Siete Cartas de Amor

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

¿Alguna vez recibió una carta de amor, una que fuera honesta? Probablemente no. Las cartas de amor suelen expresar un afecto profundo y engrandece las virtudes del otro.

Jesús envió siete cartas de este tipo a las iglesias mencionadas en Apocalipsis. En ellas hizo numerosas observaciones, revelando honestidad sobre la condición espiritual de Su pueblo y la disposición para Su regreso. Los comentarios de Jesús son duros en algunos lugares, pero pueden verse como cartas de amor debido al pacto entre Él y la iglesia, comparado en las Escrituras con el de un novio y su novia.

Algunos años después de que Jesús ascendió al cielo, el apóstol Juan fue exiliado en la isla de Patmos. Allí, en una visión, Jesús le dictó siete cartas de amor dirigidas a las iglesias de Asia Menor.

Él regresará por Su esposa, quien “se ha preparado” y está vestida de lino fino (Apocalipsis 19:7, 8).

Por lo tanto, estas cartas nos dicen todo sobre cómo debemos vivir como iglesia, anticipando el regreso de Cristo.

La Iglesia, lo bueno y lo malo

Leer Apocalipsis 2 y 3 es como leer el correo de otra persona. Al hacerlo, obtenemos una visión importante y convincente de la voluntad de Jesús y los factores de riesgo que pueden obstruir la naturaleza misma de la vida de la Iglesia, incluso hasta el punto en que Jesús consideró a Su iglesia como poco auténtica o reconocible. Podríamos apreciar mejor las exhortaciones cuando Jesús se acercó a las iglesias de Dios emergentes del primer siglo. ¿Qué similitudes entrañables tenemos con aquellos que fueron pioneros en la fe? ¿Por qué fueron elogiados y criticados? ¿Cuáles fueron sus fortalezas y aciertos, sus debilidades y sus faltas? ¿Qué podemos aprender de ellos?

Éfeso (2:1-7). La iglesia de Éfeso era conocida por su esfuerzo y paciencia. Los creyentes allí no podían soportar el mal y odiaban las falsas enseñanzas de los nicolaítas, pero habían abandonado su primer amor. Por lo tanto, se les recuerda tristemente como la iglesia sin amor. ¡Imagínese que con el amor de Jesús por Su esposa, tuvo que lidiar con esta falta de amor! A pesar de ello, para aquellos que vencieron, Jesús prometió el árbol de la vida.

Esmirna (2:8-11). La iglesia de Esmirna era conocida por su tribulación y pobreza, la difamación de la religión falsa, el sufrimiento, el encarcelamiento y la muerte. Jesús no reprendió ni corrigió. Más bien, consciente de su sufrimiento, Jesús le prometió al que venciera que no sufriría ningún daño con la segunda muerte.

Pérgamo (2:12-17). Los creyentes de Pérgamo existían en un clima en el que estaba el trono de Satanás. Fueron elogiados por aferrarse al nombre de Jesús, manteniendo la fe. Irónicamente, en la iglesia estaban incrustadas las enseñanzas de Balaam, infiriendo idolatría e inmoralidad sexual. Y a diferencia de la iglesia en Éfeso, algunos abrazaron las falsas enseñanzas de la doctrina nicolaíta. A los que vencieron, Jesús les prometió un nuevo nombre.

Tiatira (2:18-29). La iglesia de Tiatira fue elogiada por sus obras, amor, fe, servicio y paciencia. Sin embargo, toleró a una profetisa con un espíritu de Jezabel que la llevó a la seducción, la idolatría y las cosas profundas de Satanás. Incluso a los que vencieron, Jesús les prometió autoridad sobre las naciones y “la estrella de la mañana”.

Sardis (3:1-6). La iglesia de Sardis tenía fama de estar viva, pero estaba muerta. ¡Considere una parte del cuerpo de Cristo lista para morir! Seguramente el Novio quiere una novia viva, vibrante y receptiva. De ahí el llamado al arrepentimiento. Para el vencedor es la promesa de vestirse con ropas blancas y de tener su nombre escrito en el libro de la vida. Jesús prometió confesar su nombre ante el Padre y Sus ángeles.

Filadelfia (3:7-13). Esta iglesia era conocida por sus obras. Era una “puerta abierta”, y se destacó por su “poco poder”. Sin embargo, los creyentes de esta iglesia no habían negado el nombre de Jesús y, como Esmirna, soportaron pacientemente los problemas con la religión falsa (la “sinagoga de Satanás”). Jesús prometió mantenerlos alejados de las pruebas del mundo. El vencedor sería “un pilar en el templo de mi Dios” y se le daría “mi propio nombre nuevo”.

Laodicea (3:14-22). Finalmente, la iglesia de Laodicea era tristemente conocida por ser tibia. Aunque ella se consideraba rica y próspera, Jesús la describió como “miserable, digna de lástima, pobre, ciega y desnuda”. ¡Qué valoración tan condenatoria para la esposa de Cristo! Jesús invitó a estos creyentes a encontrar riquezas en Él, a vestirse de blanco y ser sanados para que pudieran ver. Vemos a Jesús llamando, ¡desde afuera! ¿Alguien abriría la puerta? Filadelfia tenía una puerta abierta; en Laodicea la puerta estaba cerrada. Sin embargo, a los que vencieron, Jesús les prometió compartir Su trono con ellos.

El que tiene oído, oiga

Las siete iglesias recibieron la amonestación recurrente: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (2: 7, 11, 17, 29; 3: 6, 13, 22). Hacemos bien en seguir la misma advertencia.

Algunos han visto las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3 como símbolo de siete eras de la historia de la iglesia: Éfeso como la iglesia del primer siglo, Laodicea es la iglesia antes del regreso de Cristo. Quizás si; quizás no.

Otros ven a estas congregaciones como representativas del cristianismo en un momento dado de la historia.

Independientemente de cómo veamos a las iglesias, dentro de cualquier comunidad cristiana están los que oran y los que no; los que leen la Biblia y los que creen saber lo que dice. Hay quienes conocen a Jesús y quienes no; los que juzgan y los que extienden gracia. Me viene a la mente la parábola del trigo y la cizaña de Jesús. Algunos parecen cristianos; otros son.

Los elogios y correcciones dirigidos a estas iglesias del primer siglo deberían ser un llamado de atención para nosotros hoy en día. ¿Por qué razón nos elogiaría Jesús? ¿En qué área nos corregiría? ¿Qué promesa específica podría hacernos, ahora, colectivamente?

¿Somos un pueblo amoroso, amando al Señor con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas? ¿Estamos vivos, llenos de nuestro primer amor? ¿O simplemente estamos actuando? ¿Somos fieles? ¿Está nuestra puerta siempre abierta a Jesús, o está visiblemente cerrada? ¿Tenemos una comunión genuina con Él? ¿Estamos vivos y calientes, o tibios y muertos? ¿Toleramos, o incluso aceptamos, enseñanzas falsas no bíblicas?

La cena de las bodas del Cordero unirá a Cristo y a Su esposa como uno para siempre. Ahora es el momento de examinar cómo le está yendo a Su novia. ¿Está la iglesia hermosa, radiante y vestida de blanco? ¿O todavía está manchada por el pecado, el egocentrismo, y por Satanás?

Al final

Cuando releemos las cartas de Jesús a las siete iglesias, no son como las cartas de amor habituales que un novio le escribe a su novia. Están llenas de honestidad, revelando pecados y fracasos. La buena noticia es que todo acaba bien. Apocalipsis describe un resultado que es poderosamente tranquilizador:

Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a Él la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y Su esposa se ha preparado. “Bienaventurados los que están invitados a la cena de las Bodas del Cordero” (19:7, 9).

Las palabras de Jesús para la iglesia llevan Su convicción sincera, cándida y honesta, diseñada para mover cada corazón y alma al arrepentimiento y la fe renovada. Note tres elementos de la valoración de Jesús: aliento, corrección y promesas, todas ellas reiterando un llamado a realmente escuchar.

Los últimos setenta años han proporcionado un terreno fértil para que florezca un cristianismo más extenso. En muchos lugares, la iglesia ha florecido y crecido para reflejar a su Señor y Salvador. Pero en otros lugares, el cristianismo se ha vuelto tibio y tolerante con el mal, estando en complicidad y en silencio frente a la maldad, con idolatría pública y el pecado sexual. Todo esto se suma al disgusto de los incrédulos por el cristianismo.

Sin importar en qué se haya convertido la cultura, la iglesia debe ser como su Señor Jesucristo. El llamado es al arrepentimiento, a cambiar. Afortunadamente, en casi todas las comunidades de fe, tanto ahora como hace dos mil años, las personas santas y fieles están triunfando en el nombre de Jesús mientras soportan pruebas terribles”. [Tú] no has negado mi nombre” es la poderosa afirmación de Jesús del testimonio y la identidad de Su esposa (3:8).

En el evangelio de Lucas, Jesús pregunta: “Cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?” (18: 8). Esa pregunta también se aplica a nosotros. ¿Nos encontrará el Hijo del Hombre viviendo en la fe? ¿Encontrará el Novio a Su fiel esposa, vestida de lino fino, resplandeciente y radiante? Podemos estar seguros de que si somos obedientes, seremos “dignos de estar ante el Hijo del Hombre” en ese día glorioso.

Las cartas de amor escritas hace milenios han cumplido su propósito. El siguiente paso en nuestro viaje de fe es recibir las invitaciones de boda: “Bienaventurados los que están invitados a la cena de las Bodas del Cordero” (Apocalipsis 19:9).

Últimas entradas de John Klassek (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

John Klassek was born to immigrant parents and grew up in a Sabbatarian church. He is the author of Hope of the Resurrection, now ready for its fifth printing, and serves as secretary of the International Ministerial Congress. John and his wife, Rebecca, have six children and five grandchildren. Living in their hand-built mudbrick home in rural Western Australia, he works bi-vocationally in IT support and ministry, pastoring a CoG7 congregation near the capital city of Perth. Over the past 20 years John has pioneered the development of MessageWeek Media Ministries (http://www.message7.org), streaming hundreds of in-house produced gospel videos. He is a keen motorcyclist, enjoys coin collecting and public speaking, and has an interest in biblical archaeology._