FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;  que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación . . . (2 Corintios 5:18, 19).

La segunda epístola de Pablo a los Corintios nos sorprende cada vez que la leemos. Una razón es que a pesar de la erudición del apóstol, notada en su uso de los recursos literarios y su forma de expresarse tan apasionadamente, es lúcido y racional. Pero la razón principal por la que nos sorprende es que Pablo logra una hazaña tremendamente difícil: poner toda su alma en sus escritos, de la manera más profunda e íntima. Solo unos pocos escritores pueden logran alcanzar este nivel de intimidad y verdad.

Por ejemplo, Pablo presenta al ser humano, la naturaleza humana y la naturaleza de la iglesia como realmente son. Aunque la iglesia tiene un componente divino: Cristo, su fundador, esencia y cabeza, ella es profundamente humana y propensa al pecado. Pablo presenta a la iglesia sin máscaras ni cosméticos, solo la simple realidad. Tiene derrotas y victorias, luces y sombras, caídas y recuperaciones, miedos y coraje. Siempre es bueno que tengamos la noción correcta de lo que vemos y creemos.

Segunda de Corintios podría haberse escrito hoy. Es extremadamente como hoy en día, considerando el estado de nuestro mundo. Enseña que la humanidad es débil y pecaminosa, pero que estamos llamados a levantarnos (resucitar) y comenzar de nuevo. Estamos llamados a la santidad, a una vida con significado y propósito profundos y definidos a través del ministerio de la reconciliación.

Conceptos básicos

El corazón de esta carta es el capítulo 5, versículos 17-21, que hablan sobre este ministerio. Vale la pena destacar varias palabras y conceptos. Primero, Dios nos llama a un ministerio. En el versículo 18, la palabra griega traducida “ministerio” es diakonia, que, en su riqueza etimológica, significa servicio, atención, asistencia, alivio, ayuda. Entonces, al usar esta palabra, Pablo enfatiza que la iglesia, todos sus miembros, están llamados a servir. Servir significa aliviar y ayudar a todas las personas necesitadas sin excepción.

Segundo, el lugar de este servicio es el kosmos, como lo expresa Pablo. Es el mundo y sus habitantes, todos los seres vivos. Pablo identifica esta diakonia (servicio) en el mundo como la reconciliación (katallagés), nuestro tercer concepto. Esta la palabra griega es un poco compleja. Entre sus diversos significados está la idea de restaurar y reparar. Al unir estos tres conceptos, vemos que Dios nos ha dado el servicio de restauración y reparación en todas partes del mundo, a todas las personas y todos los seres vivos, incluida la naturaleza.

Comunidad solidaria

Debemos tener en cuenta estos tres conceptos dentro de la comunidad de la iglesia para vivir nuestro propósito. La iglesia no es el lugar para las personas que se consideran moralmente buenas y santas. La Iglesia es una comunidad de personas que luchan para creer, para mantenerse por encima de los desafíos de la vida con todas sus luces y sombras. La comunidad de creyentes existe solo por el amor de Dios en Cristo. Todos vivimos sin esperanza y significado en la vida, pero en un momento extraño e indefinible de nuestra existencia, nos conmovió el profundo amor de Dios en Cristo. Le debemos todo a Dios: todo nuestro ser, todo el significado del ser.

La iglesia en Corinto luchó por ser este tipo de comunidad. Los creyentes estaban plagados de problemas, los mismos problemas de nuestra naturaleza humana que han estado con nosotros a lo largo del tiempo, tal vez porque la gente en esa iglesia solo pensaba en sí mismos. Simplemente estaban centrados en sí mismos, en su pequeño mundo, y no pensaban en los demás creyentes.

Esta es la grave situación en las iglesias de hoy: la separación de la realidad. Mucha gente vive en sus torres de marfil y cree en una realidad de su bondad que no existe, excepto quizás en sus mentes. La constante demonización de la cultura y el desprecio por aquellos que tienen sus vidas quebrantadas, que piensan y actúan de manera diferente, es uno de las grandes señales de decadencia y fracaso de muchas iglesias y asociaciones religiosas en la sociedad contemporánea.

Embajadores del reino

Así como Cristo es la única puerta a la salvación, los creyentes son los únicos representantes del amor y la misericordia de Dios en un mundo enfermo. Solo la iglesia con su ministerio de reconciliación, en el poder del Espíritu Santo, puede elevar la conciencia del pecador por encima de la realidad mortal del pecado. De esta manera, el apóstol Pablo llama al creyente embajador de Cristo (v. 20). La palabra embajador se traduce del griego presbeuo, que significa ser más maduro y actuar como representante.

El cristiano es un ciudadano del reino de Dios. Ya no pertenecemos al reino del pecado, sino que somos embajadores del reino de los cielos en medio de un mundo donde el pecado domina. Esta es la exclusiva función de los reconciliadores del mundo con Dios, a través de Jesucristo. Aprendiendo a luchar contra el pecado y, al mismo tiempo, amando a los pecadores en el mundo real, con todas sus miserias, es lo que la iglesia debe hacer para cumplir nuestro ministerio de reconciliación. Entonces, la justicia de Dios se logra en la victoria del pecador convertido sobre el pecado a los pies de nuestro Salvador, Jesucristo.

Segunda de Corintios 5 continúa sorprendiéndonos. Pero más sorprendente es que Dios usara a unos frágiles, y defectuosos humanos para este ministerio reconciliador. Gracias a Su gracia en Cristo, somos hechos Sus ministros de gracia para todos.

Últimas entradas de Paulo Renato Garrochinho and Paulo Jorge Coelho (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Paulo Renato Garrochinho is pastor of the Church of God (Seventh Day) in Portugal. He lives in Vila Nova de Gaia with his wife and is responsible for the work of the Church in the north area of Portugal. Paulo Jorge Coelho lives in Lisbon, Portugal, with his wife, Luisa. He pastors and is the president of the Church of God (Seventh Day) in Portugal.