La Sanidad Suprema

FacebooktwitterredditpinterestlinkedinmailReading Time: 5 minutes

Gracias a nuestro Señor y Salvador Jesucristo que, en febrero de 2017, me salvó de la nube de confusión y años de dolor físico.

Este fue también el año del favor de mi Señor cuando me liberó de la opresión. De hecho, Jesús había comenzado a prepararme para la salvación mucho antes de que yo mismo lo percibiera. En 2011, cuando estaba en la universidad haciendo mis estudios de primer año, un amigo mío intentó convencerme de que leyera la Biblia, e incluso me regaló una. No lo tomé en serio. Me habían orientado en una secta que rechazaba la Biblia por completo, pero creía que Dios nos hablaba solo a través de los “profetas,” de quienes se decía que eran los únicos facultados por el Espíritu Santo para hacerlo.

Cuando trabajé en una escuela secundaria como profesor de relevo en 2015, cierto hombre donó algunas Biblias a todos los miembros del personal y estudiantes. Me dieron biblias de la NVI. Aun no entendía el plan de Dios para mí en ese momento; Simplemente tomé las Biblias y las guardé. Las leía casualmente. Pero en 2017 Jesús me llamó a Su reino glorioso, motivado por mi agonía.

 

Pasado doloroso

Mi infancia y mi vida adolescente nunca fueron placenteras. En 1998 un compañero me lastimó accidentalmente la rodilla. El dolor provocado por la lesión resultó en una operación para la realineación del tendón en 2003. Posteriormente, mi cadera se tornó dolorosa, lo que me obligó a caminar con muletas durante casi tres años y tomar múltiples dosis de medicamentos. A esto se sumó el dolor de estómago continuo, con la sospecha de que fueran úlceras.

Mientras tanto, mi familia creía firmemente en la Iglesia Apostólica Johane Masowe eChishanu.

Me llevaron a esta secta a lo largo de los años para las recetas del “profeta.” Estas incluían agua bendita, piedras santas y ayunos recetados, que nunca redujeron el dolor. Logré continuar mi educación a pesar de todos estos desafíos. Durante los años 2011 a 2014 fui a Sudáfrica a continuar mis estudios. Los médicos allí me dijeron que mis síntomas eran similares a los de las úlceras estomacales.

En 2016 desarrollé una infección (un grano) en mi dedo que no podía explicarse médicamente. Le tomó casi seis meses para sanar. Mientras tanto, los dolores de estómago se intensificaron, a pesar de los resultados negativos de las pruebas de laboratorio y las exploraciones. Me enojé tanto que me negué a usar el medicamento que me dieron. En la iglesia el “profeta” insistió en que tenía úlceras. Me desconcertaba lo que podría estar realmente mal.

 

Buscando y encontrando

Mientras estaba en agonía, milagrosamente me sentí atraído hacia la Biblia en febrero de 2017. Me embarqué en una búsqueda exhaustiva de respuestas en un libro que siempre pensé que no tenía ningún valor; me llevó a descubrir los requisitos para una oración exitosa. Los siguientes son los versos que encontré leyendo:

He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír, pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír (Isaías 59:1,2, NVI).

“Les aseguro que, si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar,” creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá” (Marcos 11:23).

No podía entender cómo fui conducido a estos versículos relevantes que contenían respuestas específicas a lo que estaba buscando. Jesús personalmente contestó mis preguntas a través de la Biblia. Esta fue la primera respuesta que obtuve de Jesucristo misericordioso a través de la dirección del Espíritu.

Oré, confesé mis pecados y pedí sanidad de mi problema estomacal. A la mañana siguiente me desperté completamente sano. El dolor no se ha repetido hasta el presente.

A partir de ese día, mi salud fue restaurada. Había vivido una vida esclavizado por el miedo a lo desconocido. Me había vuelto dependiente de los falsos dioses en el nombre de los “profetas,” pero Jesús restauró mi vida a través de Su Palabra. Ahora soy Suyo por siempre, liberado y perdonado. Las palabras de Cristo se cumplieron en mí:

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre” (Mateo 7:7, 8).

 

Buscando la verdad

Entonces comencé a buscar todo sobre la verdad de Dios, y descubrí que la mayoría de las iglesias no están siguiendo la verdadera Palabra de Dios. Comencé a guardar el sábado solo y decidí buscar una iglesia mejor. Fui a escuchar las enseñanzas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, solo para descubrir que no estaban de acuerdo con la Palabra. Luego escribí un documento sobre todos los hallazgos doctrinales en la Biblia, que me reveló Cristo durante mi encuentro con Él, que estaban en conflicto con las enseñanzas comunes de otras iglesias.

Mientras seguía buscando más respecto al sábado, encontré la página web de la Iglesia de Dios (Séptimo Día). Revisé las creencias doctrinales y la historia, y la mayoría de ellas eran exactamente iguales a mis propios hallazgos. Una vez que me contacté con el AB (Abogado de la Biblia) en Facebook, un pastor representante de zona en el Reino Unido me contactó y me puso en contacto con el pastor local.

Desafortunadamente, el pastor local me dijo que la iglesia más cercana estaba en Bulawayo, aproximadamente a 600 km de mi área de residencia. Inmediatamente me envió algunas lecciones de la escuela sabática y folletos de la Iglesia de Dios (Séptimo Día). Estaba más interesado en descubrir si lo que había escrito en mis propias notas de estudio bíblico era lo mismo que enseñaba la Iglesia. Me sorprendió descubrir que era exactamente lo mismo. ¡Había perdido la esperanza y creía que la iglesia que estaba buscando era solo imaginaria!

La Iglesia de Dios (Séptimo Día) demostró ser la realidad de la iglesia que esperaba encontrar. Después de una serie de comunicaciones con el pastor local, logré visitar la iglesia de Bulawayo y asistí a varios servicios. Entregué mi vida a Cristo y me bauticé el sábado, 9 de septiembre de 2017.

 

Llamado a Actuar

Creo firmemente que la Iglesia de Dios es un cuerpo ordenado para preservar la verdadera Palabra de Dios y anunciar las buenas nuevas del evangelio. Por lo tanto, aliento a los líderes de la Iglesia a que hagan todos los esfuerzos necesarios para asegurarse que la Iglesia se extienda a todas las partes de Zimbabwe para que muchos se salven. Para que esto sea posible, sugiero que la literatura de la Iglesia pueda traducirse a idiomas locales para que los locales puedan leer y entender.

Hoy estoy sano y no tengo problemas con mi estómago o piernas. Dios me bendijo aún más con un empleo permanente en agosto de 2018 en la Fiscalía Nacional de Zimbabwe, donde trabajo actualmente. A través de la sabiduría de Dios, fui enviado a Bulawayo, donde tengo acceso a la iglesia e interactúo con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios.

Glorifico a Dios Padre a través de nuestro Señor Jesucristo por sanar mi alma y mi cuerpo.

Últimas entradas de Denmark Chihombe (ver todo)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Denmark Chihombe is a member of the Church of God (Seventh Day) in Zimbabwe. He has participated in mission work to Mozambique and has translated four BAP tracts into his native language of Shona, spoken by 70 percent of the Zimbabwean population. Denmark has also overseen the translation of BA literature into other regional African languages.