¿Ofendido?

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

“¿Cuáles quiere primero: las buenas o las malas noticias?” Probablemente haya escuchado esa pregunta. Es curioso cómo las noticias a menudo llegan en par, especialmente cuando se escuchan en el evangelio.

Hay una paradoja en la presentación bíblica del evangelio: una dicotomía, o al menos una tensión dinámica. Por un lado, la buena noticia de Dios para la humanidad, es la mejor noticia que podríamos esperar. Pero, por el otro lado, este evangelio nos confronta a todos con nosotros mismos, con noticias que los humanos preferiríamos no escuchar: las cosas malas sobre nosotros. El evangelio nos entrega ambas noticias, como un paquete. No podemos tener lo bueno sin enfrentarnos a lo malo.

Declaración resumida

Pablo expone las raíces de estos gemelos enredados en un conocido texto de Romanos: “Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor” (6:23). En pocas palabras, aquí encontramos el problema y la solución. La primera cláusula resume el testimonio universal de la Biblia del veredicto de Dios sobre el pecado: “Son las iniquidades de ustedes las que los separan de su Dios” y “Todo el que peque merece la muerte” (Isaías 59:2; Ezequiel 18:20). Estas son las malas noticias.

En su brillante evaluación de la condición humana en Romanos 3, Pablo está de acuerdo con los Profetas en que todo el mundo es culpable ante Dios: “Así está escrito: No hay un solo justo, ni siquiera uno” (vv. 10-18; Salmo 14:3). Todos estamos en el mismo barco que se está hundiendo. Pero los mismos testigos contaron las buenas nuevas del rescate de Dios, que se encuentran en la segunda cláusula de Pablo: un regalo que va más allá de poder ganarlo: “¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve!”. “Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente” (Isaías 1:18; Salmo 103:12).

La historia del evangelio es la fatídica intersección de noticias malas y buenas. En esta encrucijada es donde Jesús “fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación” (Romanos 4:25). Aquí, el veredicto “¡Culpable!” se convierte en “¡No culpable!” porque Jesús pagó nuestra deuda de muerte con Su vida sin culpa. En la Resurrección, Dios vindica a Su Hijo, y Su sacrificio amoroso es la fuente de vida eterna para todos los que acepten Su regalo en fe.

Esta es una intersección que todos deben pasar: la encrucijada de la culpa y el don, de la ofensa humana y la ofrenda divina. Muchos viajarán por ese camino con la espalda rígida y la cabeza en alto. Pasarán de largo. El regalo se da gratuitamente, pero solo se recibe de rodillas con la cabeza inclinada, aceptando las buenas nuevas junto con las malas. De este reconocimiento del pecado y de un Salvador que va más allá de uno mismo, Pablo encuentra inspiración en David nuevamente:

Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. Dichoso aquel a quien el SEÑOR no toma en cuenta su maldad. . . Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: “Voy a confesar mis transgresiones al SEÑOR”. . . Y tú perdonaste mi maldad y mi pecado (Salmo 32:1, 2, 5; Romanos 4:7, 8).

Piedra de tropiezo

Pero he aquí la naturaleza paradójica del evangelio que va aún más profunda, si las buenas nuevas son rechazadas neciamente porque no enfrentaremos las malas, y mucho menos las confesaremos. Al voltear la verdad, nos ofende la idea de que nuestras ofensas hicieron necesaria la cruz de Cristo. Nos aferramos a la mentira de que en realidad somos bastante buenos, o lo suficientemente buenos, ¡seguramente! Y así, el evangelio de Cristo es la buena noticia de salvación para aquellos que pueden aceptar la noticia, pero una piedra de tropiezo ofensiva para aquellos que no pueden.

Notablemente, los profetas revelaron esta dicotomía divina, y los apóstoles la aplicaron a Jesucristo:

“Solo al SEÑOR Todopoderoso tendrán ustedes por santo, solo a él deben honrarlo, solo a él han de temerlo.

El SEÑOR será un santuario. Pero será una piedra de tropiezo para las dos casas de Israel” (Isaías 8:13, 14).

Por eso dice el SEÑOR omnipotente: “¡Yo pongo en Sión una piedra probada!, piedra angular y preciosa para un cimiento firme; el que confíe no andará desorientado” (28:16).

Combinando los dos textos, tanto Pablo como Pedro citan a Isaías señalando a Cristo y contrastando a los que creen con los que tropiezan: “Como está escrito: ‘Miren que pongo en Sión una piedra de tropiezo [griego: proskomma] y una roca que hace caer [skandalon]; pero el que confíe en él no será defraudado” (Romanos 9:33; cf. 1 Pedro 2:6-8). En esta combinación inspirada de las Escrituras, Cristo es a la vez piedra fundamental para unos y piedra de tropiezo para otros. La Roca Eterna y la Roca de la Ofensa.

Utilizando la misma imagen de la piedra, Jesús advirtió: ¿Qué significa esto que está escrito: “La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular”? Todo el que caiga sobre esa piedra quedará despedazado y, si ella cae sobre alguien, lo hará polvo” (Lucas 20:17, 18; cf. Salmo 118:22).

De cualquier manera, la buena noticia te quebranta. Eso no es una mala noticia si algunos se quebrantan en el camino al arrepentimiento, pero es mala para aquellos que rechazan la noticia. Serán aplastados en el juicio de Dios. Pablo les reveló a los corintios esta misteriosa dicotomía de cómo el evangelio resulta en estos fines contradictorios:

Los judíos piden señales milagrosas y los gentiles buscan sabiduría, mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles, pero para los que Dios ha llamado, lo mismo judíos que gentiles, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios (1 Corintios 1:22-24).

Un Salvador y un escándalo

Para los religiosos y los no religiosos por igual, la cruz es escandalosa. Esta palabra inglesa se deriva de la palabra griega skandalon. A menudo traducido como “ofensa”, el uso del término en el Nuevo Testamento está influenciado por el Antiguo Testamento y, a menudo, se basa en pasajes particulares (como se vio arriba).

En su contexto bíblico, skandalon (y la palabra muy cercanamente relacionada proskomma) se refiere a una piedra u obstáculo que hace que uno tropiece y caiga. Una piedra de tropiezo. Según el Nuevo Diccionario Internacional de Teología del Nuevo Testamento (The New International Dictionary of New Testament Theology), la metáfora denota algo que causa una caída en el pecado o la incredulidad.

La paradoja del evangelio es más intensa aquí. Jesús es el Salvador para todos los que creen, pero para los que lo rechazan, Jesús es un escándalo. Pasamos por alto este aspecto del evangelio: el asombroso temor del juicio y la gracia de Dios. Pero los judíos y griegos de Pablo, los religiosos y los paganos, todavía están con nosotros. El evangelio sigue siendo un escándalo tonto para muchos en la actualidad.

El ateo pop y biólogo evolucionista, Richard Dawkins, es el ejemplo preeminente del pagano incrédulo. Sin limitar su crítica mordaz a la tontería infantil y delirante del evangelio solamente, dirige su crítica contra la Biblia y contra Dios mismo. El dios en el que Dawkins no cree es “un fanático del control mezquino, injusto e implacable; un limpiador étnico vengativo y sanguinario; un matón misógino, homofóbico, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista, y caprichoso malévolo acosador”.

¡Con razón! ¡Por eso parece estar tan ofendido! Si bien los creyentes no reconocen en esta descripción la gracia y la verdad que es el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, las variaciones de la diatriba de Dawkins se encuentran con creciente regularidad en las redes sociales. Pero como Pablo nos ha mostrado, esto no es nada nuevo. Estas voces simplemente hacen eco de los griegos de su tiempo: “El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios” (1 Corintios 1:18).

Al mismo tiempo, para los religiosos progresistas bien intencionados, la tentación es eliminar el escándalo, hacer que el evangelio sea más aceptable para las sensibilidades modernas. Es el camino de muchas iglesias liberales. Pero un Cristo domesticado no es el Cristo de la Biblia, sino uno que creamos, no es Cristo en absoluto. Esto inculca la fe como terapia, no como transformación. Puede apelar a las necesidades que sentimos, pero un Cristo subjetivo no es Salvador ni Señor. Él es simplemente lo que deseamos que sea, en lugar de lo que realmente es.

Un evangelio diluido y agradable es un evangelio falso de todos modos, porque intenta tomar las buenas nuevas sin enfrentar las malas. Como dijo una vez el teólogo cristiano H. Richard Niebuhr sobre esta tendencia cristiana liberalizadora: “Un Dios sin ira trajo a hombres sin pecado a un Reino sin juicio a través de las ministraciones de un Cristo sin cruz”. Un evangelio inferior no servirá.

Permaneciendo fuertes

Vivimos en una nación post cristiana y post moderna. En gran medida, nuestra cultura ya ha sopesado el evangelio y a Dios y los ha encontrado deficientes: un escándalo tonto de un Libro irrelevante que debe ser rechazado. También vivimos en una época de ofensas fáciles. Una sociedad construida sobre los derechos personales tiene poca tolerancia por la culpa personal. El evangelio ofende porque invade nuestras percepciones de autonomía y autodeterminación. Las buenas noticias les parecen malas a algunos porque enfrentan nuestros miedos y exponen nuestro orgullo.

Y debemos dejarlo. Debemos abrazar sin comprometer todo el peso del evangelio de Dios, las buenas noticias con las malas noticias. No puede condenar o restaurar sin romper a algunos y ofender a otros. Si al predicar a Cristo crucificado, Pablo se negó a evitar “el escándalo de la cruz”, entonces nosotros tampoco deberíamos hacerlo (Gálatas 5:11).

Amados, no se ofendan. ¡Más bien, seamos un escándalo para Cristo!

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.