Orando Según Su Temperamento

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

Mi vida con Dios la comencé en privado, era una niña de trece años y estando en mi habitación por la noche, derramé mis preocupaciones y deseos a un Dios que no conocía y al cual le rogaba que fuera real.

Irónicamente, ese fue probablemente el mejor momento de oración de toda mi vida. En ese entonces estaba consciente que no tenía ni idea de Dios ni de la vida. Tampoco entendía la Biblia, la cual había sacado del librero tratando de encontrar alguna pieza perdida.

La pieza perdida

Ahora sé cuál era esa pieza. Ahora, después del seminario y en medio de un programa de doctorado, supongo que entendí la pista. Intelectualmente, sé que todavía no entiendo todo y sé que necesito que Dios sea real.

Pero, ¿secretamente? Creo que puedo hacer esto de la fe por mi cuenta. La oración intensa se convierte con gran facilidad en parte del «en ese entonces» en lugar del «ahora».

Ninguna suposición podría estar más equivocada. Anne Lamott dice que las dos mejores oraciones son «ayúdame, ayúdame, ayúdame» y «gracias, gracias, gracias». He pronunciado ambas cuando otras palabras faltaban o eran innecesarias.

Pero, ¿qué pasa con esos momentos intermedios? ¿Hay formas en que todos nosotros podamos avivar nuestra vida de oración, la cual nos saque de los parecidos surcos de la culpa y la monotonía? Con los diferentes estilos de aprendizaje, de comunicación y capacidad de atención de las personas, las rutinas funcionan para algunos pero no para muchos otros. Así que aquí hay algunas “ayudas” para orar que se adaptan a nuestros diferentes temperamentos.

Ore escribiendo

El enfoque es uno de mis mayores problemas. Puedo estar orando fervientemente por un amigo, pero al poco tiempo, oh, mira: una pila de ropa sucia o una idea para un artículo o una publicación de Facebook. Así como los discípulos, puedo quedarme dormido en el trabajo con demasiada facilidad en lugar de prestar atención (Mateo 26:40).

Así que reflexioné: ¿Cuándo me encuentro completamente concentrada en una tarea? La respuesta fue fácil: cuando escribo. Entonces, ¿por qué no escribir las oraciones? Más tarde, las páginas de un cuadernito violeta están llenas de nombres y notas sobre necesidades particulares. No tiene que ser un estudio; nunca escribo por lo que estoy orando. Mientras escucho a Dios, Él trae los nombres y necesidades a mi mente, y escribo palabras simples como recordatorios.

También solía sentirme culpable si no oraba por todos y por todo lo que estaba en mi lista. Ahora, una vez que lleno una página con quien sea y lo que sea que Dios traiga a la mente, he terminado. Confío en que Él sabrá quién lo necesita más hoy. Esto funciona bien para una persona como yo, cuyo cerebro está conectado a su bolígrafo, que de lo contrario, se distrae fácilmente. Mientras el bolígrafo se mueva, yo oro.

Ore con la guía de un libro

En el libro de Mike Breen Construyendo una Cultura Disciplinaria (Building a Discipling Culture), sugiere usar seis frases de la oración del Padre Nuestro como filtro para cada oración.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre,
venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno (Mateo 6:9-13).

¿Cómo honrará esta petición el nombre de Dios? ¿Cómo hará que se cumpla el reino que viene a la tierra? ¿Es parte de las necesidades diarias de alguien?

«Dios, por favor, permite que Linda honre tu nombre hoy en su situación». “Dios, usa a Jim para hacer avanzar tu reino hoy en su trabajo con los refugiados. Detén los obstáculos a lo que hace». “Dios, hoy Julie necesita su pan de cada día, en forma de pago del automóvil. Ayúdala».

Esto mantiene mis oraciones basadas en las palabras y prioridades de Jesús.

También podemos suplicarle a Dios que nos use en cada una de estas frases: «Dios, enséñame cómo proveer el pan de cada día a alguien hoy». Este tipo de oración funciona bien para aquellos que se sienten abrumados por no saber cómo orar o por qué orar.

Las personas que por nacimiento son organizadas, les gusta la regularidad de orar con la guía del libro, ya sea éste u otro. Elija un devocional nuevo o un clásico de todas las épocas, como El Libro de la Oración Común (Te Book of Common Prayer). Ore siguiendo las indicaciones dadas y agregue las suyas propias. Para las personas analíticas, proporciona la regulación necesaria de la cual disfrutan.

Para algunos de nosotros, la rutina es clave: “Por la mañana, SEÑOR, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta” (Salmo 5:3).

Ore por lo que ve

Ore en las páginas de sus amigos de Facebook, unos pocos por día. Mire las fotos en sus perfiles y pídale a Dios que los bendiga con Su voluntad y Sus caminos. Centrarse en fotos individuales involucra tanto nuestra imaginación visual como nuestra compasión.

Pablo nos dice repetidamente que oremos por los demás, y Jesús incluyó a nuestros enemigos en esa lista. De hecho, Pablo cubre muchos de estos conceptos básicos de oración aquí: “Ore en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes” (Efesios 6:18, NTV).

También pueden usar otras fotos. Busquen en Google las imágenes de las noticias del día y oren por ellas. Revise las fotos de su familia en la pared y ore. Incluso vea dibujos de la vida de Jesús y pídale a Dios que haga que usted se parezca más a Jesús según lo que vea que esté haciendo en esa foto. Para aquellos a quienes les gusta “ver” por lo que oran, este método los motiva más profundamente.

A una persona visual y artística puede resultarle más fácil concentrarse si dibuja sus oraciones o crea hermosas imágenes de los versos de las Escrituras que está leyendo. Mientras dibuje, ore sobre las palabras o imágenes que esté creando y pídale a Dios que lo use para satisfacer las necesidades en Su reino y en la vida de otros que requieren su toque creativo.

Oren estando en movimiento

Para aquellos que aprenden moviéndose, deje que el movimiento les recuerde orar. Tan pronto como presione el botón de la alarma, de gracias a Dios por el nuevo día. (Para algunos de nosotros, la gratitud matutina puede tomar unos minutos. Eso está bien). Pida limpieza y perdón mientras se lava la cara. Agradézcale por la provisión y preséntele sus necesidades mientras desayuna.

Pida indicaciones mientras conduce hacia el trabajo o la tienda, y suplique por los demás que vea a su alrededor en cualquier lugar. Agradezca a Dios por el regalo de su cuerpo y pida que aguante para Sus tareas mientras hace ejercicio o lleva a los niños a la escuela.

Si vamos a “Estar siempre alegres, orar sin cesar, dar gracias a Dios en toda situación” (1 Tesalonicenses 5:16-18), qué mejor manera que practicar la oración que en nuestros movimientos diarios.

Muchas personas pueden concentrarse solo cuando están en movimiento, por lo que este método les ayuda a enfocarse en Dios. Esta también es una buena opción para los padres de niños pequeños, ya que les resulta un desafío tener quince minutos de silencio a solas con Dios. También modela una vida de oración y dependencia que los niños pueden ver.

Ore por lo que escucha

Definitivamente yo no aprendo con audios. Me di cuenta de eso a temprana edad cuando los maestros querían leer cuentos a la clase, y yo solo quería agarrar el libro e irme a un rincón para leerlo yo misma.

Pero si usted es alguien que aprende escuchando, ¿qué tal si escucha las Escrituras y luego ora por lo que escuchó? Escuche un pasaje, luego agradezca a Dios por las verdades que contiene y por el regalo que le ha hecho. Pídale que lo aplique a su vida hoy y que lo ayude a bendecir a otros con su significado.

Los que aprenden por medio de audios también deben intentar orar en voz alta, conectar el cerebro y las palabras, manteniendo ese enfoque crucial. Podemos seguir el ejemplo de los salmistas, que estaban familiarizados con el poder de la oración abierta: “Clamé a él con mi boca; lo alabé con mi lengua” (Salmo 66:17).

Ore sin palabras 

A veces nos resulta difícil escuchar a Dios porque no nos quedamos callados. Todos necesitamos algo de tiempo para desconectarnos de todo lo que suena, silba y suena. Pídale a Dios que le ayude a dejar las distracciones y a aceptar todo lo que le mande.

Cuando no tenemos palabras, nos sentimos tentados a no orar. Pero Dios sugiere que este es el mejor momento: “Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras” (Romanos 8:26).

A veces me siento con una agenda de oración y termino con otra. Dios se deleita en apropiarse de nosotros ocasionalmente. Tener sus oraciones apropiadas por Dios es el mejor tipo de oración que jamás haya conocido. Podemos conocer la promesa de Jeremías: “Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes” (Jeremías 33:3).

He luchado con la oración la mayor parte de mi vida cristiana. Falta de tiempo. Falta de concentración. Falta de confianza. Falta de esfuerzo. Y sé que no soy la única. Podemos reducir la posibilidad de desanimarnos si tratamos de orar de maneras que se adapten a quiénes somos y a la forma en cómo Dios nos conectó. Él sabe si lo hizo un artista, un escritor o un organizador de corazón. Él puso el mejor instrumento de «afinación» en sus ojos, oídos o pies por una razón.

C. S. Lewis dijo: “Oro porque estoy indefenso. Oro porque la necesidad fluye de mí todo el tiempo. No cambia a Dios. Me cambia a mí».

Como parte de nuestro «ahora», la oración hace ese trabajo de cambio.

Las citas bíblicas son de la Nueva Versión Internacional, a menos que se indique lo contrario.

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail