Predica lo que Vives

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

Mientras escribo, la pandemia de COVID-19 está arrasando el mundo, impactando la vida diaria de billones de personas. Si los últimos meses nos han enseñado algo, es que no podemos predecir el futuro. No puedo imaginar cómo será el mundo para cuando se publique este artículo.

Lo que sí sé es que entre los innumerables impactos de
COVID-19, mi iglesia local no se ha reunido en persona durante semanas, y no hay una fecha determinada en el futuro para cuando podamos volver a hacerlo. Continuamos celebrando servicios de adoración semanales con un equipo estructurado de nuestro edificio y transmitiendo a través de Facebook en vivo a nuestros miembros, quienes están bajo órdenes de quedarse en casa.

Separado y atado

Es un momento extraño. La desconexión que todos estamos experimentando está cobrando la factura. Billones de personas, acostumbradas a salir al trabajo, la escuela, a hacer ejercicio, de compras y a recrearse, están todas en casa. Billones que están acostumbrados a estrechar las manos de extraños, abrazar a la familia y saludarse unos a otros con un beso sagrado en sábado, se encuentran incapaces de tocar, incapaces de extender la mano, incapaces de salir de sus hogares.

En la sociedad norteamericana, nos hemos ido deslizando gradualmente a reemplazar las relaciones en persona con las digitales.
COVID-19 ha acelerado el ritmo de esta tendencia de una manera que nadie predijo. No visitas. No comidas compartidas. No conexión humana sin una pantalla electrónica cerrando esa brecha. Y ahora eso incluye el culto corporativo. No podemos unirnos en persona para doblar las rodillas y levantar las manos y abrir nuestras bocas hacia Dios. Incluso esto debemos hacerlo a través de pantallas electrónicas.

Si no nos habíamos dado cuenta antes, todos estamos enfrentando esta realidad ahora: las palabras solas, no pueden hacer justicia a las relaciones. Por supuesto, todo esto lo hemos escuchado antes, pero ahora la prueba nos confronta todos los días. El trabajo no es lo mismo cuando estamos separados de nuestros compañeros de trabajo. La escuela en un aula virtual no se compara con estar en un aula física. Nos sentimos engañados en cumpleaños y bodas y, quizás especialmente, en funerales.

Y más que nada, sentimos nuestra desconexión en sábado. El contenido sin comunidad claramente no es suficiente. Necesitamos más que simplemente escuchar las palabras de oración, canto y Escritura; Necesitamos compartir la vida con aquellos que comparten esas palabras. Y aun . . .

En medio de todo esto, he estado buscando oportunidades y también obstáculos. Si COVID-19 hubiera llegado unos meses antes, habría sido un ejemplo oportuno de cómo necesitamos evidencia física para apoyar nuestro testimonio verbal. Ese fue el tema de mi artículo anterior en esta serie, “El Valor de una Imagen”. Como embajadores de Cristo, se nos ha confiado el ministerio de la reconciliación (2 Corintios 5:18), y sin este ministerio, esa actividad tangible, nuestro mensaje está incompleto.

Pero al reflexionar sobre las últimas semanas, recuerdo la importancia de nuestras palabras. Recuerdo la importancia del mensaje de la reconciliación (v. 19) y cómo nuestro ministerio está incompleto sin él. Es cierto que debemos vivir lo que predicamos, pero también predicar lo que vivimos.

Ministerio o mensaje

En ocasiones, la respuesta cristiana a la Gran Comisión de Cristo ha sido favorecer ya sea el ministerio o el mensaje, uno sobre el otro. Esto es pintar con un pincel demasiado ancho, pero hay algo de verdad en esos estereotipos en Norteamérica. Por un lado, entre algunos cristianos, ha habido una tendencia a enfocarse en el mensaje de la reconciliación: predicar el evangelio, enseñar la verdad, discipular a los creyentes con la Escritura. Este enfoque de la fe basado en palabras ha dado forma a gran parte del cristianismo conservador. En ocasiones, el resultado ha sido una desconexión del mundo real de personas perdidas, creyentes crecientes y la misión de la iglesia. La verdad, por precisa que sea, a menudo ha sonado hueca y crítica para un mundo que anhela verla en acción.

Por otro lado, entre los creyentes liberales, el péndulo a veces se ha inclinado tanto hacia el ministerio de la reconciliación que el mensaje se ha quedado atrás. Algunas veces sobresalen en la promulgación del evangelio al servir a los pobres, mostrando compasión por los quebrantados e incluyendo a los marginados. Pero se evita el nombre de Jesús. El mensaje explícito del evangelio en relación con el pecado personal está marginado, y la verdad de la Escritura a menudo se ve comprometida.

Estos dos extremos revelan la tentación de separar el ministerio y el mensaje de la reconciliación. Uno dice: “Valerosamente proclamaré el evangelio y la verdad de las Escrituras con mi boca, lo demuestre o no con mis acciones”. El otro dice: “Viviré como un cristiano y dejaré que mis acciones prediquen. No es necesario decir nada a menos que me lo pidan. El primer enfoque muestra a una persona sosteniendo un cartel, advirtiendo a los extraños de la condenación. El segundo muestra a una persona que dirige un comedor de beneficencia sin mencionar a Jesús. Ambos enfoques contienen la mitad de la misión de Dios y, por lo tanto, ambos no llegan a unirse realmente a ella.

Palabra con hechos

Como seguidores de Cristo, estamos llamados a imitar a Cristo. Y el patrón más sorprendente de la vida de Jesús fue la forma en que siempre combinaba palabras con acciones. Sí, predicó el evangelio con su boca. Pero también alimentó a los pobres, curó a los enfermos y expulsó demonios. Cuando Jesús encargó a sus seguidores que salieran en su nombre, los envió con este doble enfoque para ser sus embajadores (por ejemplo, Marcos 3:14, 15; Lucas 10:8, 9; Hechos 1:8). Años más tarde, el autor de Hebreos describiría la salvación ofrecida por Cristo como algo que fue anunciado y confirmado (Hebreos 2:3, 4). Uno no está completo sin el otro. Como dice el autor Scott Jones en El Amor Evangelista de Dios y del Vecino (The Evangelistic Love of God & Neighbor):

Evangelizar a personas no cristianas sin amarlas por completo no es evangelizarlas bien. Amar a personas no cristianas sin evangelizarlas no es amarlas bien. Amar bien a Dios significa amar en una forma evangelista al prójimo no cristiano y evangelizar amorosamente al prójimo no cristiano.

Entonces debemos tener palabra y obra, mensaje y ministerio. Y en medio de la separación física de la gran mayoría de mi congregación y comunidad, me estoy dando cuenta nuevamente de lo poderosas que pueden ser las palabras. El poder de un mensaje de texto o correo electrónico. El poder de una tele o video conferencia. El poder de predicar a mi congregación a través de Internet en un santuario vacío o llamar a mis amigos no creyentes para ver cómo están. Las palabras son poderosas. Comunican nuestro amor con una claridad y precisión que las acciones no pueden. Refuerzan nuestras acciones con información que el comportamiento simple no puede comunicar. La Palabra de Dios es poderosa, y cuando actuamos como sus portavoces, cedemos ese poder. Proclamamos nuestra fe, expresamos nuestro amor y compartimos nuestro mensaje de la reconciliación.

Testimonio de verdad

Pablo entendió y practicó el doble enfoque de palabras y hechos en su vida como apóstol; de hecho, a menudo les recordaba a los creyentes que las palabras sin acción son inútiles. Sin embargo, agregó un premio a las palabras del evangelio, particularmente en lo relacionado con las personas que venían a la fe en Cristo:

Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído?
¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: “¡Que hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!” (Romanos 10:14, 15).

El evangelio es una buena noticia para todos, pero nadie puede creer esta buena noticia si no la escuchan. No es suficiente simplemente “hacer brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo” (Mateo 5:16). Más bien, la luz debe ir acompañada por la iluminación de lo que decimos; las buenas acciones deben combinarse con buenas palabras. Palabras que transmitan gracia a quienes las escuchan. Palabras que comuniquen explícitamente el amor, la misericordia y el llamado de Jesucristo. Palabras que proporcionen el testimonio que pruebe la verdad de la evidencia de nuestras vidas, tanto como la evidencia prueba la verdad de nuestro testimonio.

Redimiendo el tiempo

En dos ocasiones, el apóstol Pablo anima a los creyentes a redimir el tiempo. En Efesios 5:16 nos dice que lo hagamos porque los días son malos. COVID-19 nos ha traído días malos. Días de temor, ansiedad, separación, pobreza, enfermedad y muerte. Estos días malos necesitan redención, necesitan ser recomprados del pecado y la muerte. Al quedarnos con poco más que nuestras palabras para llegar a las personas con el evangelio, podríamos sentir que no tenemos suficiente a nuestra disposición para redimir el tiempo.

Pero el otro uso de esta frase por parte de Pablo nos recuerda que nuestras palabras son una herramienta poderosa en las manos de Dios: “Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechando al máximo cada momento oportuno. Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno” (Colosenses 4:5, 6).

¡Ahora, más que nunca, las palabras de Pablo nos recuerdan que debemos predicar lo que vivimos!

Israel Steinmetz
Últimas entradas de Israel Steinmetz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Israel Steinmetz is dean of Academic Affairs for Artios Christian College and pastors New Hope United Church in San Antonio, TX, where he lives with his wife Anna and their eight children. In addition to teaching, Israel is a prolific writer, having co-authored four books and contributed over fifty feature articles to the Bible Advocate. Committed to lifelong learning, Israel holds a Bachelors in Pastoral Ministry, a Master of Divinity, Master of Arts in Theological Studies and is pursuing the Doctor of Ministry from Fuller Theological Seminary.