© Drejoba | Dreamstime.com

¡Oh Gálatas Insensatos!

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

De todos los escritos paulinos, que representan casi la mitad de los libros del Nuevo Testamento, la carta a los Gálatas es la mejor defensa contra quienes buscan “complementar” el evangelio de Cristo con otras prácticas, doctrinas o filosofías. Es una carta diferente, donde el apóstol mostró su total indignación por la actitud de los judaizantes, que estaban perturbando a las iglesias de Galacia. Para Pablo, el verdadero evangelio no es negociable.

Contexto histórico

No hay duda de que Pablo es el autor de esta carta. Lo escribió entre los años 55 y 58 dC para advertir a los gálatas del peligro que representaban los herejes y los falsos maestros. Estos alborotadores ignoraron la autoridad de Pablo, aunque él y Bernabé plantaron esta iglesia durante su primer viaje misionero (Hechos 13).

Entre las herejías que amenazaban a la iglesia en los primeros siglos estaban estas:

El Docetismo Griego. Esta falsa enseñanza afirmaba Jesús no era un hombre real, sino que simplemente parecía serlo. Negaban que Jesús tuviera un cuerpo de carne y hueso como cualquier ser humano. Según los griegos, ningún dios cometería el error de hacerse humano, pues para los docetas la materia era mala en sí misma. El concepto del docetismo, no solo invalida la encarnación y la resurrección de Jesús; sino también, la expiación por nuestros pecados.

El Marcionismo. Marción, un gnóstico del siglo II, aceptó sólo partes del Nuevo Testamento y se desvinculó del Antiguo Testamento. Rechazó que el Dios de la creación e Israel fuera el mismo Dios que el Padre de Jesucristo. Esto invalida profundamente la unidad de Dios y la autoridad de toda la Escritura.

Judaismo Esoterico (también gnosticismo). Este era un tipo de ocultismo en el que solo ciertos iluminados podían alcanzar el conocimiento completo del Ser Supremo, algo similar a lo que hoy se conoce como la cábala judía. El judaísmo esotérico invalidó el regalo gratuito de la salvación a través de Cristo para todos los que creen.

Problema en Galacia

Además de estos, la iglesia de Galacia enfrentó una herejía de otro tipo.

Algunos líderes no reconocieron el apostolado de Pablo, argumentando que dado que él no era uno de los doce apóstoles originales, sus enseñanzas no tenían autoridad. Contra esto, Pablo escribe en el primer verso de la carta que él fue elegido como apóstol: “No de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos” (1:1).

Pero Pablo no estaba tan preocupado por su prestigio. Él dedicó sólo un verso a eso. Lo que realmente le preocupaba era la peligrosa influencia de los falsos líderes que buscaban llevar a las iglesias a practicar ciertos ritos judíos como medio de salvación. Este fue el corazón del problema que enfrentó el apóstol, y equivalía a un evangelio falso. Pablo escribió: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente” (1:6; cf. 2:4).

La indignación de Pablo

“¡Oh gálatas insensatos!” Pablo los reprendió (3:1). Para el apóstol era incomprensible que habiendo conocido el evangelio de Cristo, estos creyentes pensaran que había que hacer algo más. Enérgicamente les advirtió que no hay otro evangelio, llegando incluso a decir: “Mas si aun si nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (1:8; maldito es anatema en griego y significa “ser maldito”).

Hay por lo menos tres razones por las que Pablo reacciona tan fuerte. Primero, todo el antiguo pacto había sido reemplazado por el nuevo. Esto no significa que las escrituras del Antiguo Testamento carezcan de valor. Al contrario; toda la Escritura es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:15-17). También se reconoce que el Nuevo Testamento no puede entenderse correctamente separado del Antiguo, ni éste sin el Nuevo, ya que ambos se relacionan y se corresponden en unidad como Palabra de Dios (a diferencia de lo que afirmaba Marción).

Pero el antiguo pacto dado a Israel fue claramente reemplazado por la nueva obra redentora de Cristo. Esto incluía el rito de la circuncisión, por el cual uno era iniciado en la religión judía. Esto estaba en el corazón de la falsa enseñanza en Galacia. Y aparte de la implicación de que solo los judíos podían ser salvos, Pablo explicó hacia dónde lleva esta enseñanza: “Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley” (Gálatas 5:3).

Segundo, así como David, mucho antes, Pablo reconoció que la ley de Dios no fue dada con propósitos salvíficos: “[Sabiendo] que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe en Jesucristo” (2:16; cf. Salmo 143:2). Pablo negó que la justicia que justifica fuera posible a través de la ley: “Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (vv. 19, 20). Pablo advirtió que no nos atrevamos a asignar a la ley, ni a nosotros mismos, lo que solo Cristo puede hacer: “No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo” (v. 21; 3:21).

La ley tiene un papel que desempeñar en el plan de Dios. Pablo articuló tres propósitos:

  • revelar el carácter perfecto de Dios (Romanos 7:12);
  • revelar el pecado y la transgresión humana (v. 7);
  • funcionar como un guardián, o tutor, que conduce a Cristo (Gálatas 3:19-25); la palabra tutor en el verso 24 proviene de la palabra griega paidagógos, que significa alguien que guía o educa a los niños.

La tercera razón de la fuerte reacción de Pablo —y la más delicada de todas— es el hecho de creer que el sacrificio hecho por Cristo en la cruz del Calvario no es suficiente para la salvación, que debe completarse con nuestra auto-justicia y “buenas” obras.

Esto constituye una herejía triste y dolorosa, ya que el ser humano vive naturalmente en pecado, y la única forma de liberarse de esta condición es vivir en Cristo. La medida en que permanecemos en Cristo es la medida en que somos justificados (¡y santificados!). Cuando alguien rechaza o se aparta de Cristo, pretendiendo ser justificado por sus propios méritos, es brutalmente expuesto con todo su pecado ante Dios y, lamentablemente, permanece bajo condenación.

Lo que es el evangelio

Primero, el evangelio son las buenas nuevas de Dios. La traducción literal del griego euangelion como “buena noticia” es genérica, insuficiente por sí misma. Una definición completa necesita la precisión que sólo la Biblia imprime a la palabra. El evangelio de Jesucristo resuelve la condición pecaminosa en la que vive el ser humano. Esta no es solo una buena noticia entre otras; es la buena noticia porque responde a nuestra mayor necesidad. Por ella oímos que la salvación se encuentra en Cristo. Y sólo en Cristo.

Además, el evangelio es el acto de Dios en Jesucristo, no de origen humano ni de poder humano. Es Dios quien toma la iniciativa y entrega a Su único Hijo como sacrificio por la salvación de todos los creyentes. Y es Cristo quien voluntariamente da Su vida por toda la humanidad (Juan 3:16; 10:18). Es un regalo puro de Dios, y nosotros, los humanos, podemos recibir el regalo solo con fe y humildad (Efesios 2:8; ver “Preguntas y Respuestas”, p. 11).

Adicionalmente, el evangelio es un evento histórico. Sucedió hace dos mil años. En las afueras de Jerusalén, en el monte llamado Gólgota, Cristo fue crucificado pagando el precio por el pecado. La ley ordenó el precio, y Jesús lo pagó, como dice Romanos 6: “Porque la paga del pecado es muerte”. Y de Su muerte viene la vida para nosotros: “mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (v. 23). Debido a que es un evento histórico determinado por Dios, el evangelio no se puede cambiar.

Finalmente, como un acto de Dios, el evangelio es perfecto y completo. Dios ama tanto a los humanos que les asegura totalmente la salvación, con el sacrificio perfecto y consumado de Su hijo Jesucristo. Lo que es perfecto en su naturaleza no puede ser mejorado, aumentado o refinado, porque ya es completo en sí mismo. Por todo esto, y mucho más, el apóstol Pablo negó categóricamente cualquier supuesto evangelio y defendió la superioridad del evangelio de Cristo frente al acoso de los judaizantes. Intentaron en vano justificarse a sí mismos, pero Pablo enseñó firmemente esta verdad:

Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado (Gálatas 2:16).

Cuando enfrentamos tantas enseñanzas falsas acerca de Jesús y la fe cristiana en nuestros días, espero que la audaz defensa de Pablo del verdadero evangelio sea nuestra defensa también.

Últimas entradas de Ramon Ruiz (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Ramon Ruiz has served within the Church of God (Seventh Day), pastoring several local churches in Mexico for over 40 years. As president of International Ministerial Congress since 1994, he works for the international Church in the day-to-day operations of ministry. Recently, Ramon moved to Dallas, TX, with his wife, Rebeca. They have one son, two daughters, and several grandchildren.