Paz y Buena Voluntad — Hacia Todos

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Cuando escuché que el Abogado de la Biblia pasaría un año en el Ministerio de la Reconciliación, estaba muy emocionado. Algunos de mis primeros pensamientos cristianos fueron los de reconciliación. Hoy, después de siete años como pastor, todavía creo que debemos escuchar este mensaje y difundirlo con mayor determinación. Baso mi punto de vista en un evento personal.

La historia de un niño

Durante mucho tiempo, mi mamá y mi papá no podían decidir a qué iglesia local asistir. Cuando tenía alrededor de cinco años, llegaron a la Iglesia de Dios (Séptimo Día) en Spokane, Washington. Tomaron esa decisión principalmente debido a la creencia de que el sábado todavía aplicaba a los cristianos del nuevo pacto. En la congregación de Spokane, mi familia encontró una verdadera familia de iglesia. Sin embargo, la seguridad hizo que mis padres actuaran imprudentemente.

Cada año en navidad, mi mamá, sus dos hermanas y sus familias se reunían en un hotel que podía albergar a doce primos locos. Todos eran fieles cristianos con diversas tradiciones protestantes, por lo que celebrar el nacimiento de nuestro Señor era precioso para ellos. Las discusiones siempre eran una mezcla de edificación de la Biblia, bromeando como lo hacen las familias y descubriendo qué cosas nuevas habían sucedido durante el año que terminaba. Durante ese tiempo reconocíamos que éramos familia por sangre y por la sangre de Jesucristo. Era maravilloso.

Pero cuando tenía siete años, durante la reunión anual, estalló una discusión: era mi tía contra mi mamá y mi papá sobre la fecha en que nuestro Señor había nacido. “Pagana”, dijo mi papá.

Siendo tan joven, no puedo recordar más que eso. Pero se había acabado. No volvimos a hablar con mi tía hasta que estaba en su lecho de muerte debido al cáncer.

El no hablar con mi tía Arleen no me impedía orar. Casi todas mis oraciones durante los siguientes dos o tres años terminaban con la esperanza de reconciliación con ella.

La reflexión de un pastor

Todavía ahora, como pastor, miro hacia atrás y pienso: ¿Por qué la fecha del nacimiento de Jesús fue más importante que nuestra fe común en Él como nuestro Salvador? La reconciliación y la unidad son mucho más importantes en el Nuevo Testamento que tener razón sobre una fecha. Pablo define todo su llamado como el “ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18). Sin embargo, debido a que mi familia no siguió el constante estímulo del Nuevo Testamento hacia la unidad, perdimos el contacto con mi tía y hermana cristiana durante once años. ¿Qué estábamos pensando?

Pensamos que teníamos la razón y la verdad, y no teníamos nada que ver con los que no la tenían. Pero ese no es el evangelio. Esa no es la Palabra eterna de Dios. Más bien, Su Palabra proclama esto:

Si estamos locos, es por Dios; y, si estamos cuerdos, es por ustedes. El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado. Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos. Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así. Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación (2 Corintios 5:13-18).

Pablo escribió estas palabras cuando la iglesia de Corinto no podía soportarlo. Querían deshacerse de él. Pero a lo largo de la carta, y de manera más conmovedora aquí, Pablo les recuerda que está dispuesto a hacer cualquier cosa por ellos. Si él y los otros apóstoles están en su sano juicio, “es por ustedes”. Pero si están fuera de sí, “es para Dios”. De cualquier manera, la iglesia de Corinto y los apóstoles están unidos.

Además, en Efesios 4, Pablo hace una lista de todas las uniones del cristianismo: “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos” (vv. 4-6).

Y debido a esto, debemos llevar una vida de humildad, mansedumbre y paciencia, “soportándonos en amor, esforzándonos por mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (vv. 1-3).

¿Qué pensaría Pablo cuando descartamos el ministerio de la reconciliación, basado en esas uniones y que demostró a lo largo de su ministerio, pero en lugar de eso que nos enfoquemos en el 25 de diciembre? Mejor aún, ¿qué piensa Dios ahora mismo mientras lo hacemos?

Ajustando cuentas en la iglesia

Cuando nosotros, como Conferencia General, decimos que somos “distintos pero inclusivos”, reconocemos que a Dios no le agrada nuestra desunión. Somos diferentes, creemos cosas diferentes y, sin embargo, eso no debería separarnos de aquellos que creen en Jesucristo como su Señor y Salvador personal. Sin mencionar a los que están llenos del Espíritu Santo y adoran a “Dios el Padre de todos, el cual es sobre todos, por todos y en todos” (v. 6).

Aunque nunca volví a ver a mi fiel tía cristiana después de esa discusión en el hotel, mi madre sí lo hizo. Lamentablemente, en ese momento, ambas familias se habían perdido de casamientos y nacimientos de nietos. Ahora la tía Arleen está muerta. Espero pasar esos once años perdidos con ella en el paraíso.

Estoy tratando de vivir de una manera diferente a la que vivían mis padres entonces. Mi mamá también. Hagamos un compromiso de no separar familias por la fecha del nacimiento de Jesús. Sí, Él no nació el 25 de diciembre. Sí, el mundo lo celebra porque se acomoda al paganismo. Pero sí, el sacrificio amoroso de Dios es más fuerte que ese error.

Últimas entradas de Jonathon Hicks (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jonathon Hicks and his wife, Danielle, serve the Lodi, CA, Church of God (Seventh Day) congregation, who has taught him much and given incalculable support. He is seeking to love those he has the privilege of speaking to week after week.