páginas está contextualizado con esa historia y en capítulos específicos de esa historia.

Los capítulos pueden separarse en pactos: el Adánico/Edénico, el Noéico, el Abrahámico, el

Mosaico, el Davídico y el nuevo. Lo fascinante de estos pactos, es que cada uno alcanza un

logro importante en el camino para llegar a la meta final. Aún más sorprendente, vemos una y otra vez cómo Dios invita a los humanos a asociarse con Él hacia este objetivo y vivir bajo su cuidado.

Asociarse con Dios

Todas las asociaciones giran en torno a un objetivo compartido y los términos de cómo lo lograrán. Una sociedad de pacto, sin embargo, gira en torno a una meta y términos en los que los socios están dispuestos a arriesgar sus vidas.

En los primeros dos capítulos de Génesis, encontramos a Dios entrando en una alianza con la humanidad. (Hebreo: adán). Por supuesto, no descubriremos hasta más tarde que en realidad era una asociación de vida o muerte para ambos partes. Dios nos lo explicó a través del profeta Oseas, para que podamos estar seguros: “Son como Adán: han quebrantado el pacto, ¡me han traicionado!” (Oseas 6:7).

¿Cuál fue el objetivo de esta alianza? Comenzando con una pequeña porción elevada de tierra llamada Edén (el reino original de Dios en la tierra), Dios y la humanidad trabajarían juntos para extender el gobierno manifiesto de Dios y bendecir la totalidad de la tierra con la naturaleza floreciente del Edén. Este objetivo era tan grande que inevitablemente habría tomado miles de millones de humanos miles de años para llevar a cabo nuestra parte de la sociedad.

¿Y cuáles fueron sus términos? Porque Dios creó a la humanidad como portadores de Su imagen capaces de reflejar Su carácter y formas, podríamos completar esta meta solamente recibiendo y reflejando Su sabiduría amorosa, mientras Dios sirvió como rey y sustentador. Como Sus representantes, debíamos “llenar la tierra y sojuzgarla” (Génesis 1:28).

Por supuesto, la humanidad planeó una toma de poder e ingirió una comida de “fruto de la sabiduría”. Por lo tanto, nuestros cuerpos recibieron ambas cosas el sustento y se convirtieron en portadores del conocimiento del bien y del mal. Al hacerlo, intercambiamos la sabiduría amorosa de Dios por una sabiduría egoísta.

Sin embargo, recuerde que esta fue una asociación de pacto. Dios estaba tan comprometido con Su objetivo que estaba dispuesto a morir por ello.

Pacto renovado

Dios entonces inició una serie de alianzas de pacto que prepararon a la humanidad, en etapas, para el momento en que renovaría ese pacto original a través de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Cuando Jesús apareció, la humanidad no era ajena al gobierno del pecado humano. Sin embargo, una porción de la humanidad, los hijos de Israel, se les había enseñado la esperanza. Estaban profundamente arraigados en una historia en la cual el perdón significaba la reentrada al reino de Dios, el reino donde Dios gobernaba. Ellos entendieron que su tierra era un nuevo jardín. Ellos entendieron que estaban esperando que Dios les enviara un Rey que viviría para siempre y marcaría el comienzo de la presencia de Dios.

Lo que los hijos de Israel no entendieron fue cómo podían llevar a cabo todas las leyes de la tierra, y no reflejar el carácter y las formas de Dios. Fue Jesús quien invitó a la humanidad a un nuevo pacto con un nuevo alimento. Fue Jesús quien nos mostró lo que Dios quería en sociedad con la humanidad: Amar a Dios y amar a las personas, y amar como Él amó. Era Jesús quien rompió los límites del Jardín diciendo a Sus discípulos que fueran y llenaran la tierra con Sus formas florecientes y amorosas. Y fue Jesús quien envió a Su Espíritu a morar dentro de nosotros para que pudiéramos aprender a reflejar sus caminos de adentro hacia afuera.

Un día, Jesús regresará y completará el trabajo que comenzó en, y a través de nosotros. ¿El resultado? Una creación renovada. El gobierno manifiesto de Dios bendecirá la totalidad de la tierra con la naturaleza floreciente del cielo.

Viviendo la historia

Más de quince años después, Vischer todavía está fusionando su fe y el cine. Pero ahora tiene un gusto diferente. Él sabe lo que lo va a sobrevivir: la historia de Dios. Nueva creación. Sus nuevas historias tienen como objetivo ayudar a los espectadores a comprender cómo encajamos como socios dentro de la gran historia de Dios. Socios que descansan en el amor de Dios y después vivir nuestro amor impregnado de espíritu por Él día a día, mientras Dios lentamente dice que la nueva creación existe.

Al igual que Vischer, todos debemos examinar nuestras metas. Dios ya ha establecido una meta más grande que cualquiera de nosotros. Asociarse con Él es estar de acuerdo en querer lo que Él quiere y después seguir Su dirección en lugar de la nuestra.

Últimas entradas de Amber Mann Riggs (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Amber Mann Riggs lives near Eugene, OR, with her husband and four daughters. She writes at ambermannriggs.com.