¿Los cristianos pierden la salvación cuando pecan? 

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

¿Los cristianos pierden la salvación cuando pecan? 

No perdemos nuestra salvación por pecar. Si así fuera, ninguno de nosotros podría permanecer salvo por mucho tiempo. Varios pasajes en las Escrituras afirman la realidad de la presencia del pecado en todos nosotros — toda nuestra vida terrenal 

(1 Reyes 8:46; Salmo 53:3; Isaías 64:6; Romanos 3:23). 

El texto más sencillo del Nuevo Testamento a este respecto es 1 Juan 1:8, escrito a los creyentes en Jesús: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros”. 

En el siguiente capítulo, el apóstol Juan continúa diciendo que la perfecta voluntad de Dios es que Sus hijos no pequen: “estas cosas os escribo para que no pequéis” (2:1). Este es el deseo ferviente y la meta de todo cristiano nacido del Espíritu. Pero todavía no llegamos ahí. El pecado ya no reina en nuestras vidas (Romanos 6:12), pero aún permanece (7:17) en nuestros pensamientos (Marcos 7:21-23), palabras (Santiago 3:2) y/o hechos, ya sea por comisión u omisión (4:17).

Es por eso que 1 Juan 2:1 continúa diciendo: “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. Esa es también la razón por la que nuestro Señor enseñó a Sus seguidores a orar: “Perdónanos nuestras deudas” con la misma frecuencia, al parecer, con la que oramos por el pan de cada día (Mateo 6:11, 12). De este lado de la eternidad, los cristianos aún no somos perfectos, ¡pero somos perdonados!

Jesús pagó por todos los pecados de nuestra vida con Su muerte en la cruz. Si los confesamos y confiamos en Cristo como Salvador, “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). El Salvador que murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras (1 Corintios 15:3) es el mismo Señor resucitado y ascendido que ahora intercede por nosotros en el trono de Dios en el cielo (Hebreos 7:23-27). Esto asegura a todos los que confían solo en Cristo con una fe que obra a través del amor (Gálatas 5:6) que nos espera un resultado maravilloso cuando estemos ante el tribunal. 

Muchos más versos como los de arriba y abajo (¡búsquelos y léalos todos, por favor!), prometen salvación a todos los que se aferran al Señor Jesucristo, y son sostenidos por Él, hasta el final. Ellos señalan la verdad de que no estamos perdidos por ningún simple pecado de debilidad humana. Por otro lado, nuestro rechazo voluntario y pecaminoso de confiar en Jesús como Salvador hasta el fin, o de obedecerle como Señor, pone en riesgo cualquier reclamo que hagamos de la salvación (Mateo 24:12, 13; Colosenses 1:23; Hebreos 2:2, 3; 3:12-14; 10:26-29, 35-39). Si nuestra salvación se pierde, será solo al negar, deshacer y negar la fe y el arrepentimiento con los que la recibimos al principio, es decir, por un rechazo total del Dios que una vez conocimos personalmente en Cristo. 

Regresamos a 1 Juan 1:9 para el resumen final y la respuesta definitiva a su pregunta: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Alabado sea Dios por Su maravillosa misericordia de amarnos, aceptarnos y perdonarnos desde el principio, y Su gloriosa gracia por mantenernos amados, aceptados y perdonados hasta el final (Judas 24, 25).

— Anciano Calvin Burrell

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Calvin Burrell is former editor of the Bible Advocate and former director of G. C. Missions. He retired in 2015 and lives with his wife, Barb, in Stayton, OR. They attend church in Marion, OR.