Momentos Para Enseñar

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 3 minutes

Cuando era niño, los domingos, mi familia visitaba a mis abuelos en su casa. Cuando nos íbamos por la noche, mi abuelo me abrazaba y me decía “se bueno para escuchar” en la escuela. Ese consejo lo escuche cientos de veces a lo largo de los años. La importancia de escuchar y obedecer, quedó muy grabado dentro de mí.

Los mismos principios se aplican al discipulado. El propósito de un discípulo es aprender y obedecer, crecer, una cualidad que se conoce como estar dispuesto a recibir enseñanza. Escuchar es la puerta de entrada. La Biblia nos dice que mucho se enseña a través de los oídos. Debemos ser prontos para escuchar, dice Santiago (1:19), y Pablo escribe que la fe se construye al escuchar la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Dios nos habla palabras de vida a través de Su Libro sagrado.

Es importante escuchar para aumentar el aprendizaje (Proverbios 1:5), se sabio (8:33), vive con seguridad (1:33) y sé bendecido (8:32). Por el contrario, la Biblia advierte sobre negarse a escuchar la voz de la instrucción. La ruina y la destrucción esperan a los necios que desprecian tal sabiduría (5:12, 13). Por lo tanto, ser humilde y enseñable son cosas de gran valor para un discípulo.

 

Rebelión

El enemigo del discipulado es una actitud rebelde, y no es nada nuevo. Adán y Eva escucharon al enemigo, cuestionaron lo que Dios les había ordenado y luego desobedecieron. Mirando hacia el tiempo de Moisés, el escritor de Hebreos describe la experiencia de los israelitas en el desierto como “la rebelión” (Hebreos 3:8). A los cuarenta días de recibir los Diez Mandamientos, los israelitas rompieron el primer mandamiento y construyeron un becerro de oro. Endurecieron sus corazones por la incredulidad (Hebreos 3:12).

¿Cuál es la fuente de esta rebelión? ¿Por qué muchas personas hoy sacuden un puño ante la autoridad y cierran los oídos a la instrucción? Por un corazón rebelde. Proverbios dice que un hombre malvado solo busca rebelión (17:11). Jesucristo declaró: “Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12). Por ejemplo, las cosas que antes se consideraban rebelión en las escuelas públicas, ahora son dóciles en comparación con el acoso y la violencia que se ven hoy en día. La cultura se está volviendo más fría.

 

Jetro y Moisés

Por eso es tan importante tener un espíritu dispuesto a aprender, algo que vemos en Moisés. Su suegro Jetro lo encontró en su campamento en el desierto (Éxodo 18). Jetro había enseñado a Moisés en Madián, enseñándole a pastorear y, sin duda, también a liderar. Moisés tenía un gran respeto por Jetro, se nota por la forma tan afectuosa cuando lo saluda y por su disposición a compartir la obra de liberación de Dios con su pueblo (vv. 7, 8).

Durante su visita, Jetro observó a Moisés juzgando los asuntos legales de la gente. A pesar de la actitud de su siervo hacia sus seguidores, Moisés realizaba esta pesada tarea solo. Jetro notó la ineficiencia del acuerdo, y habló con Moisés y le ofreció su consejo.

Primero, Jetro le dijo a Moisés: “Escucha ahora mi voz” (v. 19). Jetro le advirtió sobre su extrema amabilidad, lo que eventualmente lo llevaría al agotamiento y la ineficacia. Jetro le aconsejó a Moisés que instruyera a hombres capaces en el conocimiento de las leyes para que pudieran compartir la responsabilidad de juzgar las disputas.

Aquí hubo un momento de enseñanza. Moisés podría haber rechazado el consejo de Jetro. Podría haber dicho: “¡Cállate, viejo! Sé más que tú”. En cambio, Moisés escuchó la voz de Jetro y aceptó su consejo (v. 24).

 

Pablo y Timoteo

En su segunda carta a Timoteo, Pablo describe los últimos tiempos. Estos días demostrarán que las personas son malagradecidas, orgullosas, despreciando el bien y desobedientes a los padres (3:2). Todo esto involucra un espíritu de rebelión. Pablo escribe que muchos rechazarán la sana doctrina e irán tras sus propios deseos (4:3, 4). Estas personas tienen “comezón de oír“, pero solo de lo que quieren escuchar, no lo que los edifica.

La advertencia de Pablo a Timoteo incluye la nota de que tales personas rebeldes “no llegarán muy lejos, porque todo el mundo se dará cuenta de su insensatez . . . ” (3:9). El apóstol le ofrece a este joven un momento de enseñanza, observando que Timoteo “ha seguido . . . mi manera de vivir“ (v. 10). Quiere que Timoteo se dé cuenta de su conducta. Pablo sabe que debido a la rebelión en el corazón, los seres humanos necesitan un cambio de corazón. Él experimentó eso en la abundante gracia del Señor. El auto-descrito jefe de pecadores sufrió un cambio de corazón por la paciente misericordia de Cristo. Una vez considerado un hombre insolente, Pablo se convirtió en un ejemplo para todos los que creen en Cristo.

 

Hombre sabio

Mi abuelo falleció en 2017. En un mensaje que me escribió para mi cumpleaños el año anterior, me recordó que “fuera bueno para escuchar”, ese fue su sentir para despedirse. He tratado de seguir su manera de vivir en la infancia y la edad adulta.

El deseo de mi abuelo era que me convirtiera en un hombre sabio, y aprovecho la oportunidad para compartir esa sabiduría con los niños en mi vida. Oro para que Cristo ablande sus corazones y les proporcione momentos de enseñanza para que puedan crecer en su fe.

Últimas entradas de Barry Mauldin (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Barry Mauldin pastors the Claremore, OK CoG7. He also works for Oklahoma State University as a web application developer.