Ministerios de Gloria

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 6 minutes

En el último “Enfoque” examinamos Apocalipsis 21 y la nueva creación que comenzó en Cristo y el ministerio de la reconciliación. Esta vez nos enfocamos en el nuevo pacto. Justo antes de que Pablo comunique que la reconciliación es un ministerio dado por Dios y que somos ministros de Dios (2 Corintios 5:18; 6:4), él escribe que Dios “el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto
. . .” (3:6) Estos dos ministerios van de la mano. De hecho, son uno y lo mismo.

La segunda epístola de Pablo a los Corintios tiene más que decir sobre “el ministerio” que todas sus otras cartas combinadas, y el capítulo 3 es su expresión más concentrada sobre el tema. También es una de las declaraciones más complejas y profundas que el apóstol (ya conocido por su enseñanza profunda y desafiante) jamás hubiera escrito. Con una rica visión e imágenes extraídas de las Escrituras, Pablo nos dice que somos estas dos cosas, ministros competentes de lo nuevo y lectores de lo viejo, por el Espíritu.

 

Carta viviente

El capítulo comienza con Pablo defendiendo su ministerio. Algunos lo cuestionan. ¿Tiene las credenciales adecuadas? ¿Dónde están sus cartas de recomendación (v.1)? Su respuesta aborda esta situación, pero tiene consecuencias de largo alcance por la naturaleza de todo ministerio cristiano: “Siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón ” (v. 3).

¿Qué mejor recomendación podría ofrecer Pablo que la comunidad de fe misma en Corinto? Son una carta viva, ministrada por Pablo. El papel y la tinta son poco comparados con la carne y la sangre. Obviamente, un mensaje encarnado es muy superior a uno inscrito. Y aquí hay un momento de enseñanza que Pablo aprovecha para instruir sobre el ministerio del nuevo pacto en el que él y Corinto participan.

El lector cuidadoso reconocerá las alusiones a las Escrituras comprimidas en el versículo 3:

Éxodo 31:18: Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

Jeremías 31:33: “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”.

Ezequiel 36:26: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”.

De la Ley y los Profetas, Pablo identifica y contrasta antiguos y nuevos pactos. El antiguo comunicó el mensaje de Dios pero falló porque “la letra” es insuficiente para conformar corazones duros a su voluntad. Lo nuevo supera esto. Nos hace suficientes a través del Espíritu, transformando corazones (2 Corintios 3:5). Lo que fue inscrito exteriormente no podría traer obediencia, pero lo que está inscrito dentro será encarnado.

 

Letra vs. Espíritu

De Éxodo, Jeremías y Ezequiel, Pablo puede concluir: “La letra mata, pero el Espíritu vivifica” (v. 6). El contraste no podría ser más nítido. Lo viejo es glorioso; es la revelación de Dios. Pero fue un ministerio de condenación y muerte porque por él se expuso el pecado, y la paga del pecado es muerte. Pero, ¿cuánto más glorioso es lo nuevo que es el ministerio del Espíritu y la justicia para la vida eterna (vv. 7-11)?

La condenación y muerte del antiguo pacto es evidente en la historia misma. En un solo verso pasamos del acto extraordinario de Dios de escribir los Diez Mandamientos en dos tablas de piedra con su propio dedo, al levantamiento del becerro de oro (Éxodo 31:18; 32:1). Tres mil murieron ese día (un curioso contrapunto a los tres mil salvos cuando el Espíritu Santo fue derramado el día de Pentecostés) por el gran pecado de Israel, y las tablas con el pacto se rompieron (32:1-35).

Este fue solo el primero de muchos, muchos momentos de ruptura del pacto. No es de extrañar que los profetas, situados en el exilio por la implacable rebelión de Israel, previeran un nuevo pacto, diferente de lo que había venido antes: un ministerio del pacto no solo escrito sino escrito dentro, donde tablas de piedra y corazones se intercambiaron por nuevos corazones del Espíritu encarnados con La naturaleza de Dios en Cristo. El testimonio de los profetas es la experiencia de la iglesia en Corinto. Ese es el punto de Pablo. Se han convertido en el pueblo de Dios por el ministerio del Espíritu a través de Pablo.

Es importante notar que la letra (gramma) no se refiere a las Escrituras (graphe), de las cuales Pablo habla solo positivamente como la revelación autoritativa de Dios a la iglesia (2 Timoteo 3:16, 17). El contenido del pacto no está en cuestión; La ley está escrita en ambos. Es la forma del pacto lo que hace toda la diferencia para el ministerio del pacto: ¿escritura muerta o espíritu vivo? Como defensor de las Escrituras y escritor de epístolas, Pablo el menor de todos, no es enemigo de las palabras. Pero sólo el Espíritu puede hacer que las cartas tomen vida.

Y Pablo apenas está comenzando.

 

Detrás del velo

Pablo continúa reflexionando en los eventos en el Sinaí. Su imaginación es capturada por la historia de Moisés y el velo que cubría su rostro. Sigue en Éxodo 34, después de la catástrofe del becerro de oro. Moisés volvió a subir la montaña para interceder por Israel. En la misericordia de Dios, la ira es alejada y el pacto se renueva. Pero en presencia de la gloria de Dios, Moisés se transfigura. Sin darse cuenta de que su rostro está brillando, reflejando la gloria de Dios, baja a la montaña con otro juego de tablas. La gente le teme y retrocede, por lo que él se cubre con un velo.

Notas al pie: En el último tercio de 2 Corintios 3, la historia de Moisés y su velo se convierte en una metáfora de varias capas que refuerza simbólicamente no solo la superioridad del nuevo pacto sobre el antiguo, sino también cómo Moisés prefigura la comunidad del nuevo pacto. Pablo no está haciendo historia aquí, sino teología. La historia original es un hecho, pero como cualquier buen predicador, Pablo descubre el significado para la edificación de su congregación.

En el primer nivel de significado, a la luz de los profetas y la experiencia en Cristo, Pablo ve el resplandor de la cara de Moisés como la gloria “desvanecida” (katargoumenen, transitoria) del antiguo pacto. Al igual que el resplandor de Moisés, fue temporal, mientras que la gloria sobreabundante del nuevo “permanece” (menon, permanente; vv. 11, 13). El velo significa la incapacidad de Israel para tolerar la gloria de lo viejo, así como su incapacidad continua para ver su “fin” (telos, meta) en Cristo. “A diferencia de Moisés”, quien escondió su rostro de los hijos de Israel, los hijos del nuevo pacto brillan y hablan con “gran valentía” (vv. 12, 13). La fugacidad de lo viejo es trascendida por la transformación de lo nuevo.

Pero en el versículo 14, Pablo cambia repentinamente. Ahora Moisés el hombre es Moisés la Torá, el texto del antiguo pacto velado al lector judío ciego. Pablo comenta: “Porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado” (v. 14). Pero la buena noticia es que “cuando uno se vuelve al Señor, se quita el velo” (v. 16), revelando el telos al que señalaba su gloria: Cristo. El lector revelado es el lector competente que lee las Escrituras a la luz de Cristo, el cumplimiento de la Ley y los Profetas (Juan 5:39; Mateo 5:17).

Ese giro señala el último nivel de significado de la metáfora. El versículo 16 hace eco de Éxodo 34:34: “Cuando venía Moisés delante de Jehová para hablar con él, se quitaba el velo hasta que salía”. Moisés prefigura el ministerio transformador del Espíritu a la justicia. El Señor a quien Moisés se volvió con cara descubierta y se transfiguró, Pablo se identifica con el Espíritu en quien está la libertad cristiana y por quien todos estamos siendo transformados: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria de la Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:17, 18).

Aquí, al final, Pablo alcanza su crescendo metafórico, y el ministerio del nuevo pacto se revela en toda su gloria transformadora. Moisés prefigura la transfiguración cristiana aun cuando continúa el contraste con el antiguo pacto. Solo Moisés, de los hijos de Israel, experimentó esta glorificación parcial e intermitente. “Pero todos”, dice Pablo sobre la comunidad del nuevo pacto, todos los creyentes de forma continua, están siendo transformados a la imagen misma de la gloria del Señor, de gloria a gloria que excede: “la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (4:6).

Este es el ministerio. Nuestro ministerio Aquí es donde la reconciliación y la justicia nos llevan en Cristo y por el Espíritu. ¡Nuevo pacto! ¡Nueva creación! “Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos” (v. 1). No nos conformemos con una gloria menor cuando Dios nos está llamando a Su semejanza. Nosotros no somos suficientes por nosotros mismos, pero Él nos ha hecho por medio de Su Hijo y Espíritu.

 

Para una descripción más profunda de esta lectura de 2 Corintios 3, el libro Echoes of Scripture in the Letters of Paul (Ecos de las Escrituras en las Cartas de Pablo), de Richard B. Hays, es altamente recomendable e influyente para este artículo.

Últimas entradas de Jason Overman (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Jason Overman is Editor of Publications of the Bible Advocate Press. After 24 years in the publishing industry (in sales and management) with the Harrison Daily Times, Jason left his general manager’s position to join the BAP family in 2015. He has served in ministry for 30 years and currently pastors the Church of God (Seventh Day) in Jasper, Arkansas, with his wife, Stephanie, and two children, Tabitha and Isaac. Jason enjoys spending time with family and friends, traveling, reading theology, playing his guitar, and taking in the beautiful Ozark Mountains he calls home.