FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

En 1972, Harold (no es su nombre real) recibió su tarjeta de reclutamiento dándole la bienvenida a la Guerra de Vietnam. Nuestra familia había estado temiendo este día durante varios años, ya que Harold tenía problemas con el asunto de la guerra y se negaba a participar en ella.

Además de esto, el joven Harold es el Forest Gump de nuestra familia y, como tal, apenas puede funcionar. Ahora, a los 67 años, Harold todavía no conduce, no puede vivir solo, nunca ha tenido una cita y finalmente tuvo su primer baile hace dos años, con su sobrina el día de su boda.

Las personas que no van a la guerra se conocen como objetores por motivos de conciencia. La situación de Harold era grave y peligrosa, ya que mental y emocionalmente era incapaz de comprender la vida, y mucho menos el servicio militar y la guerra. Si Harold hubiera sido reclutado y hubiera ido a la batalla, simplemente habría sido un cordero de sacrificio en el altar de primera línea de la muerte militar. Otra muerte en otra guerra humana inútil.

Una meta justa

No todo el mundo es como Harold en sus capacidades mentales, pero aun así se niegan a participar en la guerra. Creen que la meta de Dios debería ser nuestra meta: Él hace cesar las guerras hasta los confines de la tierra; quiebra el arco, parte la lanza, y quema los carros en el fuego” (Salmo 46: 9). En el reino milenial de Dios, no habrá más guerras y no se enviará a jóvenes a morir por su país.

Él juzgará entre las naciones,
Y hará decisiones por muchos pueblos.
Forjarán sus espadas en rejas de arado,
Y sus lanzas en podaderas.
No alzará espada nación contra nación,
Ni se adiestrarán más para la guerra (Isaías 2: 4).

Patriotismo verdadero

Nuestro patriotismo natural y amor por nuestra patria son parte de nuestra herencia. Sin embargo, Dios tiene algo mejor para nosotros: “Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de Su Hijo amado” (Colosenses 1:13). El gobierno de Dios está libre de tinieblas, pero no pensamos con frecuencia en nuestro papel actual dentro de él. Todavía, Pablo nos recuerda, “somos embajadores de Cristo” (2 Corintios 5:20).

Nuestro patriotismo natural y nuestra prioridad deben ser para Dios y Su reino. Piense en esta analogía. Los embajadores del país A no pueden convertirse en soldados del país B sin renunciar a su ciudadanía en el país A. ¿No contradice la participación de un cristiano en el ejército de un país secular su ciudadanía en el cielo (Filipenses 3:20)?

Cuando uno se une al ejército de una nación, debe jurar lealtad a ese país por encima de todos los demás. En el ejército, uno pierde su libertad. Se deben obedecer las órdenes que no honran nuestra lealtad al reino de Dios.

Con respecto a la guerra, el libro En Esto Creemos declara lo siguiente “. . . los creyentes deben considerar la participación en la guerra física como contraria al llamado humanitario de un cristiano». El cristianismo y la guerra son como el aceite y el vinagre: no se mezclan bien.

Reinos en conflicto

Matar y torturar al enemigo no es un acto de humanitarismo. En Su última noche en esta tierra, Jesús le dijo a Pilato: “Mi reino no es de este mundo. Si Mi reino fuera de este mundo, entonces Mis servidores pelearían para que Yo no fuera entregado a los judíos. Pero ahora Mi reino no es de aquí” (Juan 18:36).

Pablo lleva esto aún más allá: “Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne” (2 Corintios 10: 3). Jesús nos dice que no peleemos, y Pablo nos advierte contra eso.  

Guerra justa

A lo largo de los siglos, la iglesia ha argumentado, incluso entre sus miembros, la validez de ir a la guerra. A finales del 300 d.C., Agustín de Hipona desarrolló la teoría de la «guerra justa». Según el Diccionario Evangélico de Teología, la teoría «no pretendía defender la guerra, sino limitar las condiciones en las que los cristianos podían participar, aceptando la guerra como una herramienta lamentablemente necesaria para preservar la civilización a la que pertenecía el cristianismo».

Si bien esta teoría se ha utilizado para justificar la guerra, no está en acorde con el gobierno actual de Dios ni con el venidero. Tiene la intención de preservar la civilización de nuestra sociedad actual, pero esto contrasta con Jesucristo y Su mensaje evangélico del reino venidero de Dios.

Guerra y paz

R.G. Clouse escribe en el Diccionario Evangélico de Teología que la guerra es “Una lucha entre grupos rivales, usando armas, que puede reconocerse como un conflicto legal. Según esta definición, los disturbios o actos individuales de violencia no son guerras, sino que se incluirían la rebelión armada dentro de soberanías particulares y las luchas violentas entre naciones».

¿Es la paz simplemente la ausencia de guerra? C. L. Feinberg declara en el Diccionario Evangélico de Teología, «La paz se refiere a la salud, la prosperidad, el bienestar, la seguridad, así como el respiro de la guerra (Eclesiastés 3: 8; Isaías 45:7)». Nuestra sociedad no conoce una paz verdadera y duradera. Simplemente hemos estado entre guerras desde la caída de la gracia en el Jardín del Edén. Note al profeta Jeremías cuando profetizó contra Israel: “Diciendo: “Paz, paz”, Pero no hay paz” (Jeremías 8:11). Hoy no vivimos en un mundo de paz. Nuestro mundo está continuamente en guerra.

Guerra espiritual

Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él.

Como cristianos, estamos llamados a una guerra diferente. Como embajadores de Cristo, tenemos el deber de participar en la guerra espiritual. Luchamos por Dios en el frente espiritual. Pablo dijo: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Nuestra guerra como ciudadanos del cielo no debe ser física sino espiritual.

Nuestro enemigo es más astuto y engañoso que cualquier ejército humano de destrucción masiva. Es capaz de engañar al mundo entero. El apóstol Juan escribió: “Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12: 9). Sí, los cristianos van a la guerra, pero nuestra guerra es espiritual. Luchamos contra el engaño mundano del diablo a diario.

El llamado cristiano

Nuestro llamado es predicar el evangelio de paz, el reino presente, el reino milenial venidero y el reino eterno de Dios. Jesús lo describió como un llamado humanitario de amor. En Su última noche de vida humana, partió el pan, bebió de la copa y lavó humildemente los pies de los discípulos. Uno de los últimos actos de Jesús fue dar una nueva ley a Sus discípulos: “Que se amen los unos a otros”; que como Yo los he amado, así también se amen los unos a los otros. En esto conocerán todos que son Mis discípulos, si se tienen amor los unos a los otros” (Juan 13:34, 35).

Nuestro llamado cristiano se trata de amar a nuestro prójimo, no de matar a nuestros enemigos. Jesús nos dio Sus dos grandes mandamientos: amar a Dios con todo nuestro corazón y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:37-39). No se pueden cumplir estos mandamientos uniéndose al ejército y matando al enemigo.

Punto de vista personal

Mi visión personal de la guerra y la paz difiere de la de muchos creyentes. Soy un pacifista y no estoy dispuesto a tomar las armas por mi país. Como ciudadano, voto y uso los sistemas judiciales como lo hizo Pablo, pero mi lealtad gubernamental personal es hacia Dios y Su reino eterno.

Soy un guerrero cristiano dispuesto a emprender la batalla espiritual por mi Dios y Su reino. Afirmo lo que Calvin Burrell ha escrito en el libro En Esto Creemos: «Cristo vino armado con una cosmovisión diferente, un enfoque diferente para la resolución de conflictos y un reino diferente que no depende del poder físico para su apoyo o defensa».

La Iglesia de Dios (Séptimo Día) incluyó una «cláusula de excepción» sobre el uso de la fuerza en nuestra declaración sobre lo que creemos, y, como padre, la apoyo de todo corazón:

Sin embargo, nuestros puntos de vista no son tan pacifistas como los de quienes sugieren que los cristianos nunca deben recurrir a la violencia física para resistir el mal, ni siquiera para defender a sus familias o para desempeñar las funciones como policía civil.

Paz verdadera

¿Qué pasa con la guerra y la paz? ¿Qué hay de Harold, quien probablemente habría perdido la vida sin comprender completamente por qué? ¿Qué hay de ti, de mí y de toda la humanidad?

¿No hay algo mejor para nosotros que la guerra carnal? Como embajadores de Jesús y Su reino, decimos: ¡Sí! Y cuando Su reino llegue plenamente, “Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado” (Apocalipsis 21:4).

Finalmente, podremos decir “Paz, paz” cuando haya paz.

 

Las citas bíblicas son de la versión Nueva Biblia de las Américas (NBLA)

Últimas entradas de Mike Wallace (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Mike Wallace, (CLU ChFC FSS) has been an insurance agent and financial advisor for over 31 years. During this time he and Bonnie, his wife of 38 years, have enjoyed the beauty of Montana and the thrill of raising their five children. Mike reenacted Lewis and Clark history and helped to discover the Travelers Rest site in Lolo, MT. All five of their children have reenacted Lewis and Clark history. As a family they participated in 4H for 20 years and Mike was a 4H leader for 17 of those years. Now “"empty nesters,”" Mike and Bonnie enjoy spending time hiking around the abundant trails of Montana. They “"attend"” the Colorado Springs CoG7 via u-stream every Sabbath.