Sigo Esperando

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

Al crecer en las décadas de los sesentas y setentas, desarrollé la impresión de que Jesucristo regresaría antes de que yo cumpliera los treinta, ¡nunca en los cincuenta! En los sermones y los himnos antiguos, el inminente regreso de Cristo se usó como una advertencia para arrepentirse y estar listos. Ahora ya estamos en otro siglo y seguimos esperando.

En California, que es un lugar propenso a los terremotos, a menudo se nos advierte que estemos preparados para el Grande que viene. Dependiendo de su ubicación geográfica, se le puede recomendar que se prepare para un huracán, tormenta de nieve, tornado u otro desastre natural. Además de estos problemas, la creciente preocupación de que todos deberíamos estar preparados en caso de un ataque terrorista o un tiroteo masivo ha resultado en nuevos simulacros en lugares de trabajo y una mayor conciencia de los alrededores. Los propietarios de viviendas han tomado medidas de seguridad durante mucho tiempo para evitar un posible robo. Prepararse y esperar un evento u otro es parte de esta vida.

La incredulidad generalmente sigue después de que ocurre una tragedia. Escuchamos “¡No puedo creerlo!” o “Nunca pensé que eso pasaría aquí”.

¿Reaccionaremos de manera similar cuando termine la espera y veamos a nuestro Rey descender del cielo? ¿Creemos más en la posibilidad de un terremoto catastrófico o un tiroteo masivo que en la segunda venida de Cristo? En un momento en el que nos enfrentamos a dos opciones: esperar más o darse por vencido, algunos han optado por la última.

El apóstol Pedro animó a sus lectores a no dejarse engañar por los escépticos que cuestionaban la promesa del regreso de Cristo. Pedro escribió que en los últimos días, la gente burlona diría: “¿Qué hubo de esa promesa de su venida? Nuestros padres murieron, y nada ha cambiado desde el principio de la creación” (2 Pedro 3:3, 4).

Si alguno en estos días ha perdido la esperanza, tal vez se desilusionó cuando otros intentaron establecer una fecha para la Segunda Venida. Por mucho que queramos ver las señales y saber que la venida de Cristo es inminente, varios versos del Nuevo Testamento advierten que vendrá como ladrón en la noche (1 Tesalonicenses 5:2; 2 Pedro 3:10; Apocalipsis 3:3; Apocalipsis 16:15). Dar la espalda porque aún no ha venido es una forma de seguir a Cristo con condiciones. Realmente estamos diciendo, “Te seguiré, pero no tardes demasiado en venir a establecer Tu reino. ¡Y asegúrate de venir cuando aún esté con vida!”

Aquellos de nosotros que continuamos observando y esperando, también podríamos preguntarnos por qué Jesucristo se ha demorado tanto. La verdad es que los retrasos son parte de la vida. Esperamos para ver al médico y luego esperamos más a que el médico ingrese a la sala de exploración. Esperamos a que llegue el día de nuestra boda o que llegue un nuevo bebé. Esperamos hasta que finalmente terminemos con la escuela. Cuando miramos hacia atrás, cada larga espera parecía una eternidad, pero finalmente terminó, al igual que terminará la espera de la Segunda Venida.

Mediante parábolas, Jesucristo expresó la importancia de velar fielmente (Lucas 12:35-48). Estas dos historias contrastan a los mayordomos fieles y vigilantes con los dudosos, desprevenidos e irresponsables mientras esperan el regreso de su amo. Es como si Cristo insinuara una larga espera cuando dijo: “Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada” (v. 38).

Los siervos bendecidos fueron los que continuaron con el trabajo de su amo porque lo estimaban, sin importar cuánto tiempo estuviera ausente. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento brindan una idea de la perspectiva de Dios sobre el paso del tiempo, señalando que “mil años, para ti, son como el día de ayer, que ya pasó” (Salmo 90:4; 2 Pedro 3:8).

Las personas en el pasado también vieron señales del fin de los tiempos y de la Segunda Venida en sus eventos del momento. Ciertamente, hay pasajes que describen eventos proféticos, y estamos tentados a hacer coincidir tales escrituras con los desarrollos mundiales. En lugar de poner nuestra atención en las señales (un buen consejo en el caso de desastres naturales o provocados por el hombre), la Palabra de Dios nos insta a estar preparados en nuestra vida diaria para el regreso de Cristo permaneciendo en Él. Esto significa permanecer, perseverar y continuar como seguidor de Cristo. Nuestra relación con Aquel que viene, con Aquel a quien nos levantaremos para encontrarnos en el aire, es lo que nos prepara “para tener confianza y no avergonzarnos ante Él en Su venida” (1 Juan 2:28). Puede suceder pronto o puede que no. Ni siquiera tenemos garantizado otro día de vida.

Creo que el Grande en California podría suceder y quiero estar preparada para ello. Pero aún más importante, sé que sucederá la Segunda Venida. Puede que suceda o no cuando esté viva. Sin embargo, mi enfoque es conocer a Jesucristo y seguirlo como un mayordomo fiel y sabio.

Últimas entradas de Grace Carpenter (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Grace Carpenter lives in Covina, CA (a suburb of Los Angeles) and serves in the Ontario, CA CoG7 as a deacon. She recently retired from elementary school teaching after twenty-nine years. She likes to spend time with family and friends and enjoys hiking, church activities, attending concerts, going to the beach and botanic garden, and nature photography. She also loves to read, especially historical fiction and biography. Grace enjoys learning more about many topics, such as creation science, the Spanish language, and geography.