Sacrificios Vivos

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 2 minutes

La adoración no es solo algo que hacemos en la iglesia. Un ritual de adoración en el Antiguo Testamento, realizado de varias maneras y lugares desde el comienzo de la Biblia, ilustra bien este punto. Si comprendemos su simbolismo, tendremos una mejor comprensión de la adoración.

El ritual es el holocausto (Génesis 8:20). El animal se seleccionaba de ganado vacuno u ovino, “un macho sin defecto (Levítico 1:3), y llevado a la entrada de la tienda de reunión. “Pondrá su mano sobre la cabeza del la victima, la cual será aceptada en su lugar y le servirá de propiciación (v. 4).

Los animales eran costosos, por lo que era un sacrificio económico. Al poner su mano sobre la cabeza del animal, el dueño se identificaba con el animal y lo transfería a Dios. Estaba diciendo que merecía morir por sus pecados. Quería entregarse a Dios para establecer y mantener una relación correcta. Las instrucciones finales hablan del sacrificio completo a Dios: “el sacerdote lo quemará todo en el altar. Es un holocausto . . . una ofrenda presentada por fuego de aroma grato al SEÑOR” (v. 9).

El Nuevo Testamento aplica simbólicamente este lenguaje de adoración expiatoria a cada creyente. Romanos 12:1, por ejemplo, dice: “Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrifico vivo, santo y agradable a Dios.” Pablo utiliza este lenguaje simbólico de nuevo tres capítulos después, describiendo su ministerio en términos sacerdotales. Como ministro de Cristo, proclamó el evangelio para que los creyentes gentiles “pudieran convertirse en una ofrenda aceptable a Dios” (15:16).

Así como un holocausto era un sacrificio totalmente dado a Dios y agradable a Él, ahora somos un sacrificio vivo aceptable para Dios. La adoración no es solo ir a la iglesia, sino entregarnos totalmente a Cristo, apartándonos a nosotros mismos para el servicio de Dios.

Este sacrificio es corporal, la persona entera. Traemos a Dios nuestros ojos, oídos, lenguas, manos y pies con corazones creyentes y mentes transformadas (10:10; 12:2). Ofrecemos nuestros pensamientos, palabras y acciones para la gloria de Dios.

Algunas veces nos consideramos personas comunes que luchan con la vida y disfrutan de lo que podemos. Somos más que eso: “Ustedes, como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5).

Una persona bajo el pacto antiguo con su holocausto solo podía reemplazarse con un animal. Pero debido a que Cristo se dio a Sí mismo como una ofrenda a Dios por nosotros, un nuevo camino ha llegado. A través de Jesús podemos ser sacrificios vivos todos los días. Por Su regalo de redención y perdón, tenemos una relación directa con Dios que antes faltaba. Honremos el sacrificio de Jesús como un sustituto impecable para nosotros al seguirlo a Él y nosotros mismos como sacrificios vivos.

Últimas entradas de Eugenie Daniels (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail