Misión de Rescate

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

Después de cuarenta años de vagar por el desierto, Israel finalmente estaba listo para entrar en la Tierra Prometida. Moisés les dijo que si amaban y obedecían a Dios, Él expulsaría a las naciones ante ellos. Nadie se les podría enfrentar, y cada lugar donde pusieran sus pies sería suyo (Deuteronomio 11:22-25). Recuerdo haber escuchado esa historia cuando niño y pensar ¡Guau! ¿Por qué mejor no corrieron?

Al igual que Israel, a usted y a mí nos han dado la misión de promover el reino de Dios en la tierra. Jesús dice que a través del poder de Su Espíritu en nosotros, ni siquiera las puertas del infierno pueden detenernos (Mateo 16:18). Entonces Él nos dice “¡Vamos! ¡Corran!”

Recuerdo haber evangelizado cuando adolescente. Los sábados por la tarde nuestra iglesia visitaba los vecindarios locales. Mi idea del evangelizar era golpear la puerta, meter un folleto en la rendija de la puerta y luego correr antes de que alguien abriera la puerta. A pesar del obvio paralelo entre la misión de Israel y la mía, encontré mi propia misión bastante intimidante.

Francis Chan da una ilustración de la barra de equilibrio sobre la fe que se aplica aquí (encuéntrela en YouTube). Mientras está parado en una barra de equilibrio, él describe una serie de tragedias personales que hicieron del mundo un lugar aterrador mientras él crecía. Luego se acuesta y comienza a abrazar la viga, y dice que nuestros temores nos hacen olvidar nuestra rutina. Describe este abrazo de la viga como la vida segura, la vida que muchas personas eligen.

Luego, Chan pregunta qué se supone que debe escribir un juez en la tarjeta de puntuación de un gimnasta que no arriesga nada y abraza a la viga en toda su actuación. Una vida segura no es una vida de fe; es una vida de temor. Francis termina diciendo que usted y yo estaremos ante el juez un día. Él quiere decirnos “bien hecho,” pero ¿cómo puede Él decirnos eso si hemos elegido la vida segura en lugar de una vida de fe?

Es más fácil hablar de eso que hacerlo. Esa es la vida segura. Fue más o menos lo que hice durante demasiado tiempo. Me recuerda a una cita del pastor Chuck Swindoll: “Aprender más verdad es un sustituto pobre y barato para detener y poner en práctica la verdad ya aprendida.”

A medida que maduraba en mi fe, el Espíritu Santo me recordó que para estar espiritualmente sano, necesitaba avanzar más allá de la conversación y comenzar a practicar el ministerio. Es natural sentirse intimidado por nuestras deficiencias, pero el miedo es el lugar opuesto de la fe. La fe no se basa en nuestras habilidades sino en el poder del Espíritu de Dios. Para superar nuestros miedos, debemos enfocarnos no en nosotros mismos sino en aquellos que están necesitados. El perfecto amor echa fuera el temor (1 Juan 4:18).

A menudo igualamos la Gran Comisión con el evangelismo, pero es mucho más que eso. Es ser una iglesia acogedora; es comunión; es discipulado. Son todas las cosas de las que hablamos en nuestra visión de diez puntos. Dios nos da a cada uno de nosotros dones únicos para Su obra. Los Grandes Mandamientos son amar a Dios y amar a los demás. Con Su Gran Comisión, compartimos Su amor incondicional con todos y construimos el reino de Dios, un amigo a la vez. Esa no es la vida segura; Esa es la vida de fe.

 

 

Jody McCoy es director ejecutivo de la Conferencia General y vive en Austin, TX.

Jody McCoy 

Jody McCoy grew up in the Church of God (Seventh Day) in Conroe, TX, attended Spring Vale Academy for three years, and graduated from Texas A&M in 1986 with a master’s degree in electrical engineering. He worked for Advanced Micro Devices for 25 years and left AMD in 2011 to do full-time research in religion, science, and philosophy. In 2015 Jody accepted the position as executive director of the Church of God (Seventh Day). He lives in Austin, TX.

Latest posts by Jody McCoy  (see all)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jody McCoy grew up in the Church of God (Seventh Day) in Conroe, TX, attended Spring Vale Academy for three years, and graduated from Texas A&M in 1986 with a master’s degree in electrical engineering. He worked for Advanced Micro Devices for 25 years and left AMD in 2011 to do full-time research in religion, science, and philosophy. In 2015 Jody accepted the position as executive director of the Church of God (Seventh Day). He lives in Austin, TX.