Un Reino de Paz: Los Crisatianos y la Guerra

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

El Señor Jesucristo, conocido como el Príncipe de Paz, hizo algunas declaraciones bastante inquietantes a Sus primeros discípulos con respecto al pronóstico violento de Sus seguidores durante su vida y para Sus futuros seguidores. Les dijo que no deberían preocuparse por «guerras y rumores de guerras». . . . Porque se levantaría nación contra nación, y reino contra reino ”(Mateo 24:6, 7), como si fuera simplemente una parte de la vida.

Si uno entiende en el Sermón del Monte que la «persona malvada» y el «enemigo» no son simplemente un compañero de trabajo grosero o un vecino odioso, sino aquellos con autoridad de gobierno que imponen el servicio, entonces debemos entender que Jesús insiste en una actitud amorosa, e incluso de oración hacia ellos (5:38-44).

¿Es posible que los líderes cristianos tengan una respuesta llena de gracia hacia la guerra, y hacia aquellos que hacen la guerra?

Detalles doctrinales

Primero, comprendamos lo que la Iglesia de Dios (Séptimo Día) enseña sobre la guerra militar. La posición doctrinal es clara, declarada en el libro En Esto Creemos: «Como resultado, no como causa, de redención, los creyentes deben considerar la participación en la guerra física como contraria al llamado humanitario de un cristiano».

Sin embargo, incluso con esta enseñanza y doctrina, la aplicación práctica de cómo enfrentarlo no siempre es en blanco y negro. Por ejemplo, ¿los líderes de la Iglesia están preparados para enseñar a los jóvenes su deber de registrarse para el Servicio Selectivo y sobre su derecho a negarse a portar armas, o es una conversación que se ignora por completo?

Los Estados Unidos de América ya no tienen un llamado obligatorio al servicio militar, pero aún se requiere que los jóvenes de entre 18 y 25 años se registren para el Servicio Selectivo. Un cristiano que respete la ley puede inscribirse en obediencia a las autoridades, pero puede objetar por cuestión de conciencia de no quitar la vida. Esta persona aún puede estar dispuesta a ser asignada en tiempo de guerra, si es necesario, para servir a su país en otras formas.

Dicotomía

Calvin Burrell, ex pastor y líder de la Conferencia General, explicó bien la dicotomía durante una conferencia explicando la razón por la cual la Iglesia de Dios (Séptimo Día) adoptó este punto doctrinal: «Todo el sistema de guerra internacional que prevaleció en nuestro mundo por seis mil años es demoníaco, ¿no le parece?

Como los cristianos somos ciudadanos de nuestros respectivos países, no debemos ser hostiles ni violentos. Para los miembros que eligen servir en la policía y el ejército nacional, el ministro Burrell espera que «puedan elegir un papel de no combate donde no porten armas, que sirvan en las fuerzas médicas de alguna otra manera, apoyando a su país, sin tener que disparar a los soldados enemigos «.

Armas espirituales

Sin embargo, el Pastor/Ministro Burrell dejó en claro que somos de un reino diferente al de este mundo, y luchamos con armas diferentes a las armas físicas de muerte y destrucción. Como Jesús dijo a sus perseguidores:

“Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis propios guardias pelarían” (Juan 18:36).

Nosotros luchamos con armas espirituales como la fe, la oración, la justicia y la Palabra de Dios. Esto es evidente en la profecía de Isaías 59:17 sobre el Mesías, y la carta de Pablo a los Efesios que describe la armadura de Dios que debemos ponernos (6:10-17). Además, en su carta a los Tesalonicenses, Pablo alienta a los creyentes a estar listos y sobrios, esperando la destrucción cuando otros digan «paz» y no estén preparados. Debemos prepararnos «poniéndonos la fe y el amor como un escudo, y la esperanza de salvación como un casco» (1 Tesalonicenses 5:8).

Perspectivas sobre la guerra

La guerra es vista por la mayoría como una parte necesaria de la existencia continua de un pueblo. Dios liberó a Su pueblo Israel de la guerra a veces por medio de un milagro. Pero a menudo les ordenaba luchar y ser valientes, incluso fortaleciendo la mano del ejército de Israel para luchar y ganar.

Moisés llamó al Señor, al Dios de su padre, un «guerrero» (Éxodo 15:3). El rey David era un guerrero tan feroz que Dios lo descalificó para construirle un templo: «Tú no me construirás ningún templo, porque eres hombre de guerra y has derramado sangre”. (1 Crónicas 28:3). Aun así, Dios todavía lo llamó «un hombre según Mi corazón» (Hechos 13:22; cf. 1 Samuel 13:14).

Jesús y un centurión

Entonces, ¿cómo deben tratar los líderes cristianos a quienes participan en el servicio militar o policial? Podemos aprender de varios ejemplos bíblicos.

Jesús parecía aceptar la guerra como parte del sistema mundial. Él no dudó en cumplir con la solicitud de los líderes judíos de sanar al amado siervo de un centurión muy respetado que amaba a la nación de Israel y quien incluso había ayudado a financiar el templo.

Cuando el centurión envió la noticia de que se sentía indigno de que Jesús entrara a su casa, pero que Jesús podía curar a su siervo simplemente diciendo la palabra, Jesús elogió a este centurión por su fe que ni siquiera había visto en Israel (Mateo 8:5-10; cf. Lucas 7:1-10).

Pedro y un centurión

Del mismo modo, Cornelio, a pesar de que servía en el regimiento italiano como centurión, era conocido como un hombre devoto y generoso. Dios le habló y le ordenó que recibiera a Simón Pedro en su hogar. También le habló a Pedro para que fuera.

Después de que Pedro escuchó el testimonio del centurión, comenzó a hablar sin condenar la profesión del centurión, sino contando cómo él mismo había aprendido del Señor a no mostrar favoritismo (Hechos 10).

Heroes de la fe

Finalmente, los soldados y los combatientes fueron mencionados como algunos de los héroes de la fe, “los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros «(Hebreos 11:33, 34).

Solución correcta

En la parte 1 de una serie de videos, ¿Deberían los Cristianos Ir a la Guerra ?, una cita del general Douglas MacArthur incluye lo siguiente:

Si no creamos ahora un sistema más grande y más equitativo, Armagedón estará a la puerta. El problema es básicamente teológico e implica un incremento espiritual y una mejora del carácter humano. . . Debe ser por el espíritu si vamos a salvar la carne.

MacArthur concluye correctamente que el problema es teológico, pero lo precede con las soluciones equivocadas. No idearemos un sistema que resuelva el problema de la guerra. Jesucristo lo hará. El es el Principe de Paz

Creencias variadas

A lo largo de la historia, los cristianos han mostrado diversas creencias sobre la guerra, comenzando con el pacifismo ejemplificado en el primer siglo (por el ejemplo de Jesús, no por el tipo humanista que esperaba que la razón y el razonamiento de la humanidad prevalecieran hacia la paz).

Después estaba la actitud del que objetaba por cuestión de la conciencia expuesta por Hipólito, la teoría de la guerra justa iniciada por Agustín, las cruzadas de la guerra santa que supuestamente lucharon por la causa de Dios a favor de Él, y la no resistencia, abrazada de manera única por los anabautistas. Todas estas posiciones si es que tenían como objetivo lograr la paz para poner fin a todas las guerras, fracasaron.

Un fenómeno interesante fue que después de la Primera Guerra Mundial, la Paz de Versalles y la Liga de las Naciones obviamente no marcaron el comienzo de la paz esperada, ya que la Segunda Guerra Mundial siguió después. Como se describe en el Diccionario Evangélico de Teología:

Las Naciones Unidas han tratado de mantener la paz, pero la carrera armamentista se ha convertido en una realidad y la producción de armas se ha entretejido en la textura de la sociedad tecnológica moderna. La situación se hace aún más difícil debido a una disminución de la influencia cristiana en una sociedad más secular.

Si el líder cristiano entendiera que la terminología militar en todo el Nuevo Testamento no fue un accidente, sino que la batalla espiritual por las almas de los perdidos fue tan crucial como la guerra física por la vida de naciones enteras, la población entera de la tierra estaría más consciente de la esperanza de salvación y vida eterna a través de Jesucristo. Palabras como las que Pablo escribió a su joven protegido, Timoteo, se tomarían mucho más en serio: “Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles” (2 Timoteo 2:3, 4).

Dirección para líderes cristianos

Qué tragedia si los cristianos deben aprender de la guerra secular lo que significa servir de esta manera tan dedicada, en lugar de observar a los líderes de su iglesia haciendo esto. Los líderes cristianos no deberían ser pacifistas tan extremistas que ni siquiera quieran discutir las realidades de la guerra o evitar indagar muchas de las escrituras que usan palabras como lucha, batalla y armas, usando el reino solo de una manera etérea.

En lugar de eso, el líder cristiano debería instruir al pueblo de Dios sobre lo que significan estos conceptos y cómo aplicarlos correctamente a la verdadera batalla espiritual. Muchos miembros de la Iglesia de Dios (Séptimo Día) pueden ignorar en gran medida cómo funcionan los reinos, las guerras, las batallas y la lucha.

El Príncipe de Paz ha ordenado a Sus seguidores en palabras de guerra que se preparen para la batalla, pero de una manera diferente a este mundo carnal. Los líderes cristianos deben ser un ejemplo visible al enfocarse en ganar el mundo al predicar el evangelio, al amar a su prójimo y al estar armados con cosas como la justicia, el amor y la fe.

Respondiendo a la guerra

No debemos sorprendernos de la realidad de la guerra, pero debemos estar preparados para ello obedeciendo las enseñanzas de Jesús sobre cómo responder. Podemos hacer esto al orar en privado por las naciones enemigas o sirviendo cerca del campo de batalla de una manera que preserve, proteja y salve vidas en lugar de portar armas físicas y destructivas.

¿No es esto una orden dada a los creyentes por el Señor Jesucristo, en lugar de solo una posibilidad? El Espíritu Santo nos capacita para responder de una manera amorosa y en oración a la realidad de la guerra, y a aquellos que están involucrados en ella.

Últimas entradas de Marna Renteria (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Marna Renteria lives in Fort Wayne, IN, and works as an engineer. She is an active member of the Church of God (Seventh Day) there, participates on the worship band at the Lafayette Street congregation, and is a Spanish/English interpreter when needed. Marna is also on the Northeast District board of directors as Area V representative, serving Indiana, Ohio, and West Virginia. Scripture quotations are from the New King James Version, unless otherwise noted.