¡Oh, la Fidelidad de Dios!

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

¿Cómo puede alguien tan finito, definible y limitado como los seres humanos describir algo tan infinito, inconmensurable e ilimitado como Dios y Su fidelidad? Es imposible. Esa es la posición en la que me encuentro.

Lo mejor que podemos hacer es lo mejor que podemos hacer. Tenemos a nuestra disposición un repertorio de bellas palabras en inglés que son increíbles para evocar imágenes en nuestra mente de lo que se está escribiendo. Sin embargo, cuando el ser humano intenta medir, describir o cuantificar lo Divino, nos quedamos horriblemente cortos. Sin embargo, hemos sido tocados con un grado de lo Divino: Dios.

El profeta Jeremías, lamentando la desaparición de su amada Jerusalén, escribe estas conocidas palabras:

Que las misericordias del Señor jamás terminan, son nuevas cada mañana; ¡Grande es Tu fidelidad! (Lamentaciones 3:22, 23).

En medio de su dolor y tristeza, Jeremías todavía habla de Dios como siendo fiel. De hecho, dice: “Grande es Tu fidelidad”.

Nuestra historia

Recientemente, mi esposa y yo también hemos llegado a experimentar la fidelidad de Dios. Yo también puedo decir: “Grande es Tu fidelidad”.

La pérdida de trabajo y los problemas de salud nos colocaron en una posición que puede describirse como ¡enormemente horrible! Perdí mi trabajo y no pude conseguir ningún empleo. Tuve un par de ataques cardíacos agregándolos al creciente número de los que había tenido en los últimos años. Además, hubo un diagnóstico confirmado de Parkinson. Durante mucho tiempo no pude trabajar. Nuestras finanzas estaban bajo una gran presión, por decir lo menos.

Pero sucedió algo más. La Palabra de Dios estaba viva para mí, y durante mis devociones matutinas regulares, la Divinidad me estaba revelando algo asombroso. Las promesas se depositaron en mi corazón. Se descubrieron cosas que nunca antes había visto. La cortina se corrió solo un poco, de modo que vi algo de la maravilla, la gloria y la confiabilidad de la fidelidad de Dios.

Llegué al libro de Jeremías y leí estas palabras: “Bien has visto”, me dijo el Señor”, porque Yo velo sobre Mi palabra para cumplirla” (1:12).

Esta verdad me estaba refrescando al recordar que Dios vela por Su Palabra para hacerla realidad.

De este pasaje, el Comentario Bíblico de la NVI dice así:

A Jeremías se le concedieron dos visiones, evidentemente para autenticar su llamado. La primera visión fue la de un almendro, que florece en enero cuando otros árboles aún están inactivos. Es un preludio a la primavera, como si vigilara el comienzo de la temporada. Así que el Señor estaba mirando para traer juicio sobre los pecados de Israel. Lo que los antiguos profetas habían dicho que vendría estaba a punto de suceder. Dios estaba preparado para actuar debido a las condiciones del mundo . . . Dios cumple Su palabra con prontitud y obra para lograr un cumplimiento temprano.

Encontrando esperanza

Esto me animó mucho. Dios vela por Su Palabra para ver que se cumpla. Encontré esta verdad emocionante. Aproximadamente un año antes, leí las palabras del Salmo 107, y el Espíritu Santo las grabó en mí. Se alojaron en mi corazón y se convirtieron en una fuente de consuelo y esperanza en los meses siguientes:

En su angustia clamaron al SEÑOR y Él los sacó de sus aflicciones. Cambió la tempestad en suave brisa y las olas del mar se calmaron. Entonces se alegraron, porque las olas se habían aquietado, y Él los guió al puerto anhelado (Salmo 107:28-30).

Mi esposa y yo clamamos al Señor en nuestro problema. Estábamos angustiados. ¡Había una tormenta! ¡Pero! Dios nos sacaría para llevarnos al refugio deseado, para sacarnos de nuestra angustia y calmar la tormenta. De hecho, Él nos guiaría a ese refugio.

Ahora estábamos emocionados. Aunque nada había cambiado, todo había cambiado. Nada en el reino físico se había alterado notablemente, pero todo en el reino espiritual invisible sí. Sabíamos que Dios estaba con nosotros; sabíamos que Él sabía dónde estábamos y sabíamos que estaba haciendo algo al respecto, y que lo veríamos a su debido tiempo.

La voluntad de Dios

Una y otra vez en mis lecturas bíblicas matutinas me encontré con este tema de que cuando Dios declara algo — una promesa, un compromiso de actuar de cierta manera (una de las declaraciones de “yo quiero” departe de Dios) — entonces todo el poder creativo de Dios, Toda Su autoridad, Su habilidad, Su omnipotencia y supremacía divina, se aplica a los asuntos humanos terrenales para que suceda. Nada impedirá que se cumpla la Palabra de Dios. Ningún reino humano, ningún evento, ninguna circunstancia está más allá de la capacidad de Dios para cambiar, levantar, bajar, quitar algo del camino para que la Palabra del Señor se cumpla.

Aquí hay un par de ejemplos.

Y José dijo a sus hermanos: “Yo voy a morir, pero Dios ciertamente cuidará de ustedes y los hará subir de esta tierra a la tierra que Él prometió en juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob”. Luego José hizo jurar a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente los cuidará, y ustedes se llevarán mis huesos de aquí” (Génesis 50:24, 25).

José conocía la promesa que Dios le había hecho a Abraham, Isaac y Jacob. Ahora reitera las promesas a las generaciones futuras: “Dios seguramente te visitará y te sacará”. Dios cumplirá Sus promesas. En otras palabras, Dios vela por Su Palabra para cumplirla. Dios guarda Su promesa. Aquí está José, ahora la cuarta generación desde la primera mención de la promesa, y Dios todavía está en su caso. Dios es fiel.

Otro ejemplo está en Jeremías:

“Y ahora Yo he puesto todas estas tierras en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo Mío, y también le he dado las bestias del campo para que le sirvan . . . y diles: “Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Voy a enviar que traigan a Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo Mío, y pondré su trono sobre estas piedras que he escondido, y él extenderá su pabellón sobre ellas’” ” (27:6; 43:10).

Dios puede usar a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento para cualquier cosa. Incluso el impío rey Nabucodonosor era simplemente un siervo de Dios para cumplir los propósitos de Dios. Nadie detendrá Sus propósitos. Dios puede usar y usará a cualquiera para asegurarse de que Su Palabra se cumpla.

Gran seguridad

Cuando Dios está queriendo hacer algo en una nación, cuando quiere mover cosas aquí y allá, incluso un rey impío es un peón en Su mano para lograr Sus propósitos. Así de grande es Dios, que a veces puede usar a quien sea para cumplir Sus promesas. Nada se interpondrá en su camino. Nada bloqueará el paso de la voluntad de Dios.

Cuando Dios está haciendo algo en una persona, cuando quiere mover cosas aquí y allá, incluso las circunstancias rebeldes serán un peón en Su mano para cumplir Sus propósitos y promesas. Nada se interpondrá en Su camino. Nada bloqueará el paso a la voluntad de Dios.

Esto nos da una gran seguridad de que Dios defenderá Su voluntad y Sus promesas en nuestras vidas y usará a quien sea y lo que sea en Sus propósitos.

¡Grande es Tu fidelidad!

El refugio deseado

Nuestra historia tiene un buen final. A través de una serie de hechos que solo se pueden explicar como la mano de Dios, nuestra casa se vendió. Luego pasamos el encierro en 2020 con la familia. Durante ese tiempo, se cerró la venta de nuestra casa. Cuando nosotros, como nación (Nueva Zelanda) estábamos en el nivel de emergencia más alto (cuatro) durante la pandemia de COVID y todos estaban confinados a sus hogares, la venta de nuestra casa se resolvió. ¡Increíble!

Pero luego, tuvo lugar otro evento increíble. La compra de nuestro próximo lugar se resolvió, y todo durante el nivel cuatro del encierro. Entonces, cuando el nivel de encierro se redujo lo suficiente, nos mudamos a nuestro refugio. Ahora vivimos en el cumplimiento de la Palabra del Señor: “Él los guía al refugio deseado”.

Y es exactamente eso. La paz y la tranquilidad aquí son ensordecedoras. La Palabra del Señor se ha cumplido. Dios cuidó de Su Palabra, la protegió y la hizo realidad en nuestras vidas.

¡Oh, la fidelidad de Dios! ¿Cómo se puede describir? Lo mejor que podemos hacer es contar las historias, relatando lo que sucedió en nuestro mundo. Y después esperemos que el humano pueda vislumbrar lo Divino.

 

Stephen Whitwell escribe desde Tauranga, New Zealand. Las citas bíblicas son de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA).

Últimas entradas de bibleadvocate (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail