Practicando la Hospitalidad

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. (1 Pedro 4:8-10).

La hospitalidad parece estar olvidada o descuidada en los ajetreados estilos de vida de hoy. Pocas personas reciben invitados a cenar y prefieren comer fuera, o permiten que el ajetreo les impida hacer cualquier cosa.

Ser hospitalario es diferente del entretenimiento social, el cual se centra en los anfitriones. Éstos deben ser relajados y bondadosos, la casa impecable, la comida sabrosa y abundante. Algunos puedieran invitar a alguien esperando una invitación de regreso.

La hospitalidad, por otro lado, se centra en los huéspedes y sus necesidades. Implica calidez, amabilidad y generosidad y puede tener lugar en una casa desordenada con un plato de sopa. No necesitamos una casa impecable y un menú elaborado que ha llevado horas preparar.

A veces no estamos dispuestos a ofrecer hospitalidad porque estamos cansados. Tal vez nuestro presupuesto sea ajustado o no creemos que nuestra casa sea lo suficientemente buena. Pero Pedro habla de la hospitalidad como una fuerte expresión de amor y de un espíritu generoso y sin quejas.

Los primeros creyentes

Hechos 2:46 describe las reuniones de la iglesia primitiva en los hogares y compartiendo sus comidas: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón”.

Los viajeros en la época de Pedro dependían de sus compañeros creyentes para que les dieran un lugar donde quedarse. Las primeras iglesias eran iglesias en las casas, por lo que las reuniones de la iglesia eran imposibles si la gente no estaba dispuesta para abrir sus hogares.

Los momentos de adoración a menudo sucedían alrededor de una comida. En ese caso, la carga de la hospitalidad iba más allá de proporcionar una habitación, a pesar de que muchos viajeros llevaban provisiones con ellos. La hospitalidad unía a las personas y les permitía conocerse entre sí. Las iglesias jóvenes a las que escribió Pedro necesitaban esa interdependencia, especialmente en una cultura hostil a la fe.

Ajustes de actitud

Mostrar hospitalidad puede ser particularmente demandante, por eso Pedro agrega la frase “sin quejas”. Los huéspedes se comen nuestra comida, absorben nuestra energía emocional y nuestro tiempo. Especialmente los huéspedes inesperados pueden ser inconvenientes por varias razones. Incluso podrían ser personas pesadas, quisquillosas o exigentes.

Sin embargo, Pedro enfatiza que los cristianos deben brindar hospitalidad sin quejarse y de buena gana, ya sea en secreto o abiertamente. No tenemos la opción de escoger y elegir servir solo a aquellos que son encantadores o que tienen los mismos intereses.

Mientras vivía en África, y más tarde en Alaska, me identifiqué personalmente con este verso de 1 Pedro. En las estaciones misioneras remotas y en las aldeas esquimales donde vivíamos, no había alternativa a tener invitados, ya que no existía ningún hotel o restaurante. Nosotros teníamos que serlo. Aprendí la importancia de ofrecer hospitalidad con amor, sin quejarme, fuera conveniente o no, sintiera ganas o no y estuviéramos preparados o no. Con creyentes y no creyentes en nuestro hogar, me di cuenta de que mi testimonio por el Señor estaba en juego.

Muchos suministros de alimentos no estaban disponibles localmente, por lo que tenían que enviarse. Los alimentos frescos eran un lujo en Alaska. Durante nuestro primer año allí, acabé con dos abrelatas. Teníamos que planear cuidadosamente para asegurarnos de no quedarnos sin lo esencial. Al principio no queríamos aceptar ningún tipo de reembolso por el alojamiento y suministros, pero pronto descubrimos que nuestro presupuesto necesitaba una ayuda de los viajeros frecuentes. Aprendí a tener a la mano una colección de buenas recetas que podía preparar rápidamente. Hornear grandes porciones de pan era una parte importante de mi agenda.

La preparación de la comida puede ser bastante complicada, ya que toda nuestra agua para beber y cocinar tenía que hervirse y filtrarse, un proceso que consume mucho tiempo. Tenía que planearlo con varias horas de anticipación. Esto pasó tanto en África como en Bush Alaska.

Enfrentando desafíos

A menudo me habían dicho que mi don era la hospitalidad, pero comencé a dudar después de hospedar a algunos de nuestros visitantes. Los invitados iban desde los encantadores hasta los exigentes y los que tenían una mala reputación.

No todos los visitantes eran limpios. Ni tampoco los huéspedes que pasaban la noche mantenían limpias sus habitaciones. La ropa estaba por todos lados, baños sucios y mucho desorden invadieron mi zona de confort.

Uno de nuestros huéspedes tenía cuatro patas. Cuando vivíamos en un pequeño apartamento en Bruselas, Bélgica, durante un estudio del idioma antes de partir hacia África, una pareja de misioneros nos preguntó si podríamos quedarnos con su poodle por unos días. El poodle resultó ser un canino de tamaño completo y los dueños se habían ido por dos semanas.

Nuestros niños estaban encantados, pero yo estaba exhausta tratando de mantener la paz con el dueño de la casa, quien explotó al pensar que tuviéramos un monstruo así en el apartamento. Escuché palabras en francés que no pensé que necesitaba agregar a mi vocabulario misionero.

Durante nuestro primer año en África, seis misioneros europeos llegaron a nuestra estación misionera durante la estación seca. Esto era un problema, ya que nuestro suministro de agua provenía de barriles de agua que ahorrábamos durante la temporada de lluvias. La racionábamos cuidadosamente porque el agua extra que se necesitara teníamos que llevarla cargando por una colina empinada en cubetas de cinco galones.

La mayoría de los invitados eran cuidadosos al usar el agua. Sin embargo, una persona decidió que era hora de lavar su auto Land Rover. Se me fue la respiración al verlo usar tanta agua sobre su sucio vehículo, especialmente porque había conducido desde el área del lago el día anterior donde tenía abundante agua. Ser hospitalaria sin quejarme fue un desafío a mi resolución.

Cuando vivíamos en Kampala, Uganda, las cosas eran menos complicadas en cuanto a conseguir suministros y lavar la ropa para los huéspedes. Intentábamos dar la bienvenida a todos los que venían, incluyendo a la media docena de trabajadores de la agencia Peace Corps workers. Definitivamente parecían incómodos cuando insistimos en que se unieran a la víspera vespertina con otros misioneros en nuestra casa.

Sin embargo, tarareaban cuando cantábamos y escuchaban cortésmente el devocional. Cuando llegó la hora de dormir, no estábamos seguros de quién dormía normalmente con quién, aunque era obvio que estaban acostumbrados a compartir habitaciones y compañeros de cama. Pero les dimos pocas opciones: “Chicas, esta es su habitación. ¡Chicos, ustedes están al final del pasillo! “ La mañana siguiente fue una ráfaga de cálidos abrazos y agradecimientos. Confiábamos en que Dios usaría nuestra hospitalidad en sus vidas.

Nuestros dos años en la ciudad fueron maravillosos para ejercitar el don de la hospitalidad. Aunque había hoteles y restaurantes, la mayoría de los misioneros vivían con presupuestos ajustados, especialmente aquellos apoyados por misiones religiosas. Pronto se supo que la alfombra de bienvenida estaba en nuestra casa. Por curiosidad, una vez llevé un registro del número de comidas servidas. Durante un período de dos semanas, establecimos noventa y cuatro lugares adicionales en la mesa. Algunos eran internos habituales, pero aún así, el trabajo y la planificación estaban involucrados.

Bendiciones compartidas

La amonestación para ofrecer hospitalidad sin quejarse se transmitió vívidamente durante nuestra estadía en Kampala. Una pareja de misioneros de unos setenta años estuvo en la ciudad durante seis semanas y necesitaba alojamiento. Su hijo y su familia vivían cerca, pero la nuera insistió en que su estadía sería breve. Así que invitamos a la pareja mayor a nuestra casa. Qué delicia.

Nos bendijeron mucho más de lo que nosotros podríamos haberlos bendecido. Pensé que era triste que su nuera perdiera la oportunidad única de que sus hijos pasaran tiempo con sus abuelos. Su espíritu negativo y quejumbroso dañó una relación. Por otro lado, nuestras vidas se vieron enriquecidas por esas personas tan amables que habían pasado más de cincuenta años en los pueblos africanos. Sus historias de la fidelidad y la provisión de Dios, y el impacto del evangelio en pequeñas comunidades donde se desconocía el nombre de Cristo, alentaron nuestro propio deseo de servir.

Nos encantaba tener gente en nuestro hogar y lo considerábamos un ministerio gratificante. Muy seguido yo decía que mantuvimos las puertas abiertas durante cuarenta años. Cuando regresamos de África y construimos una nueva casa en Oregón, designamos una habitación de huéspedes con una entrada exterior y la llamamos nuestra “cámara del profeta”, como con Elías en 2 Reyes 4:10. Los misioneros todavía lo hacen su hogar cuando están lejos del hogar.

Practicar la hospitalidad puede abrir las puertas para compartir el evangelio. En la atmósfera relajada de nuestros hogares, la conversación puede fácilmente volverse hacia Dios. Sí, puede ser difícil e inconveniente, pero las recompensas no tienen comparación.

Últimas entradas de Becky LeRud (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Becky LeRud was published in LIVE, Now What?,Pentecostal Evangel, Evangel, and American Horizon. She lived in Lebanon, OR, until her death in 2018.