Ministry - the Baptist Way

Ministerio— «El Estilo del Bautista»: Conocimientos Frescos de Liderazgo de una Fuente Diferente

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

Cuando Jesús comenzó su ministerio público, el judaísmo se había transformado en un sistema legalista de normas. Los proveedores de dichas normas estaban mucho más preocupados por el desempeño externo que por una relación personal con Dios. Por esta razón, Jesús necesitaba a alguien que penetrara en ese sistema al preparar el camino para su nuevo ministerio de verdad y gracia.

Dios proveyó tal persona en el hombre que conocemos en las Escrituras como Juan el Bautista. Al anunciar su nacimiento, el ángel declaró: «como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías, que dice:  «Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor»» (Lucas 3:4).

Esto sugiere la personalidad y estilo único del ministerio de Juan. Dicho de forma sencilla, él no sería un predicador ordinario. La descripción que hace Marcos de Juan pinta la imagen de un individuo austero, fuera de sintonía con su cultura contemporánea: «Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre.» (Marcos 1:6).

Lecciones de la Vida y Ministerio de Juan

Fue alrededor de esta extraña personalidad que el mensaje del reino tomó forma, es instructivo, especialmente en el mundo actual guiado por las celebridades. Por lo tanto, consideremos algunas de las lecciones que surgen de la vida y ministerio de Juan, que, por un juego de palabras, llamo « El Estilo del Bautista ».

El desinterés de Juan en el centro de atención del ministerio, notado en el lugar donde instaló su puesto de predicación, proporciona la primera lección. Su lugar de reunión era una región remota cerca del Jordán, no el centro de la vida y la cultura judía en Jerusalén.

De esto deducimos que la ubicación no lo es todo. Gracias al movimiento moderno de crecimiento de la iglesia, lo que solía ser un eslogan inmobiliario se ha convertido en un mantra de los cristianos contemporáneos obsesionados con el éxito del ministerio.

Pero el ministerio exitoso no trata solo de la ubicación, como muestra la respuesta de la gente a la predicación de Juan. Mucha gente de las regiones circundantes acudieron al desierto para escuchar el mensaje de Juan (véase Mateo 3:5).

Un Mensaje Radical de Arrepentimiento

Tan instructivo como dónde predicó Juan, es lo que predicó. A los judíos religiosos atrapados por las demandas rituales de la Ley Mosaica, Juan se atrevió a entregarles un mensaje radical de arrepentimiento (ver Lucas 3:7-17). Sorprendentemente, muchos respondieron y fueron bautizados, una ceremonia generalmente reservada para los gentiles.

¿Tiene uno que seguir las últimas modas y tendencias para ser eficaz en el ministerio? Aparentemente, la respuesta es no.

Para ser claros, esto no pretende fomentar el contraculturalismo. Dios envió a Jesús al mundo dentro del contexto de una raza y cultura en particular, por lo que sabemos que el evangelio no es anticultural.

Más bien, el evangelio trasciende la cultura, como lo demuestra el ministerio de Jesús a través de las fronteras raciales y socioeconómicas. Saber esto nos libera de la presión de adaptarnos a la cultura y nos libera para comprometernos con ella por la causa del evangelio.

La Audacia del Ministerio de Juan

Una lección estrechamente relacionada surge del mensaje de arrepentimiento de Juan. Desafiar a la élite religiosa requiere hablar directamente sobre el pecado y la religión vacía, que Juan pronunció con voz profética, sin preocuparse por la corrección política.

Usando frases como «¡Serpientes, generación de víboras!», y exigiendo a los que venían a ser bautizados: «¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?» Juan dejó muy claro que no estaba vendiendo seguros contra incendios ni ofreciendo una mera experiencia religiosa, y el fruto espiritual es la evidencia de un arrepentimiento genuino.

El fruto espiritual es la evidencia del arrepentimiento genuino. – Whaid Rose Click Para Twittear

Los líderes no necesitan hablar con una lengua afilada todo el tiempo, pero el liderazgo eficaz implica la voluntad de hablar con valentía cuando sea necesario. En nuestros días de religión libre de culpa y teología del bienestar, tenemos mucho que aprender de la audacia del ministerio de Juan.

El Enfoque Central del Ministerio de Juan

Lo más importante, notamos que el enfoque central del ministerio de Juan fue Jesús: «Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.» (Mateo  3:11).

Aquellos que llamaron la atención de Juan sobre el hecho de que las multitudes estaban dirigiendo su atención a Jesús probablemente esperaban que Juan reaccionara como los líderes suelen hacerlo. Su aparente deleite por lo que estaba pasando (Juan 3:27-30) debe haberlos confundido. Para Juan, que la gente se volviera a Jesús significaba ¡misión cumplida!

Finalmente, no es de poca importancia que la vida de Juan terminó en prisión, donde fue decapitado por decirle la verdad al poder. Sabía el riesgo que implicaba confrontar a Herodes por su estilo de vida inmoral, ya que se sabía que Herodes era notoriamente malvado. Pero lo hizo de todos modos, porque era lo correcto (ver Mateo 14:1-12).

El imperativo moral de defender lo que es correcto, especialmente aquellos en la autoridad gobernante, nunca ha sido más apremiante. Juan hizo esto sin preocuparse por sus calificaciones o la última encuesta de opinión y pagó con su propia vida.

Liderazgo En Su Mejor Momento

Puede que esta no sea una perspectiva alentadora, pero es parte integral de la historia de Juan y ofrece una lección eterna sobre el costo del discipulado. Este es el liderazgo en su máxima expresión, donde el caucho se encuentra con el camino. Esto es coraje en exhibición, del tipo que un líder no puede fingir.

Por lo tanto, si está buscando una estrategia simple para suministrar energía fresca y conocimientos a su cociente de liderazgo, intente «El Estilo Bautista.»

En pocas palabras, se trata de ser una voz que prepara el camino para Jesús. No buscar el centro de atención; no obsesionado con el éxito del ministerio o persiguiendo las últimas modas y tendencias. Es vivir libre de la presión de ajustarse a la cultura, mientras se es libre de comprometerse con la cultura por la causa del evangelio.

Es la voluntad de hablar con valentía cuando sea necesario, desafiar a las personas más allá de sus zonas religiosas cómodas, manteniendo intencionalmente el enfoque en Jesús y sintiéndose totalmente cómodo jugando un papel secundario. Es audacia para decir la verdad al poder, sin importar el costo.

No se trata de ser impulsado por las personas, sino simplemente vivir y servir como un líder llamado con un sentido inquebrantable de propósito y coraje. Este es el ministerio, «Al Estilo Bautista.»


Whaid Rose
Últimas entradas de Whaid Rose (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Whaid Rose, former president of the General Conference, is dean of the Artios Center for Vibrant Leadership and pastors the Newton, NC CoG7. He and his wife, Marjolene, live in Denver, NC.