Paz en Cristo

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Al explorar el ministerio de la reconciliación este año, destacaremos seis capítulos de la Biblia para ayudarnos a comprenderlo y todas sus implicaciones para la vida en la iglesia.

Pero antes de pasar a nuestra primera selección, aquí hay una fascinante pieza de una trivia. ¿Alguna vez se has preguntado cómo la Biblia obtuvo las indispensables divisiones de lo que llamamos capítulos? Éstos no están en los idiomas originales. Sucede que el cardenal Stephen Langton, trabajando desde la Vulgata Latina en el 1205, creó esas divisiones a las que no les damos tanta importancia y que encontramos tan útiles hoy en día. (¿No sería increíble si nuestra editora asociada, Sherri Langton, fuera descendiente suyo?)

El mensaje

¿Tiene un capítulo favorito? Yo tengo varios, y Efesios 2 definitivamente está entre ellos. Si tiene su Biblia a la mano, léala junto con estas reflexiones sobre la reconciliación. La palabra reconciliar aparece solo una vez en este capítulo, pero cada verso aquí se relaciona con su mensaje y significado: “Para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad” (v. 16).

La reconciliación se trata de restaurar las relaciones: cómo se curan los quebrantados, cómo los alienados encuentran familia, cómo los enemigos se convierten en amigos. Efesios 2 cuenta esta historia en dos partes, con Cristo y nuestra unión con Él en el centro de ambos:

  1. Salvos en Cristo (vv. 1-10)
  2. Unidos en Cristo (vv. 11-22)

 

Paz con Dios

La primera mitad de Efesios 2 cuenta la historia cósmica de nuestra relación con Dios. Es una historia del antes y después. Una vez estuvimos muertos en delitos y pecados. Una vez caminamos de acuerdo con el curso de este mundo y el príncipe del mal. Una vez fuimos hijos de desobediencia e ira (vv. 1-3). Nuestra necesidad de reconciliación era extrema. Cautivos de nuestra naturaleza carnal, éramos enemigos de Dios, tan lejos de Él como la vida está de la muerte.

Pero Dios, en Su rica misericordia, gran amor y bondad excesiva, entró en el oscuro abismo de la alienación para hacer un puente en Cristo: “por gracia han sido salvos” (vv. 4, 5). Nuestro antes y después depende de Cristo. El una vez ahora se invierte. Ahora somos vivificados con Cristo. Ahora somos resucitados con Cristo. Ahora estamos sentados con Cristo. Esta es la paz salvadora de Dios, y es la nuestra junto con Cristo (vv. 4-7).

Nada de esto es de nosotros mismos; es un regalo de gracia inexplicable recibido en la fe con las manos vacías (v. 8). El espíritu que trabajó en nosotros para desobedecer (v. 2) ha sido derrotado, nuestras propias y jactanciosas obras han sido rechazadas (v. 9). Esto sucedió para que la obra de Dios pudiera revelarse para hacer nuevas creaciones de nosotros, para buenas obras, en Cristo (v. 10). Ese viejo caminar en muerte ha sido cambiada por un nuevo caminar en vida (vv. 2, 10).

 

Paz con otros

Nuestra reconciliación cósmica de la muerte a la vida en Cristo, en la primera mitad de Efesios 2, prepara el camino para la segunda mitad del capítulo. Con nuestra relación con Dios restaurada en Cristo, nuestras relaciones de unos con otros ahora deben ser reevaluados. Pablo no presenta esta salvación y reconciliación en términos individualistas, sino como lo que Dios en Cristo ha hecho por nosotros, juntos, colectivamente. Y así, la historia cósmica de Dios toma un giro hacia lo local y la realidad de la animosidad entre gentiles y judíos.

Al relacionar el camino anterior en la carne (v. 1), en el versículo 11, Pablo recuerda cómo estos cristianos gentiles y judíos fueron definidos y divididos una vez por su in-circuncisión en la carne y la circuncisión en la carne hecha por manos humanas. Una vez más, la carne se separa. Además, los gentiles estuvieron una vez sin Cristo y sin Dios, una vez extranjeros de Israel, ajenos a sus pactos de promesa, una vez sin esperanza (v.12). La necesidad de reconciliación era desesperada, cautiva de las identidades carnales. Ambos enemigos el uno del otro, esta realidad estaba tan lejos de la unidad como la muerte de la vida.

“Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes que alguna vez estuvieron lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo” (v. 13). Aquí vemos un sinónimo bíblico para la reconciliación: paz. Jesús es nuestra paz. Él hizo la paz. Él predicó la paz. Él ha quebrantado, abolido y ha matado en la cruz todos los obstáculos de la carne y las ordenanzas de la ley que una vez nos separaron y causaron enemistad. La nueva creación continúa. En la paz de Cristo, Dios ha creado un nuevo hombre, un nuevo cuerpo, con acceso al Padre por el Espíritu (vv. 14-17). Esta es la paz de Dios que une, y es nuestra junto con Cristo.

 

El desafío

Esto aplica no solo a judíos y gentiles, sino a todo tipo de división que los humanos puedan imaginar. La belleza de Efesios 2 es como aprendemos que en Cristo, Dios se ha acercado a todos los que están lejos, para estar cerca tanto de Él como el uno del otro. En esta nueva relación, extraños y extranjeros se convierten en conciudadanos y miembros de la familia de Dios. Ahora estamos mirando hacia adelante mientras estamos siendo edificados juntos, unidos, creciendo juntos como un templo santo en el Señor, una morada de Dios por el Espíritu Santo (vv. 19-21). Qué gran ministerio al que podemos pertenecer, qué responsabilidad compartir juntos.

Dirigiendo nuestro enfoque a Efesios 2, éste pone el enfoque directamente en nosotros. ¿Estamos, la Iglesia de Dios, caminando juntos como una nueva creación en la paz de Cristo? Ore para que podamos encarnar en nuestra vida unificada este mensaje de reconciliación, salvos y unificados, en la cruz de Cristo. La Biblia puede estar dividida en muchos capítulos, pero Cristo es su único mensaje.

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.