Maestro Constructor

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 4 minutes

En mi transitar, he visto muchos tipos de edificios de iglesias. Puedo recordar algo sobre todos ellos, excepto el primero (mi primer año de vida).

Varias iglesias de mi infancia se destacan en los recuerdos. En uno de ellos, estábamos construyendo un santuario mientras estábamos allí. Era enorme y redondo. Tengo una fotografía de mi hermano y yo parados frente al santuario cuando se estaba construyendo, mi hermano señalaba algo con su brazo a mi alrededor. Parecía un estadio, era tan grande. Ahora ya no existen ni el edificio ni la iglesia.

Recuerdo la alfombra color borgoña oscuro en la segunda iglesia. Alrededor del organista, había una barandilla con cortinas cortas color borgoña, a las que me quedaba mirando durante muchos largos servicios.

La tercera iglesia es donde pasé los años formativos de mi temprana adolescencia, así que recuerdo mucho al respecto. Cuando mi esposa y yo estábamos de vacaciones recientemente, pasamos por allí y vi algunas cosas que reconocí. Pero en su mayoría, todo había cambiado. Sabía que lo que había cambiado adentro era más grande que lo que había cambiado afuera. Las personas conocidas se habrían ido. El personal sería completamente nuevo. La adoración sería diferente. Si entrara, probablemente no habría casi nada familiar.

Sin embargo, también sabía que no importaba cuánto hubiera cambiado por dentro, la iglesia seguía siendo esencialmente la misma. Habría nuevos métodos, una nueva sensación, nuevas personas, pero seguiría el mismo propósito que nos impulsó cuando asistimos allí a principios de los setentas.

El pueblo de Dios es similar a los edificios de las iglesias. Tenemos existencia solo en la medida en que somos guiados, formados y construidos por Dios. Él nunca termina con nosotros. Él siempre está trabajando en nosotros, y no podemos esperar a que termine para que funcionemos.

 

Plan cuidadoso

La iglesia no es el resultado de un capricho divino o una fantasía pasajera.

Pablo escribió sobre Cristo a los Colosenses, “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, porque por medio de él fueron creadas todas las cosas . . . Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de la resurrección, para ser en todo el primero” (1:15, 16, 18).

Como muchos de los escritos de Pablo, ¡esto es un manjar! Pablo los alineó en forma excelente. Dijo que comenzando desde la creación, Dios ha extendido su eficaz obra siguiendo hasta la cruz y la redención. Cuando nos identificamos con la obra de Cristo, somos parte de algo que es mucho más grande que lo que somos como individuos.

En treinta años, si volviéramos a nuestra iglesia actual, no se reconocería. Sin embargo, espiritualmente si se reconocería, ya que los mismos propósitos eternos la estarían impulsando. Dios nos guarde de que las iglesias dejen nuestro primer amor, porque solo entonces seremos irreconocibles (Apocalipsis 2:4, 5). La iglesia en Éfeso, de la que habló el ángel, ya no existe, al igual que las otras seis iglesias mencionadas en Apocalipsis 2 y 3. Todas ellas estaban en lo que hoy es la Turquía islámica. ¿Ya no existen de verdad?

 

Fundamento seguro

Pablo les había dicho previamente a los de Éfeso:

Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor. En él también ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu (2:19-22).

El fundamento de cada iglesia que Dios está construyendo es Jesucristo mismo. Puede ser un concepto difícil de entender, pero podríamos verlo de esta manera.

Si extendiéramos una línea de tiempo desde la fundación de la iglesia hasta Jesús y hasta hoy en día, veríamos las persecuciones originales mezcladas con la organización de la iglesia naciente; los inicios de la autoconciencia en teología justo después del primer siglo; las divisiones y las luchas internas, los concilios y los credos que se decían uno a otro ser anatemas durante los siguientes cinco siglos; la decadencia de la Iglesia católica; la ruptura de la Iglesia Protestante y la consiguiente división de denominaciones para determinar lo que la Biblia enseña correctamente; el fundamento de nuestra denominación; el fundamento de nuestra iglesia local; y la historia de nuestra iglesia hasta la fecha.

A través de todos esos eventos, por mucho que parezca al azar, Jesús es la línea de tiempo. Podemos ver todo como una historia irregular e incluso rota, pero Jesús ve todo esto como parte del plan. Su visión, hoy, va más allá de lo que nos tiene reservado para el día siguiente. Él lo sabe, mientras esperamos con entusiasmo y anticipación.

 

Materiales resistentes

Dios no usa ladrillo, mortero, madera o acero para construir Su iglesia. Utiliza materiales más durables y resistentes: piedras vivas (1 Pedro 2:5). Las pirámides en Egipto pueden ser algunos de los edificios más antiguos de la tierra y el Stonehenge una de las estructuras más antiguas, pero con el tiempo suficiente, se desmoronarán hasta hacerse polvo. La mayoría de los edificios no duran cien años.

Si Dios le diera al mundo otros mil millones de años, el verdadero edificio de la iglesia seguirá existiendo, con todos los cambios en su sustancia original. Las piedras vivas simplemente continúan. Piense en ese miembro sentado a su lado: ellos seguirán hasta la eternidad. Su existencia, su fuerza espiritual, nunca termina (Hebreos 12:1).

 

Estructuras espirituales

Estamos comprometidos con la causa de Cristo: creciendo, amando, sirviendo y siendo confiables, fieles y flexibles. Dios está construyendo estructuras espirituales. Nosotros elegimos ser parte de Su edificio. No nos preocupamos, porque es Su estructura, y si permitimos que Dios construya Su estructura a Su manera, será una expresión maravillosa de Su obra.

Al principio, experimentamos una tristeza momentánea cuando pensamos en las iglesias que ya no son como solían ser, ahora no son familiares. Pero cuando reflexionamos sobre su permanencia en Cristo, podemos alegrarnos de que solo lo que es mejor en ellas ha sido preservado, para siempre.

Últimas entradas de David Downey (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Dr. David Downey has published work in Creation Illustrated, Seek, Precepts for Living, Light and Life, and The Lookout. He has also published curriculum in QuickSource (Explore the Bible Series) and is seeking a publisher for His Burden is Light: Cultivating Personal Holiness. Dr. Downey teaches Bible full time to high school and middle school students. He lives in Fort Worth, TX.