Un Llamado a la Santidad

Un Llamado a la Santidad

De el archivo • Un Llamado a la Santidad • por John Kiesz

 

Debería verse una gran diferencia entre pecadores y santos. De acuerdo con las Escrituras, un pecador es alguien que transgrede la ley (1 Juan 3: 4), mientras que un santo es aquel que guarda la ley (Apocalipsis 14:12). Eventualmente los pecadores serán consumidos de la tierra (Sal. 104: 35), pero los justos serán preservados para siempre (Salmo 97:10).

Por naturaleza, todos somos pecadores (Romanos 3:23), porque hemos nacido de esa manera (Sal. 51: 5; Juan 3: 6); por lo tanto, un segundo nacimiento (Juan 3: 3-5), o una nueva creación (2 Corintios 5: 17), es necesario para liberarnos de la condenación (Romanos 8: 1).

Este cambio de una vida pecaminosa a una vida santa se produce cuando uno se vuelve humilde y cede, a través de la Palabra y el poder del Espíritu Santo en operaciones tales como: Convicción – Juan 16: 7, 8; arrepentimiento -Mateo 3: 1, 2; confesión – 1 Juan 1: 5-10; conversión – Hechos 3:19; fe – Hebreos 11: 1, 6; bautismo – Marcos 16:15, 16; y santificación – 1 Tes. 4: 3.

El significado original de la palabra santificación es “un estado de separación para un uso sagrado” (ver Génesis 2: 3, Éxodo 13: 2, Éxodo 19: 10-14). Cuando entregamos nuestras vidas a nuestro Creador, entonces somos apartados para Él. No somos más nuestros, ya que hemos sido comprados por un precio (1 Corintios 6:19, 20).

Es el Padre quien nos santifica (Judas 1). Él creó a Su Hijo “… para nosotros la sabiduría, la justicia, la santificación y la redención” (1 Corintios 1:30).

De acuerdo con las Escrituras, hay tres fases de santificación: a través de la Sangre, a través de la Palabra y a través del Espíritu.

La santificación a través de la Sangre es un trabajo consumado del Calvario. “… Somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo de una vez por todas” (Hebreos 10:10). Cuando aceptamos la sangre derramada de nuestro Salvador para la expiación y obedecemos en lo sucesivo, entonces somos apartados del mundo – entonces somos santificados para un propósito santo. En la antigüedad, la gente era santificada “para la purificación de la carne” por la sangre de los animales, pero ahora la santificación es por la sangre del Mesías (Hebreos 9: 11-15).

“Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos pues a Él, fuera del campamento llevando su vituperio” (Hebreos 13:12, 13).

“El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? ” (Hebreos 10:28, 29).

Aunque hemos aceptado los términos iniciales de la salvación y, por lo tanto, hemos sido perdonados y santificados por la sangre, aún puede haber cosas en nuestras vidas que no sean del todo agradables para nuestro Creador. Cuando nos convertimos inicialmente, somos simplemente bebés y debemos crecer, simbólicamente hablando. Y aquí es donde entra la santificación a través de la Palabra.

Al leer las Escrituras, podemos ver, aquí y allá, que debemos hacer algunos cambios en nuestro manera de vivir; y al obedecer de esta manera, rindiéndonos por completo y caminando en toda la luz tal como nos es revelada, somos santificados por la Palabra. Romanos 12: 2 usa transformado en esta conexión, y nuestro Maestro oró: “Santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es verdad” (Juan 17:17).

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a Sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a Sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha “(Efesios 5: 25-27).

“Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15, 16).

Ahora, por supuesto, numerosos creyentes pueden reclamar la santificación a través de la sangre y la Palabra, como se discutió en los párrafos anteriores; sin embargo, muchos de ellos aún pueden tener naturalezas carnales (Adámicas), simplemente porque no han sido llenos del Espíritu Santo. Ahí es donde se vuelve necesaria otra gracia especial, o experiencia espiritual definida.

Algunos, a través de la enseñanza y el entendimiento previo, oran en sumisión completa para recibir la santificación espiritual en la conversión, mientras que otros no reciben esta experiencia hasta algún tiempo después (si es que acaso la obtienen).

La santificación a través de la sangre tiene lugar cuando uno acepta la expiación por la fe. La santificación a través de la Palabra es gradual. Pero la santificación a través del Espíritu es instantánea. Es entonces cuando la naturaleza carnal, a través del poder del Espíritu Santo, se transforma en la de la naturaleza divina (2 Pedro 1: 4; Romanos 15:13; Gálatas 5: 16-18).

Cuando uno no puede decir que ha tenido esta maravillosa experiencia de santificación (y es maravillosa), entonces es necesario orar y rendirse hasta que sepa que ha pasado de la muerte a la vida (1 Juan 5: 10-13) para poder ingresar al Reino de Gloria (ver Hechos 20:32).

“Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13).

“Mas os he escrito, hermanos, en parte con atrevimiento, como para haceros recordar, por la gracia que de Dios me es dada para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo”(Romanos 15:15, 16).

Solo las personas puras y santas tienen un pasaporte a la Ciudad Santa (Sal. 24: 3, 4, Hebreos 12:14, Apocalipsis 22:14, 15). Que las personas santificadas están libres de pecado se puede ver en Romanos 6-8.

El pecado es del diablo, y los que viven en pecado son hijos de Satanás (Hechos 13:10). Pero es posible que el pecado sea destruido por la vida dispuesta: “… Para esto se manifestó el Hijo de Dios, para destruir las obras del diablo” (1 Juan 3: 8). Si tenemos esperanza de ver a nuestro Salvador cuando venga de nuevo, nos purificaremos a nosotros mismos “… así como Él es puro” (1 Juan 3: 2). Esto no significa que no podemos cometer errores, sino que un verdadero seguidor del humilde Nazareno no vivirá continuamente en pecado (ver 1 Juan 2: 1-6).

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Co. 7: 1).

“Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;” (1 Tes 4: 3, 4).

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:23). Esto es TOTAL santificación.

Entre los hermanos corintios existía una variedad de condiciones, algunas buenas y otras bastante malas, que preocuparon mucho al apóstol Pablo. Algunos de esos hermanos todavía se consideraban carnales (1 Corintios 3: 1-4; 5: 1-13), mientras que otros fueron lavados, santificados y justificados (1 Corintios 6:11). Los impíos ni siquiera eran aptos para membresía (1 Corintios 5:13).

Tenemos condiciones similares en general hoy. Pero habrá una Novia santificada y santa lista para cuando el Esposo regrese por la suya (Apocalipsis 19: 6-9). ¿Seremos incluidos usted y yo en ese número? La Iglesia que recibirá para Sí mismo estará compuesta de creyentes individuales, pero solo cuando usted y yo estemos listos para que se nos conceda una parte con los creyentes y recibiremos la vida eterna.

Amigo, hagamos nuestro llamado y elección completamente seguros, si aún no lo hemos hecho (2 Pedro 1: 10-12). Paguemos el precio, cualquiera que sea el costo; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6: 9).

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail