Reflections on 9/11

Reflexiones Sobre el 11 de Septiembre

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Han pasado 21 años desde los acontecimientos trágicos del 11 de septiembre de 2001. Aun recuerdo dónde estaba y lo qué estaba haciendo cuando escuché las noticias por primera vez, como tal vez usted lo recuerde.

Estaba fungiendo como anfitrión de algunos líderes de la iglesia que habían venido a Colorado por invitación personal para orar y proyectar la visión de una nueva universidad para nuestra denominación. Los planes eran concluir las reuniones esa mañana y llevar a todos de vuelta al aeropuerto.

Sin embargo, eso cambió repentinamente cuando un amigo cercano me llamó para decirme que nuestra nación estaba bajo ataque y me sugirió que encendiera la televisión.

Dejando mi desayuno a un lado, encendí el televisor justo a tiempo para presenciar el segundo avión volando hacia la torre sur del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, ¡captado en vivo!

Pronto, otro avión se estrelló contra el Pentágono estadounidense; uno más fue derribado por pasajeros heroicos. Poco tiempo después, ambas Torres Gemelas, símbolos de la prosperidad y destreza económica de Estados Unidos, ¡se derrumbaron!

Sentimientos de Temor y Vulnerabilidad

Todo parecía tan irreal. Solo dos semanas antes, mi familia y yo pasamos por el World Trade Center mientras visitábamos Nueva York. ¡Ahora era una montaña de escombros, con casi 3,000 vidas perdidas en el proceso!

Nuestros sentimientos de temor y vulnerabilidad solo se vieron agravados por la confirmación de que se trataba de un ataque terrorista. ¿Quién hubiera pensado alguna vez que los aviones de pasajeros serían utilizados como bombas?

Después de una gran lucha para llevar a mis invitados a casa a través del transporte terrestre, ya que el tráfico aéreo sobre los Estados Unidos se detuvo de inmediato para protegerse contra nuevos ataques, el verdadero impacto y el horror del 11 de septiembre llegaron a casa. ¡Esta generación ahora tiene su propio día de infamia! El mundo como lo conocemos nunca será el mismo.

Es evidente que desde el 11 de septiembre nos hemos vuelto más temerosos y menos ingenuos como sociedad. La seguridad del aeropuerto (largas filas, escaneo de todo el cuerpo y auscultaciones ocasionales) inconscientemente sirven para reforzar nuestra sensación de vulnerabilidad. Somos más conscientes de las diferencias entre ciertas religiones del mundo y nos hemos formado opiniones sobre ellas.

Desde el 11 de septiembre nos hemos vuelto más temerosos y menos ingenuos como sociedad. – Whaid Rose Click Para Twittear

Más Conscientes de Nuestra Humanidad y Mortalidad Comunes

Como nota positiva, el 11 de septiembre evocó un renovado compromiso religioso. Se dio un aumento dramático en la asistencia a las iglesias en las semanas siguientes. Eso fue de corta duración, sin embargo, queda evidencia de un interés espiritual sostenido. Algunas 200 iglesias cristianas salpican el paisaje del Centro y el Bajo Manhattan, un gran porcentaje de las cuales se han plantado a partir de 2001.

Además, las encuestas muestran que los estadounidenses se han vuelto más empáticos, más conscientes de su humanidad y mortalidad comunes y, en general, están más dispuestos a donar a causas benéficas. Es cierto: los peores momentos tienden a sacar lo mejor de nosotros.

Los bomberos y paramédicos arriesgan sus vidas, muchos de ellos corriendo hacia los infiernos ardientes sin pensar en su propia seguridad, algunos nunca regresan.

El dueño de una tienda en el Bajo Manhattan vació sus estantes de zapatos y tenis, arrojándolos a las personas que huían sin calzado.

El Acto Más Desinteresado

Pero quizás el acto más desinteresado de ese día ocurrió a bordo del vuelo 93 de United. Sus pasajeros se dieron cuenta rápidamente de que estaban en un avión secuestrado con destino al Capitolio de los Estados Unidos, por lo que algunos de ellos decidieron tomar medidas.

Con cuatro terroristas de Al-Qaeda a bordo, sabían que había mucho en juego, pero pensaron que valdría la pena. Así que se agruparon, diseñaron estrategias, se despidieron por última vez de familiares y amigos, oraron y entraron en acción.

El avión se estrelló en un campo abierto cerca de Shanksville, Pensilvania, matando a todos los que estaban a bordo, pero no alcanzó al objetivo previsto y, por lo tanto, evitó a la nación un desastre mucho mayor.

Lamentablemente, entre una generación demasiado joven para recordar el 11 de septiembre y otras lo suficientemente mayores para olvidar, ese acto de valor extraordinario ahora es un mero recuerdo que se desvanece en nuestra conciencia colectiva.

Sin embargo, pasará un buen tiempo para que pueda olvidar mi viaje a la Zona Cero un mes después del 11 de septiembre. Como ex neoyorquino que había entrado y salido de las Torres Gemelas, necesitaba hacer esto por mi propia psique.

Sorprendentemente, ¡todavía salía humo de los escombros! El inquietante silencio me recordó mi visita a Auschwitz. Los ataques terroristas no son exclusivos de los Estados Unidos, tampoco la maldad en algún momento particular de la historia. El pecado siempre ha sido profundo en el corazón humano. La maldición es pesada. El Diablo, nuestro principal adversario, es despiadado.

Nuestro Dios es Soberano

Dios es soberano. El mundo ha cambiado, pero Él sigue siendo el mismo. El salmista lo describe como «nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones» (Salmo 46:1).

Dios es soberano. El mundo ha cambiado, pero Él sigue siendo el mismo. – Whaid Rose Click Para Twittear

La vida está llena de eventos similares al del 11 de septiembre: un accidente automovilístico fatal, la muerte de un hijo o cónyuge, un diagnóstico terminal, la pérdida de un trabajo, tiroteos masivos y muchos más. Pero ninguno de estos escenarios está más allá del cuidado soberano de Dios. El Salmo 46 continúa: «Por tanto, no temeremos» (versículo 2).

Ahora bien, confiar en Dios no requiere una coexistencia pasiva con los males de este mundo. En otra parte de los Salmos se nos advierte: «¡Los que amáis a Jehová, aborreced el mal!» (97:10).

Un pastor de la ciudad de Nueva York sugiere que el odio por el mal debe comenzar resistiendo «la tendencia terrorista en nuestros propios corazones: el deseo de una represalia rápida e indiscriminada.» Convertir el odio y la hostilidad en obras de amor es la mejor plataforma desde la cual compartir a Cristo en un mundo que se volvió más temeroso y menos ingenuo por el 11 de septiembre.

Me viene a la mente la imagen de la cruz que emergió de los escombros de la Zona Cero. Que siempre recordemos que cuando todo parece perdido, Cristo permanece.


Whaid Rose
Últimas entradas de Whaid Rose (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Whaid Rose, former president of the General Conference, is dean of the Artios Center for Vibrant Leadership and pastors the Newton, NC CoG7. He and his wife, Marjolene, live in Denver, NC.